Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII >
  4. El talento construido entre pares

El talento construido entre pares

Fernandez Bedoya, María Emilia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ISSN: 1668-1673

Año XX , Vol. 37, Febrero 2019, Buenos Aires, Argentina | 198 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: En el área de diseño se pueden encontrar en retiradas ocasiones alumnos que poseen un talento innato, mientras que hay otros que necesitan de herramientas para aprenderlo. A partir de esta situación hay algunos docentes que hacen diferencias ante esta problemática generando favoritismo.

Lo que se plantea en este trabajo es la utilización del recurso del taller y el trabajo en grupo para que las herramientas se vayan intercambiando entre los alumnos, ya que todos traen diversos conocimientos previos, ya sea por experiencias vividas o por construcciones de conocimiento.

Palabras clave: Educación – universidad - construcción del conocimiento – comunicación - trabajo cooperativo – taller – interacción 


El diseño es un ambiente de experimentación y es probable que alguno de los alumnos ya haya probado algún recurso o herramienta útil para otro compañero que el docente no incorporó en su planificación. O también puede ocurrir que un profesor en el aula quizás no llegue a dar ciertos temas y entre los alumnos surja un interés genuino.

Principalmente este ensayo plantea no hacer diferencia entre los alumnos con talentos innatos y los que necesitan de más recursos y estimulación externa. Si esto se ve muy predominante en un curso, se considera que utilizar la técnica de interacción entre pares es una buena herramienta.

Usualmente sucede que en un aula se individualiza a los alumnos generando diferencias por sus capacidades intelectuales o de aprendizaje. Se pretende en este ensayo contextualizar específicamente esta problemática en el área del diseño, donde existen estudiantes con capacidades innatas los cuales llevan a los profesores al estado de admiración y favoritismo por algunos pocos generando diferencias perjudiciales para la educación y pudiendo causar rivalidades entre ellos por querer dominar la atención del educador.

Este rendimiento diferencial de algunos alumnos también muchas veces causa de parte de los docentes, lo que Kaplan llama Etiquetas (1992). Los profesores, esperando diferentes resultados de los estudiantes, crean prejuicios o esperan muy poco de algunos de ellos por anteposición de algún mal concepto hacia el sujeto educando.

Puede ser verdad que existan estas diferencias entre los estudiantes, pero como docentes universitarios es necesario y es un deber recordar la posición de ser individuos colectivos de la sociedad, y por esto, se intenta guiarlos de manera inclusiva y reintegradora.

Si bien es cierto que intentar construir igualdad entre todos los alumnos en un aula puede sonar armónico e ideal, es posible que eso sea lo que causa desigualdad.

Todos los alumnos necesitan de diferentes atenciones y procedimientos para llegar al conocimiento esperado.

Bruner explica en su segunda antinomia, el dilema entre dos perspectivas contradictorias: la relacionada a la naturaleza y la del uso de la mente. El autor expresa que, por un lado, el docente debe dejar al alumno apoyarse de su propia inteligencia y motivación para beneficiarse de lo que la universidad le pueda brindar. Él anuncia que la educación aporta todos los conceptos necesarios para reforzar las capacidades del intelecto mental.

(Bruner, 1997). En este caso, los mejor dotados son los que se benefician de la educación, ya que se habla de la capacidad individual, es decir que, la construcción de conocimiento depende del talento del estudiante.

Por el contrario la otra perspectiva que explica Bruner, es que los alumnos no poseen mentes aisladas con una capacidad variada a la que hay que agregar habilidades.

Se manifiesta que la capacidad de dominación de un estudiante y de usabilidad de sus habilidades y conocimientos, consta de qué tan favorable y facilitador sea, lo que Bruner llama, la caja de herramientas cultural, que debe ofrecer el profesor. Esta caja debe actualizar el conocimiento de los estudiantes y determinar si llevarlo a la práctica. (Bruner, 1997). Desde esta segunda visión, se enuncia que el alumno aprende por medio de herramientas patrocinadas por el educador, es decir que se les brinda un incentivo facilitador.

En síntesis, el dilema es si centrarse en el talento innato del alumno o centrarse en la herramienta que se le puede brindar desde el docente.

Kaplan (1992) manifiesta; el desafío de no mirar solo los resultados de los alumnos sino de analizar los pasos que siguen para llegar a sus objetivos. Dicho de otro modo, las estrategias desplegadas para lograr el éxito o el fracaso.

El conocimiento se construye, y la intención del profesor debe ser construir sentido en el aula. Trabajar con los diferentes grados de motivación de los estudiantes, teniendo en cuenta que en la universidad no están obligados a permanecer allí, alimentando su interés por la educación y la incorporación de conocimiento.

Como afirma Roselli (1999): “Desde hace tiempo la psicología ha abandonado el modelo de hombre aislado, y ya resulta casi una obviedad afirmar que el sujeto se constituye como tal en un marco de relaciones”.

Para los alumnos, el aula es su mundo real por lo que se considera que el docente se ve en la obligación de construir sentido en la cotidianidad de las clases. El aula debe ser un lugar donde los alumnos puedan interactuar entre sí. Se considera que, si los alumnos terminaron el nivel secundario y están en la educación universitaria estudiando en este caso una carrera relacionada al diseño, son un grupo de personas semejantes. Una manera es el trabajo cooperativo entre iguales como los llama Roselli (1999), donde se permita el intercambio de estos talentos innatos de algunos pocos para otros que no los tienen, ya que entre ambos intercambiarían conocimientos que el otro no posee, y así formar una red de información compuesta que se manifestarán desde la experiencia y la práctica. Kaplan (1992) también abala la incorporación de este estilo de método de trabajo en el aula: Reconocer la autoridad del maestro no debería negar el derecho de los alumnos a participar de ciertas decisiones de la cotidianidad del aula y del funcionamiento y organización escolar. Muy por el contrario, quizás permitiría facilitar una real y significativa participación de los alumnos en la vida de la escuela.

(Kaplan, 1992, p. 21).

Además, el no promover la comunicación entre los estudiantes y profesores en la cotidianeidad universitaria, vuelve a los encargados de esta tarea como limitadores de la función educacional. (Kaplan, 1992).

Roselli afirma que el trabajo cooperativo es un recurso valioso, pero debe haber ciertas condiciones que el docente debe tener en cuenta, entre ellas, ser auténtico y no un simple formalismo. Para ello es necesario que el grupo exista como tal, para que todos los miembros se sientan involucrados en la meta común que es la realización de la tarea, asegurando la participación de todos.

El trabajo cooperativo es un recurso que se debe aprovechar, pero no se debe recurrir a este método improvisadamente, ya que tiene sus límites y requisitos.

Los talleres son otra manera de alabar esta idea ya que se tratan de un lugar donde se trabaja, se elabora y se transforma en grupo algo para ser utilizado. Ander-Egg (1999) explica que son actividades evolucionadas, socializadas e intelectualizadas, donde es un aprender haciendo. Se considera que la experiencia vivida es la única fuente que ejecuta el pensamiento. Se tratan de una pedagogía basada en respuesta a preguntas. El taller es un grupo social organizado para el momento del aprendizaje, el cual potencia los resultados si utiliza las adecuadas técnicas.

Es una manera inductiva de enseñar y aprender.

Por todo lo explicado, se propone para las carreras de diseño, la incorporación y el buen uso del trabajo cooperativo y el taller como método de enseñanza, donde no se diferencie entre los alumnos talentosos innatos y los que necesitan de más herramientas para construir los conocimientos, sino que, por medio de la clase, la participación y la cooperación entre iguales, se construyan los conocimientos.

Referencias bibliográficas 

Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de La Plata.

Bruner, J. (1997). La educación, puerta de la cultura.

Madrid: Aprendizaje Visor.

Kaplan, C.V. (1992). Buenos y malos alumnos: descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique Didáctica.

Roselli, N. (1999). La construcción socio-cognitiva entre iguales. Rosario: IRICE.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.


Abstract: In the design area, students who have an innate talent can be found on retired occasions, while there are others who need tools to learn it. From this situation there are some teachers who make differences before this problem generating favoritism.

What is proposed in this work is the use of the resource of the workshop and group work so that the tools are exchanged among the students, since they all bring diverse previous knowledge, either through lived experiences or through knowledge constructions.

Keywords: Education - university - knowledge construction - communication - cooperative work - workshop - interaction

Resumo: No área de designpode ser encontrado em retiradas ocasiões alunos que possuem um talento innato, enquanto há outros que precisam de ferramentas para o aprender. A partir desta situação há alguns docentes que fazem diferenças ante esta problemática gerando favoritismo.

O que se propõe neste trabalho é a utilização do recurso do workshopo e o trabalho em grupo para que as ferramentas se vão trocando entre os alunos, já que todos trazem diversos conhecimentos prévios, já seja por experiências vividas ou por construções de conhecimento.

Palavras chave: Educação - universidade - construção do conhecimento - comunicação - trabalho cooperativo - workshopinteração


María Emilia Fernandez Bedoya. Diseñadora Gráfica (Universidad de Palermo). Productora de Moda (Universidad de Palermo). Posgrado en Branding e Identidad Corporativa (Universidad San Jorge, España).


El talento construido entre pares fue publicado de la página 98 a página100 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ver detalle e índice del libro