Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII >
  4. La nueva escuela adaptada a la enseñanza del diseño

La nueva escuela adaptada a la enseñanza del diseño

Galant, Juan Pablo

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ISSN: 1668-1673

Año XX , Vol. 37, Febrero 2019, Buenos Aires, Argentina | 198 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: A partir de analizar las principales características pedagógicas que propone la Nueva Escuela, como movimiento educativo renovador para el niño y el adolescente, el presente ensayo propone una adaptación de aquellas estrategias de enseñanza potencialmente aplicables para la educación superior, en particular en lo relativo a la enseñanza del diseño en cualquiera de sus variantes.

Palabras clave: Escuela – diseño – estrategia - enseñanza – educación superior


A finales del siglo XIX, y principio del XX, surgió un movimiento educativo renovador conocido como la Nueva Escuela, que pretendía cambiar el paradigma de la educación tradicional. Algunos de sus importantes exponentes fueron Dewey en Estados Unidos, Montessori y Ferriére en Europa, Freire en Brasil, y en Argentina, la escuela experimental de Cossettini. Esta nueva modalidad de educación progresista pretendía centrar el aprendizaje en el alumno, considerar sus intereses y saberes previos como parte de su educación, reemplazar la educación enciclopedista por una más experimental, donde el aprendizaje no estuviera encerrado solamente en el aula, y la figura central dejara de ser el maestro, para pasar a ser los alumnos, que ya no son partícipes pasivos de su enseñanza.

Fue concebida para el niño y el adolescente, y no como una modalidad de educación superior. Sin embargo, su tipo de pedagogía deja un interrogante acerca de qué sucedería si se adapta específicamente a la formación de diseñadores en ciclos superiores, sin importar qué tipo de diseño se esté enseñando.

Partiendo entonces de tratar de responder ese interrogante, resulta muy útil analizar e intentar adaptar como estrategia de enseñanza del diseño, los treinta principios de los que habla Ferriére. La totalidad de ellos no son susceptibles de realizar dicha adaptación, ya que muchos se centran en cuestiones relativas a la edad de los niños, su vida familiar y social, o la coeducación de los sexos. Pero en otros comienza a vislumbrarse una clara utilidad pedagógica para la enseñanza superior, que en principio podría no parecer obvia, dado que la Nueva Escuela -como ya se mencionó- está orientada a la educación del niño y adolescente, y no del adulto. Los principios estipulados por Ferriére, están divididos en apartados que hacen foco en la Organización, la Vida Física, la Vida Intelectual, la Organización de los Estudios, la Educación Social, y la Educación Artística y Moral.

Atendiendo a esta división, respecto a la Organización, la Nueva Escuela se interesa en las necesidades del cuerpo y espíritu del niño, así como también en la preparación para la vida moderna con sus exigencias. Teniendo en cuenta entonces cómo funcionarían estas consideraciones en la educación superior, podemos prestar atención a que cada futuro diseñador afronta su capacitación con ciertos intereses y predilecciones, cuando menos estéticos, los cuales apuntará desarrollar durante su carrera.

Considerarlos como parte de la enseñanza, para que pueda no solo alcanzar sus objetivos sino también ampliarlos, logrará que su aprendizaje sea genuino y motivador, ya que se estará trabajando en comunión con sus inquietudes personales. Y a su vez, como en cualquier carrera que forme profesionales, también debe haber una preparación para el panorama que se encontrarán una vez comiencen a desarrollar su profesión. En cuanto a la Vida Física, Ferriére señala que la Nueva Escuela promueve los trabajos manuales los cuales “presentan una utilidad real para el individuo o la colectividad”.

La clave está en esa utilidad, porque construye un significado.

Una propuesta educativa de trabajo de diseño que apunte a resolver una problemática no ficticia, y que su ejecución verdaderamente modifique algo concreto, calará más hondo en la vivencia educativa de los alumnos, porque comenzarán a conocer los alcances reales de su profesión. Como motivación y como experiencia, esto resultará sumamente valioso.

La Nueva Escuela también fomenta las excursiones y visitas a monumentos, talleres y fábricas. Y respecto a la Vida Intelectual en ella, se pone atención en que su enseñanza sea basada en hechos y experiencias, producto de la observación de las industrias y organizaciones sociales.

Esto adquiere una dimensión aún más importante en la educación superior, ya que la toma de contacto con los entornos donde el diseñador va a desempeñar sus tareas posteriormente, ayuda a prepararlo aliviando el obstáculo que implica no solo comenzar a desarrollar una nueva actividad fuera de la escuela, sino también adaptarse a una locación, que de otra forma sería desconocida hasta el momento de comenzar a trabajar. La observación crítica de la práctica profesional ayuda a, posteriormente, ser un mejor profesional.

Otro punto importante sobre la Vida Intelectual es que la Nueva Escuela incorpora la “utilización del dibujo en todas las ramas del estudio”. Relacionado al diseño, desarrollar el dibujo como herramienta resulta de una utilidad fundamental, y también debería estar presente durante toda la enseñanza, ya que representa una forma de comunicación de ideas mucho más inmediata y útil que cualquier otro recurso que pueda desarrollar el diseñador con otros medios.

Continuando con los principios definidos por Ferriere, en el apartado de la Organización de los Estudios se observa que estos actualmente están presentes en la enseñanza superior en general. Pionera en este sentido, la Nueva Escuela promueve que los niños se agrupen por el grado de adelanto en las asignaturas, y no por edades, porque considera que esto es fundamental para la eficacia de los estudios. Lo que en la educación superior se da de manera natural, no se evidencia en la educación tradicional, por eso estos principios resultan ser un cambio rotundo.

Con respecto a la Educación Social, contempla las recompensas para aquellos espíritus creadores que lo hagan en libertad, es decir, por propia iniciativa y no por un requerimiento de parte del profesor. Considerando que la enseñanza del diseño posee un inherente componente creativo, brindar un espacio para que los estudiantes puedan desarrollar proyectos e inquietudes propias favorecería un aprendizaje significativo aun mayor, que pretender solamente que cumplan los requisitos de cursada. Además, está comprobado por diversos estudios que aquellos estudiantes que aprenden sin una recompensa artificial -es decir, una calificación, un reconocimiento de orden competitivo, o un premio determinado- mantienen el interés durante más tiempo en el aprendizaje, porque su motivación es intrínseca y no proviene del exterior (Bain, 2007, p.44).

En el último apartado de los principios, la Nueva Escuela pone atención sobre la Educación Artística y Moral.

Estipula que debe tener un entorno de belleza donde “Los trabajos manuales, en especial la práctica de las artes industriales, así como las obras de este género ornamentan, contribuyen a la belleza del ambiente”. Y si pensamos en un lugar dedicado a la enseñanza del diseño, tiene más sentido aún, ya que éste puede funcionar como entorno de motivación para sus estudiantes. Consideremos que útil sería que los alumnos construyan ese ambiente con sus producciones, de manera que vayan evidenciando su evolución y los resultados de su formación.

No como competencia entre unos y otros, sino como un lugar propicio para la autorreflexión, sabiendo qué deben mejorar, corregir, y superar. Y si sumamos que durante ese proceso, contribuyen a generar la belleza del entorno donde viven su educación, su utilidad es aún más grande y real.

Como ya se mencionó, la Nueva Escuela promueve la educación de la conciencia moral, que sus estudiantes realicen juicios de valor para fortalecer su conciencia y los determine para el bien. Por más que este fuera de discusión que en cualquier nivel educativo debería haber una formación de personas de bien, se hace necesario que en la enseñanza del diseño esto esté particularmente presente, porque es un rubro profesional donde la competencia suele ser muy alta, y donde muchos profesionales no realizan buenas prácticas, perjudicando a sus colegas, y devaluando la profesión.

Llegado a este punto es importante mencionar un antecedente concreto donde este tipo de educación se realizó en un nivel superior. La reconocida escuela Bauhaus, que existió en Alemania desde 1919 a 1933, fue pionera en la enseñanza del diseño. Se consideraba a sí misma una escuela experimental, y aunque no se definía como Nueva Escuela, es sabido que muchos de sus profesores estaban familiarizados con la obra de Montessori y Dewey (Valentino, 2018) y aplicaron metodologías educativas que evidenciaban una clara influencia de educación progresista.

Por todo lo expuesto, se puede concluir entonces que la Nueva Escuela no resulta ser una estrategia pedagógica imposible de implementarse en la enseñanza del diseño.

Su modo de abordar la educación, aunque apuntado a niveles iniciales, tiene una enorme potencialidad de ser adaptado a la educación superior, y enriquecer la forma de enseñar. No olvidemos que la enseñanza del diseño nació en una época contemporánea a la gestación de muchas de las nuevas corrientes educativas progresistas, entre ellas la Nueva Escuela. Entonces, una implementación de este tipo de pedagogía, no solo es posible sino también coherente.

Referencias bibliográficas 

Bain K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores de universidad. (2º ed.). Valencia, España: Universitat de València.

Ferriére, A. (1925). Los treinta principios de la Oficina Internacional de Escuelas Nuevas. Revista Pour I’ Ére nouvelle. Citado en: Germán, G., Abrate, A., Juri, M., Sappia, C. (2011). La Escuela Nueva: un debate al interior de la pedagogía. Revista Diálogos Pedagógicos. Año IX. Nº 18, Octubre 2011. Anexo (pp.30-33) Recuperado en: http://revistas.bibdigital.uccor.edu.ar/index.php/prueba/article/download/539/pdf.

Valentino, J. (Julio de 2018). Bauhaus 100 años. Seminario llevado a cabo en el Museo Nacional de Arte Decorativo, Buenos Aires, Argentina.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.


Abstract: Based on the analysis of the main pedagogical characteristics proposed by the New School, as an innovative educational movement for children and adolescents, this essay proposes an adaptation of those teaching strategies potentially applicable to higher education, in particular with regard to the teaching design in any of its variants.

Keywords: School - design - teaching - strategy - higher education 

Resumo: A partir de analisar as principais características pedagógicas que propõe a Nova Escola, como movimento educativo renovador para o menino e o adolescente, o presente ensaio propõe uma adaptação daquelas estratégias de ensino potencialmente aplicáveis para a educação superior, em particular no relativo ao ensino do design em qualquer de suas variantes.

Palavras chave: Escola - design - estratégia - ensino - ensino superior


Juan Pablo Galant. Diseñador Gráfico (Escuela de Bellas Artes Carlos Morel). Ilustrador. Diseñador de videojuegos.


La nueva escuela adaptada a la enseñanza del diseño fue publicado de la página 100 a página102 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ver detalle e índice del libro