Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII >
  4. Las triadas didácticas: Nuevas demandas y estrategias

Las triadas didácticas: Nuevas demandas y estrategias

Ruiz, Marisa Ester

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ISSN: 1668-1673

Año XX , Vol. 37, Febrero 2019, Buenos Aires, Argentina | 198 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Es común escuchar la frase o de ser así qué función tendría formarse como educador, capacitarse. Estar al frente a una clase no es tarea sencilla, requiriere de una preparación especial por parte del docente a cargo: conocimientos generales y específicos del tema a desarrollar, estrategias, tácticas, que junto a la didáctica adecuada, deberían ser el eje conductor de la disciplina a dictar. A diferencia del docente de la escuela inicial, primaria, media y/o secundaria, que requiere de una capacitación previa, el docente universitario cuenta con la particularidad de poder enseñar con su título de grado o profesionalizante que le dio su formación académica: en otras palabras, para ser profesor universitario, no se requiere del título de profesor.

Es dificultoso enfrentar a un curso sin las herramientas necesarias, además teniendo en cuenta que en general los estudiantes suelen estar, o deberían estar ávidos de obtener conocimientos. La pregunta a realizarse podría ser ¿El docente universitario cuenta con herramientas para poder enfrentar las necesidades de los estudiantes sin perder el eje en que está formando futuros profesionales? Son muchas las preguntas que el docente se realiza previo, durante y pos clase; la didáctica es una herramienta fundamental para el desarrollo del educador universitario, como expone Litwin (1996) dentro del área de la didáctica “se ha intentado dar respuesta a preguntas referidas a cuestiones técnicas o instrumentales como las siguientes: ¿de qué manera plantear una clase?, ¿cómo mejorar la enseñanza?, ¿cómo cambiar los programas?” (Litwin, 1996, p.91). Siguiendo con la autora, habría que preguntarse qué es una buena enseñanza y cómo definir qué conocimientos son los indicados para brindarle al estudiante “No se trata de métodos ajenos a los tratamientos de cada contenido, sino de reencontrar para cada contenido la mejor manera de enseñanza, entrelazando de esta manera, la buena enseñanza y la enseñanza comprensiva.” (Litwin, 1996, p.97), poner el eje de la enseñanza en el lugar adecuado debería ser el punto de partida, la tríada didáctica, poniendo el eje en uno de sus tres vértices (contenidos – estudiante – docente) colabora para intentar seleccionar la elección acorde a las necesidades del momento.

La tríada didáctica o triángulo didáctico como es denominado por Astolfi “asocia el saber, el maestro y el alumno” (1997, p.133), como expresa el autor, la combinación adecuada entre los tres ejes mejora el aprendizaje “Lo esencial, pues, es construir una situación didáctica concebida de manera tal que lleve al alumno a superar un obstáculo analizado” (Astolfi, 1997, p.133).

De lo expresado por Litwin (1996) y Astolfi (1997), puede inferirse que la manera adecuada de responder a las preguntas que un docente se realiza para poder llegar a una clase lo más exitosa posible, es poniendo foco en el lugar adecuado. Biggs (2004) analiza el modelo 3P del aprendizaje y enseñanza, “El modelo 3P señala tres puntos temporales en lo que se sitúan los factores relacionados con el aprendizaje: pronostico, antes de que se produzca el aprendizaje; proceso, durante el aprendizaje, y producto o resultado del aprendizaje” (Biggs, 2004, p.37). El modelo utilizado por Biggs podría complementarse con lo expuesto por Litwin y Astolfi.

Las sociedades han cambiado y las universidades y sus docentes deberían adaptarse a ellos, preparando a los futuros profesionales para que puedan ensamblar sus conocimientos a las necesidades del momento. El docente muchas veces encuentra aulas superpobladas, diversidad de estudiantes, contenido curricular que no acompaña al contexto y estudiantes demandantes de una educación acorde a los tiempos que corren, ¿El docente universitario cuenta con las estrategias necesarias para afrontar todo lo expuesto y más? Lo expresado es convalidado por Montes de Oca Recio y Machadi Ramíz (2011) cuando exponen que frente a un mundo que se encuentra en constante cambio, la planificación y las estrategias docentes deberían ayudar a los estudiantes a adecuarse a las dinámicas actuales en dónde se encuentran inmersos. Siguiendo a Mastache (2009), en relación a la formación y competencia profesional de los estudiantes expresa que “Se considera que una persona es técnicamente competente cuando es capaz de realizar las tareas requeridas por su profesión o trabajo de manera adecuada según los estándares propios del mismo” (Mastache, 2009, 79), el inconveniente radica en saber formar a los estudiantes con las competencias correctas “A los alumnos los obligan a aprender y a re-aprender continuamente e, incluso, a desaprender para volver a aprender” (Mastache: 2009: 80), para poder lograr estos objetivos, los docentes deben poseer las herramientas necesarias que ayuden a los estudiantes a ser el mejor profesional que pueda conseguir ser; pero para conseguir ese objetivo según Tomlinson (1984). Los profesores deben conocer la amplitud de capacidades cognitivas que pueden intentar desarrollar en sus alumnos; deben tener en cuenta la naturaleza activa e interactiva del conocimiento y de la comprensión y, en concreto, los factores que influyen en los procesos de un aprendizaje eficaz y significativo. (como se cita en Ontoria, y otros, 2006, p.27)

La interacción y participación de los estudiantes debe ser activa para poder conseguir el mejor resultado, Mastache (2009) expone tres características significativo-experimentales, dónde la educación y el aprendizaje están centrados en el estudiante. En primer lugar, la apertura a la experiencia; el estudiante logra conocer qué sucede en su interior, consiguiendo resultados satisfactorios de las situaciones atravesadas. El segundo punto es el cambio de comportamiento; la educación permite un crecimiento de manera constante, proporcionando herramientas para el crecimiento. Y por último, el descubrimiento y comprensión; si lo aprendido responde a las necesidades del estudiante se logra la comprensión del mundo exterior.

Centrar la educación y el aprendizaje en el estudiante, no es tarea sencilla para el docente universitario, especialmente si éste carece de las herramientas y la formación necesaria para lograr descubrir las necesidades del futuro profesional, es necesario un docente activo y participativo; la didáctica debería ser un aliado activo antes, durante y después de las clases.

Como ya se enunció, los tiempos cambian, los profesionales cambian, y la educación debería acompañar esos cambios. El docente universitario muchas veces no recibe una formación pedagógica, y el método utilizado para la formación de los estudiantes debería ser un eje importante. La didáctica proporciona instrumentos que ayudan a potenciar las capacidades de cada uno, incentivando una participación activa no solo por parte de los educandos, también por parte del educador.

El profesor universitario no solo enseña, también aprende durante el transcurso de sus clases. Poseer una buena formación académica con bases teóricas sólidas es necesario, pero los contenidos se modifican, los autores se renuevan, y adaptarse a ello para transmitir lo importante acorde a las necesidades de cada curso es fundamental. Contar con las herramientas para poder hacerlo es de suma utilidad: la didáctica en general y en particular aplicada a la educación superior colabora de manera activa con el docente para que éste pueda brindarse de manera efectiva ante los próximos profesionales.

Referencias bibliográficas 

Astolfi, J.P. (1997). Aprender en la Escuela. Santiago de Chile: Dolmen Estudio. 

Biggs, J. (2004). Calidad del aprendizaje Universitario. Madrid: Narcea. 

Camilloni, A. (1995). Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior. Ponencia en: Primeras Jornadas Trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación Didáctica de Nivel Superior Universitaria. Chile. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Año XX. Vol. 37. (2019). pp. 38-174. ISSN 1668-1673 155 Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Año XX. Vol. 37 

Litwin, E. (1996). El campo de la didáctica: La búsqueda de una nueva agenda. Buenos Aires: Paidós. 

Mastache, A. (2009). Formar Personas competentes. Desarrollo de competencias tecnológicas y psicológicas. Buenos Aires: Noveduc.

Montes de Oca Recio, N. y Machado Ramírez, E. F. (2011). Estrategias docentes y métodos de enseñanza-aprendizaje en la Educación Superior. Humanidades Médicas, 11(3). 

Ontoria, A., Ballesteros, A., Cuevas, M. C., Giraldo, L., Martín, I., Molina, A., y otros. (2006). Mapa conceptuales. Una técnica para aprender. Madrid: Narcea, S.A.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Silvia Meza en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.


Abstract: The university teacher in general was not trained as a professor, however his academic qualification enables him. The drawback is that often does not have the necessary tools to meet that role efficiently and effectively. The didactic provides instruments to acquire greater probability in that skill. The teacher currently needs to have a range of strategies that allow him to successfully carry out the theoretical and practical objectives demanded by a new generation of students. 

Keywords: Didactic - university teacher - education - students - professionals - learning – tools 

Resumo: O docente universitário em general não se formou como professor, no entanto seu título académico o habilita. O inconveniente arraiga em que muitas vezes não conta com as ferramentas necessárias para poder cumprir com esse papel de maneira eficiente e eficaz. A didática brinda instrumentos para adquirir maior probabilidade nessa destreza. O docente requer na actualidade, contar com um leque de estratégias que lhe permitam levar com sucesso, os objetivos teóricos e práticos que demandam uma nova geração de estudantes.

Palavras chave: Didático - professor universitário - educação - alunos - profissionais - aprendizagem - ferramentas


Marisa Ester Ruiz. Licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales. Magíster en Comunicación, Cultura y Discursos Mediáticos. Doctoranda en Educación Superior. Profesora de la Universidad de Palermo en el Área de Comunicación Corporativa y Empresaria de la Facultad de Diseño y Comunicación.


Las triadas didácticas: Nuevas demandas y estrategias fue publicado de la página 153 a página155 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ver detalle e índice del libro