1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII >
  4. El cuerpo en movimiento como representación

El cuerpo en movimiento como representación

Andrea Verónica Mardikian Giase

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

ISSN: ISSN 1668-1673

Quinta Edición del Congreso de Tendencias Escénicas

Año XX , Vol. 38, Mayo 2019, Buenos Aires, Argentina | 260 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: A lo largo de toda la tarde se advierten premisas recurrentes que son retomadas por cada conferencista desde distintas perspectivas. El tema fundante es el cuerpo en movimiento como parte de un ser colectivo, una cualidad de una cultura, una naturaleza genuina de una sociedad; desde esta concepción moverse es fluir.

Palabras clave: Performance – cuerpo – ritual – movimiento - danza [Resúmenes en inglés y portugués en la página 72]

El mecanismo del movimiento brota de una energía que nace de lo más profundo de su ser, del corazón mismo del sujeto colectivo, una energía cargada de emociones, deseos, avivada por la voluntad, dirigida por el intelecto.Fos expone algunas conjeturas conseguidas en un trabajo de investigación iniciado en el año 1979 en México. Entiende que la identidad de una comunidad tiene al hombre como un espacio de residencia. La redefinición del espacio y el tiempo, la misma problematización del cuerpo refleja una síntesis producida entre fragmentos de fiestas perdidas y la producción de grupos teatrales. El teatro puede poner entre paréntesis los órdenes establecidos, ser un entretenimiento poner entre las fiestas populares, las vocaciones míticas y releer el cuerpo frente a las mediatizaciones de lo cotidiano.

Fos expone un ejemplo referente a las danzas recuperadas de las fiestas populares ya perdidas y a la producción del grupo de danza contemporánea a cargo de Pina Bausch que tomó los lenguajes rituales para hibridizarlos con técnicas occidentales de danza y teatro.

Caramelo define la escena como corrompida y se pregunta qué es lo que la corrompe, como si acaso se advierte una crisis en la actuación. Identifica una serie de recursos que configuran la expresión teatral actual: Discontinuidad, ruptura, metateatralidad, rechazo de la función mimética, actor y performer. En nuestros tiempos donde la dramaturgia del actor está habilitada y autorizada la función trillada del actor como médium encuentra una reaparición en la resistencia del Performer (en su cuerpo, su inteligencia, su sensibilidad) a significar. La escena contemporánea pone en duda la estructura aristotélica y las tendencias de actuación apelando al Performer articulando su expresión en la noción de metateatralidad.

Granato comenta el proceso de trabajo de la obra a partir de los materiales conseguidos en homenaje a Alejandra Pizarnik usando como punto de partida del uso de la palabra poética. La artista lo piensa como un juego de cajas chinas en donde una mujer contiene a la otra y a la otra y a la otra, así sucesivamente. Alejandra Pizarnik propone una mirada del mundo desde la alcantarilla. El espacio de la actuación también puede pensarse desde esa imagen, con un espacio adentro y otro afuera. A su vez, el lenguaje, propio de Pizarnik, obsceno y poético, una zona liberada, un manifiesto poético teatral.

Pessolano trabaja la noción de credo poético con el objetivo de plantear un abordaje singular de las relaciones que el artista pueda generar sobre su práctica en el acto reflexivo. Cuestiona por qué hay una división entre teoría y práctica en el arte. A su vez, explica las razones por las que este tipo de metodologías puede ser clave para pensar las prácticas debido a que funcionan como un espacio de construcción de conocimiento único acerca de los propios procesos y de los contextos a partir de los cuales se produce una práctica escénica.

Macchia hace foco en la investigación del movimiento y de algunos asuntos fundantes del mismo: técnica, autoexigencia, perfeccionamiento, formación, límites.

Y se pregunta por qué en la formación de un artista se habla de límites y no en un sentido estrictamente negativo sino en la necesidad de los mismos para poder transgredirlos. El punto de partida que propone es del autodescubrimiento para advertir la búsqueda como un fin en sí mismo.

Hurtado, investigadora chilena, comenta que en Chile existe un grave problema de registro en relación a las obras de danza y que eso trae como consecuencia una imposibilidad de lecturas teóricas y reflexivas sobre dichos materiales. Para revertir este estado de la cuestión, un grupo de investigadores de Chile han puesto en marcha un nuevo método de estudio de la danza y la expresión corporal. La mirada reflexiva permite entender la profundidad, el alcance de las propuestas, del modo de conocimiento del tiempo, de los autores, de las pulsiones y de las necesidades políticas, sociales, económicas e ideológicas de la sociedad que las produce y crea. La danza pone en cuestión el tema del cuerpo, un cuerpo que está intervenido por lo social, por el canon de la época, por las construcciones corporales que nacen de los procesos políticos sufridos en Chile (la dictadura, la resistencia, la democracia) y por el dolor.

Vega comparte la metodología aplicada en los encuentros de experimentación sensorial como una de las metodologías para la exploración de la memoria sensorial y ritual. Los elementos de la naturaleza fueron los protagonistas y portadores de la información para generar el ambiente autóctono. La experiencia de los participantes ante los estímulos y el diálogo significativo fue registrada en un cuaderno de bitácora y complementó la búsqueda, recuperando experiencias y aportando el desarrollo de la creatividad corporal, manual, espacial, sonora y a la concreción de una experiencia sensorial compartida con otros.

Por último, expongo un proyecto que tiene como fin producir una afinidad entre la obra de Nietzsche y una experiencia audiovisual. La intención es transvasar el texto filosófico a un dispositivo audiovisual, es decir, configurar un nuevo texto que recupere la voz del filósofo, aquí y ahora. Mi expectativa es crear una serie de capítulos que intenta construir un todo en la sumatoria de las partes. Cada uno estaría organizado a partir de una premisa que aglutina un pensamiento de Nietzsche. Por ejemplo: El primer capítulo estaría delineado a partir de la noción del pensador de Derribar ídolos reflexionando sobre la misma e identificando cuales serían los ídolos que hay que derribar hoy, qué valores moralizantes limitan el campo dionisíaco hoy y/o cuales son los apetitos o deseos oscuros, hoy.

A lo largo de toda la tarde se advierten premisas recurrentes que son retomadas por cada conferencista desde distintas perspectivas. El tema fundante es el cuerpo en movimiento como parte de un ser colectivo, una cualidad de una cultura, una naturaleza genuina de una sociedad; desde esta concepción moverse es fluir. El mecanismo del movimiento brota de una energía que nace de lo más profundo de su ser, del corazón mismo del sujeto colectivo, una energía cargada de emociones, deseos, avivada por la voluntad, dirigida por el intelecto.

A modo de síntesis, el cuerpo en movimiento se manifiesta a través de la acción consciente de los sentimientos, el contenido y la finalidad, incapaz de realizarse de forma mecánica, sino que se desarrolla de acuerdo con la energía espiritual. Asimismo, interrumpe el espacio – tiempo cotidiano para inaugurar un espacio – tiempo de fiesta, de celebración, de ritual, de performance, de actuación poética, de proceso creativo, de danza, de expresión corporal, de memoria sensorial, social, política, ideológica y filosófica. El registro, la recuperación y la memoria del cuerpo como una energía en movimiento es nodal para configurar la imagen – tiempo de la representación de una civilización porque la representación, como ya lo desarrolla Jean – Luc Nancy (2006), es: ...una presencia presentada, expuesta o exhibida.

No es entonces la pura y simple presencia: no es, justamente, la inmediatez del ser-puesto-ahí sino que saca a la presencia de esa inmediatez, en cuanto lo hace valer como tal o cual presencia...No presenta algo que de hecho está ausente: presenta en realidad lo que está ausente de la presencia pura y simple, su ser como tal, o incluso su sentido o su verdad.

Referencias bibliográficas Nancy, Jean – Luc (2006). La representación prohibida.

Buenos Aires: Amorrortu.

Stanislavsky, Constantin. (1994) La construcción del personaje. Buenos Aires: Alianza.

Expositores: - Fos Carlos Alberto. La relectura de los cuerpos en el teatro frente a las mediatizaciones de lo cotidiano.

- Caramelo, Pablo. La escena corrompida: desvinculación y aura en los galpones escénicos porteños.

- Granato, Ana. Pizarniketas Polígrafas, hay que irse a la bosta manifiesto poético teatral - Pessolana, Carla. Credo Poético: un abordaje para pensar las prácticas de la escena - Macchia, Ayelén. La búsqueda como un fin en sí mismo.

Investigación del movimiento - Vega, María Laura. Metodología de encuentros de experimentación con Memoria Sensorial y Ritual - Hurtado Rubio, Marcela. Cuerpos en crisis, discurso corporal en coreografías chilenas 1990 - 2010 - Mardikian, Andrea Verónica. Como producir afinidad entre la obra de Friedrich Nietzsche y una expresión audiovisual __________________________________________________ Abstract: Throughout the afternoon recurring premises are noticed that are taken up by each speaker from different perspectives.

The founding theme is the body in movement as part of a collective being, a quality of a culture, a genuine nature of a society; from this conception to move is to flow.

Keywords: performance - body - ritual - movement – dance Resumo: Ao longo de toda a tarde se advertem premisas recorrentes que são retomar pela cada conferencista desde diferentes perspectivas. O tema fundante é o corpo em movimento como parte de um ser coletivo, uma qualidade de uma cultura, uma natureza genuina de uma sociedade; desde esta concepção mover-se é fluir.

Palavras chave: performance - corpo - ritual - movimento - dança (*) Andrea Verónica Mardikian Giase. Licenciada en Artes Combinadas (Universidad de Buenos Aires). Profesora de Enseñanza Media y Superior en Artes (Universidad de Buenos Aires). Profesora de la Universidad de Palermo. Actriz.


El cuerpo en movimiento como representación fue publicado de la página 71 a página73 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

ver detalle e índice del libro