1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII >
  4. Identidad, memoria y subjetividad desde la práctica teatral

Identidad, memoria y subjetividad desde la práctica teatral

Mendoza, Marina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

ISSN: ISSN 1668-1673

Quinta Edición del Congreso de Tendencias Escénicas

Año XX , Vol. 38, Mayo 2019, Buenos Aires, Argentina | 260 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Las prácticas de consolidación de la memoria colectiva, la construcción patrimonial de la identidad de un espacio o la reivindicación de un posicionamiento ideológico, son procesos sociales que, por su carácter dinámico y conflictivo, nunca están exentos de luchas de poder tendientes a hegemonizar un relato universal y unívoco.

Palabras clave: Teatro – sociedad – utopías – biodrama – género – adolescentes – cuerpo – subjetividad [Resúmenes en inglés y portugués en la página 78]

El actor situado El conocimiento de la capacidad de la actuación de generar transformaciones sociales desde la re-presentación o la re-memoración de experiencias personales, traumas colectivos o procesos de cambio como los que se expusieron en esta comisión, contribuyen a la toma de conciencia sobre la necesidad de conocer el contexto histórico-social en y desde el cual se genera una propuesta artística.

Construir la memoria de un espacio es una tarea compleja, que puede abordarse observando los archivos fundacionales y rastreando en otros documentos similares, su evolución a través del tiempo. Para Juliana Cosentino, a esta práctica genealógica hegemónica deben sumarse los testimonios y vivencias de quienes lo habitaron para reconstruir la historia de ese espacio. Esta metodología permite expresar, en efecto, el carácter de construcción social cambiante que posee la noción de patrimonio, como lo demuestra su análisis de la Casona de French 3614, sede central del Departamento de Artes Dramáticas de la Universidad Nacional de las Artes. El trabajo etnográfico centrado en la puesta en valor de la experiencia personal, le permitió evidenciar la necesidad de efectuar, en torno a los procesos de patrimonialización, una crítica “que otorgue primacía a los contenidos, a los discursos, incluso a los propios proyectos, intervenciones y políticas patrimoniales” (Prats, 2005).

La práctica biográfica también adquiere relevancia en el teatro documental. Isidora Oyarzún y Camila Gallo presentaron la experiencia del biodrama como herramienta para reivindicar y exponer historias invisibilizadas. A partir del relato grabado de intérpretes -no actores- sobre sus vivencias relacionadas a problemáticas sociales como el género, las migraciones o el feminismo, gestaron un ejercicio performático que pretendió interpelar al espectador desde relatos de la vida real. Las historias llevadas al escenario contaron con un guion y un montaje armado en base a sus relatos, destacando el valor de las vivencias relatadas por sus protagonistas. Esto produce, como sostuvieron Oyarzurán y Gallo, “un recorte sociológico expuesto abiertamente al espectador, que genera diálogo en base a la instancia de escuchar a un otro”. Es el cruce entre la historia social y la historia personal en el escenario, lo que dota al biodrama de la capacidad de establecer una instancia de diálogo abierta y plural.

Rafael Rivas también reflexionó sobre la necesidad de crear obras que aborden problemáticas sociales, pero con especial interés en un público que no suele ser considerado por productores o gestores culturales: los adolescentes.

Su experiencia como autor, directory docente en el rubro infantil o familiar, adaptando cuentos clásicos desde una mirada adulta, le permitió evidenciar la necesidad de incorporar a los adolescentes a las obras que abordan sus propias problemáticas. Ello exige desarrollar, desde instancias pedagógicas, estrategias para comprender las relaciones mediatizadas que establecen con su entorno, así como la incidencia de estas prácticas en su involucramiento con el mundo teatral. La incorporación de sus experiencias en el escenario les permite compartir con otros sus vivencias, poniendo en acto y, tal vez así, superando las problemáticas propias de esta etapa.

El cuerpo y el trabajo sobre la subjetividad, al igual que el discurso, construyen modos de ser y vincularse con los demás. Para Darío López, la subjetividad entendida como un acto de conciencia funciona en sociedades normalizadas como una herramienta para resistir la imposición de sentidos que operan los medios masivos, la publicidad y otros mecanismos de control. Reconocer que el cuerpo del actor es un cuerpo sociopolítico, el de un sujeto comprometido con su tiempo y consciente de su atravesamiento ideológico, es un buen antídoto contra la imposición de la posverdad. La actuación funciona como una herramienta para protegerse de las prácticas disciplinares en, al menos, dos sentidos. Al permitir al actor ponerse en el lugar de otros/as, le exige buscar contantemente sentidos diversos a los discursos que circulan socialmente. La exploración de sus propias fracturas es, como sostiene López, una herramienta para “poner en escena la alienación de la sociedad del Siglo XXI”.Asimismo, este posicionamiento le ofrece al actor marcos plausibles para la construcción de personajes cercanos a la realidad de los propios actores sociales que se representan en escena.

La comprensión del entorno histórico-social es también un factor estratégico para oponerse a la imposición de sentidos, como evidenciaron Silvina Sastre y Carolina Schworer. Conocer la realidad para comenzar a operar sobre ella, construyendo una propuesta teatral dinámica, es una forma de oponerse a la centralidad hegemónica de la oferta capitalina. Trabajar desde el borde, en una ciudad del conurbano bonaerense, les exigió cuestionar sus propias prácticas, investigar constantemente técnicas de resignificación de lo teatral y desarrollar alternativas al arte declamativo.

Trabajar desde el borde -geográfico, simbólico-, siendo conscientes de esta realidad para transgredir los límites que impone, fue también la propuesta de Aníbal Corrado.

La comparación entre la organización de un montaje en Sudamérica y en Europa o Norteamérica, le permitió evidenciar dos grandes factores de diferenciación: los tiempos y los presupuestos. No obstante, Corrado manifestó que, más allá del herramental con el que cuentan las producciones sudamericanas, el foco debe colocarse en la formación profesional para lograr equiparar el resultado de las propuestas locales e internacionales.

Conclusiones La construcción de memorias e identidades, la reivindicación del cuerpo como soporte político, el relato biográfico como método de visibilización de problemáticas sociales, son algunos de los ejes que se abordaron en esta comisión. El lugar del testimonio como elemento de vinculación con el público, así como la reivindicación de un actuar consciente y de la actuación como herramienta política de cambio social, conforman ámbitos de interés creciente cuyo abordaje se evidencia necesario en el ámbito teatral.

Referencias bibliográficas Foucault, M. (1991). Microfísica del poder. Madrid: La Piqueta.

Foucault, M. (2009). Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores.

Prats, L. (2005). Concepto y gestión del patrimonio local.

En Revista Cuadernos de Antropología Social, 21. Buenos Aires: Instituto de Ciencias Antropológicas, Facultad de Filosofia y Letras, Universidad de Buenos Aires.

Expositores: - Juliana Cosentino, La construcción patrimonial de la Casona - Isidora Oyarzún y Camila Gallo. Teatro documental: la experiencia biográfica como eje de la problemática social - Aníbal Corrado. Acercándonos al primer mundo - Darío Hernán López. Actor y cuerpo socio-político: Reflexiones sobre actuación y subjetividad - Rafael Rivas. Infanto - Silvina Sastre – Carolina Schworer. Desde el Borde.

Actuación y entrenamiento en el Conurbano __________________________________________________

Abstract: The consolidation practices of the collective memory, the patrimonial construction of the identity of a space or the demand for an ideological position, are social processes that, due to their dynamic and conflictive character, are never exempt from power struggles tending to hegemonize a story universal and univocal.

Keywords: Theater - society - utopias - biodrama - gender - adolescents - body – subjectivity Resumo: As práticas de consolidação da memória coletiva, a construção patrimonial da identidade de um espaço ou a reivindicação de um posicionamento ideológico, são processos sociais que, por seu carácter dinâmico e conflictivo, nunca estão isentos de lutas de poder tendentes a hegemonizar um relato universal e unívoco.

Palavras chave: Teatro - sociedade - utopias - biodrama - gênero - adolescentes - corpo - subjetividade (*) Marina Mendoza. Licenciada en Relaciones Públicas (Universidad de Palermo, 2009) y Licenciada en Sociología (Universidad de Buenos Aires, 2015). Magíster en Comunicación y Creación Cultural (Fundación Walter Benjamin, 2011). Diplomada en Comunicación Política (Centro de Comunicación La Crujía, 2010). Becaria Doctoral (IEALC-CONICET, 2016-2021).

Doctoranda en Ciencias Sociales (FSOC-UBA, 2016). Forma parte del UBACyT


Identidad, memoria y subjetividad desde la práctica teatral fue publicado de la página 77 a página78 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

ver detalle e índice del libro