1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII >
  4. De la cuadrícula a los fuegos artificiales

De la cuadrícula a los fuegos artificiales

Cecilia De Vecchi

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

ISSN: ISSN 1668-1673

Quinta Edición del Congreso de Tendencias Escénicas

Año XX , Vol. 38, Mayo 2019, Buenos Aires, Argentina | 260 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Se relata la experiencia en la asistencia del proyecto La vida es una milonga realizado en la Fundación Proa con motivo de la visita del artista chino Cai Quo Quiang a Buenos Aires. Para este evento la autora asistió a Tatsumi Masatashi quien fue jefe técnico del proyecto. El objetivo es describir el trabajo de uno de los artistas vivos más importantes de la actualidad y analizar una técnica innovadora dentro del marco escénico: la aplicación de la pólvora al arte.

Palabras clave: Tango – producción – innovación escénica – arte – performance [Resúmenes en inglés y portugués en la página 188]

Cai Guo Quiang es uno de los artistas contemporáneos más relevantes. Nació en Quazhon, Fujan, China en 1957. Estudió escenografía en el Instituto de Drama de Shangai. Ha recibido innumerables premios y es convocado para exponer en los museos más importantes y realizar sus famosas explosiones por todo el mundo. Vivió en Japón de 1986 a 1995 donde amplió sus conocimientos y comenzó a utilizar la pólvora en sus puestas como medio de expresión porque quería algo instantáneo en su obra. Él dice que utilizar este material lo coloca entre el poder de la creación y la destrucción. En Japón conoce a Tatsumi Masatashi que se convierte en su director técnico hasta la actualidad. En 1995 deja Japón para vivir en Nueva York donde reside actualmente.

Su técnica de encender la pólvora en un lienzo de papel se considera un nuevo medio de expresión contemporánea. Los proyectos de explosión, son los hechos artísticos que suceden fuera del ámbito del museo y pueden apreciarlos todas las personas que deseen.

Cai visita Buenos Aires en marzo de 2014 invitado por la Fundación Proa. Quedando cautivado por la cultura, el tango, la milonga, los paisajes y el bandoneón. Esto lo lleva a investigar sobre historia y cultura argentina y a viajar al norte del país y a las Cataratas, donde surge la inspiración para hacer un homenaje a la historia y la cultura de nuestro país.

Surgen así Improptu que es la muestra que el artista expuso dentro de la sala de la Fundación Proa y La vida es una milonga que se realizó sobre el Riachuelo.

El trabajo consistió en armar una cuadrícula perfecta en el centro del escenario de la Usina del Arte. Se comenzó con el trazado de líneas sin el uso de centímetro, respetando la intención del artista. Luego se realizaron las marcas en el piso para delimitar los bordes del cuadrado.

Para marcar cada metro se usó una línea fosforescente al igual que en los zapatos de los bailarines. Esto facilitó la visualización del esquema en la pantalla de la computadora.

Luego de una hora de cálculos mentales -poco diálogo y mucha concentración- se terminó de armar la cuadrícula. Lo siguiente fue colocar varias cámaras: una en el centro del cuadrado y varias en los laterales.

El director Fernando Molnar y todo su equipo filmaron todo el proceso. Lo más importante de trabajar con un director japonés fue poder ver la precisión matemática que utilizó tanto para poder moverse en el espacio, así como para armar un cuadrado que estuviese a su vez dividido en veinte cuadrados, sin utilizar ninguna herramienta.

No se usó ningún instrumento de medición, ni regla metálica, solamente una cinta de marcación azul.

Los bailarines repetían una y otra vez los pasos de baile para que quedaran registrados. En la suela se podía ver la cinta que resaltaba y permitía una abstracción casi absoluta del cuerpo de los bailarines, para centrarse exclusivamente en sus pies. La rigidez del torso y el movimiento mecánico de este tipo de baile permitieron que los trazados fueran figuras fáciles de copiar en la computadora. El proceso de utilizar la tecnología mostró la diferencia del método del trabajo en el artista. Para el trabajo en papel no había una separación de su cuerpo con el material. Sin embargo, acá la disociación de uno y otro es completamente visible. No se podría decir que es aplicable a todos los casos donde trabaja con exhibiciones al aire libre, sin embargo, si lo fue en este caso.

¿En qué consiste una cuadrícula de dibujo? La cuadrícula consiste en dividir mediante cuadros un dibujo o una fotografía, de esta manera ampliamos o replicamos según la escala que deseamos. Hay diferentes métodos para usar la cuadrícula. Pero en general se trabaja de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Se utiliza en todos los teatros para armar los telares pintados. Cai conoce esta técnica en el teatro de Shangai y luego la aplica a todas sus obras.

En este trabajo en particular, las cámaras estuvieron siempre encendidas, el artista monitoreó todos los bailes y las orquestas en vivo desde la pantalla de la computadora.

De esta manera renderizó los pasos de baile, registró los ritmos y el movimiento del bandoneón. Posteriormente realizó un estudio exhaustivo para basar su puesta en tres ejes principales: movimientos de la danza y las oscilaciones del bandoneón, ritmo e historias típicas de danza.

En noviembre Cai retornó a Buenos Aires con todo su equipo. El mismo estaba conformado por cuatro asistentes, cada una con una jerarquía y trabajo específico: su familia, el director técnico y todos los encargados de montar el espectáculo de fuegos artificiales, trabajadores chinos de la fábrica donde se realizan los fuegos artificiales, para realizar las obras tanto las del interior como las del exterior.

Para los trabajos en papel, Cai trazó las líneas de sus figuras con un marcador fijado a la punta de una vara. Copió el dibujo que tenía en su mano ampliándolo. Recortó la silueta para armar el esténcil que son los moldes que coloca sobre un gran lienzo, -un papel especial que trae de Japón- y convocó a estudiantes del IUNA para acompañarlo en la realización. Regó con pólvora el calado del esténcil, colocó cartones, ladrillos y encendió la mecha.

Dice que el resultado es impreciso y caprichoso. Le gusta plasmar el desconcierto. Si bien al principio presenciar esto es un poco impactante, la calma y el humor del artista hacen que el clima sea tranquilo. El resultado de los dibujos es asombroso.

Para el espectáculo en el exterior armó una plataforma de 3000 metros cuadrados que reproduce el render de estudio de la Usina del Arte. Nuevamente fui convocada como productora para ser el nexo entre Cai y PROA. La tarea fue ardua y extremadamente disciplinada. Tuve la posibilidad de trabajar conformando un equipo donde cada uno cumplía con su labor. El almuerzo era compartido con todos. Comenzábamos temprano por la mañana, en un clima de calma y absoluto respeto. Junto con el director técnico el artista supervisó personalmente el armado de la plataforma. Sobre esa plataforma se colocarían los 43000 explosivos que imitarían un bandoneón gigante de 1,80 x 60 metros. El resultado fue una performance que pudieron disfrutar las miles de personas que se acercaron al Riachuelo. Los movimientos de los fuegos fueron acompañados por bailarines, orquesta y Cai dirigió y acompañó el espectáculo. La fusión de culturas, el poder romper la barrera del idioma. El arte que comunica con un mismo gesto y lenguaje. La música como hilo conductor, los bailarines, y un artista que solo se comunica en su lengua materna, hacen de esos instantes donde todo lo que se estuvo trabajando como pieza separada se una para poder conformar un único espectáculo.

Las opiniones sobre el resultado fueron diversas y creo que eso es lo que sucede cuando el artista decide compartir con el mundo lo que viene elaborando en el interior. Mostrar y exponer una sensibilidad implica un esfuerzo que será o no valorado pero que en la sonrisa de Cai pude reconocer la satisfacción de logro, de poder ver plasmado en concreto una idea. El aprendizaje de este trabajo es que con una simple herramienta como una cuadrícula de dibujo combinado con un elemento como la pólvora una persona con creatividad, talento y disciplina pudo instalar su arte en el mundo.

Suelo comparar al artista que hace dibujos en el interior con un artista que está haciendo el amor, mientras que los proyectos de explosión al aire libre son más como las revoluciones que tienen lugar en la sociedad entre el cielo y la tierra, o entre el mar y la costa. La cultura y la historia de la Boca desde el pasado hasta el presente están atrapados en el mismo vórtice. (Quiang, Cai Guo. 2014, Buenos Aires).

___________________________________________________ Abstract: The experience in the assistance of the project Life is a milonga realized in the Foundation Proa on the occasion of the visit of the Chinese artist Cai Quo Quiang to Buenos Aires. For this event the author attended Tatsumi Masatashi who was the project’s technical chief. The aim is to describe the work of one of today’s most important living artists and to analyze an innovative technique within the scenic framework: the application of gunpowder to art.

Keywords: Tango - production - scenic innovation - art - performance Resumo: Relata-se a experiência na assistência do projecto A vida é uma milonga realizado na Fundação Proa com motivo da visita do artista chinês Cai Quo Quiang a Buenos Aires. Para este evento a autora assistiu a Tatsumi Masatashi quem foi chefe técnico do projecto. O objetivo é descrever o trabalho de um dos artistas vivos mais importantes da actualidade e analisar uma técnica inovadora dentro do marco escénico: o aplicativo da pólvora à arte.

Palavras chave: Tango - produção - inovação cênica - arte - performance (*) Cecilia De Vecchi. Es periodista y se ha formado en escenografía, pintura y escritura con diferentes maestros. Tiene un curso de Postgrado en Escrituras Humanísticas y ha participado de varios talleres.


De la cuadrícula a los fuegos artificiales fue publicado de la página 186 a página188 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XXXVIII

ver detalle e índice del libro