Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL >
  4. El ABP como aprendizaje servicio

El ABP como aprendizaje servicio

Maccagno, Alejandra P.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL

ISSN: 1668-1673

Interfaces en Palermo VI. Congreso para Docentes, Directivos, Profesionales e Instituciones de nivel Medio y Superior

Año XX. Vol. 40, Noviembre 2019, Buenos Aires, Argentina | 266 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: La experiencia que se describe se llevó adelante con alumnos de 5° año de Nivel Secundario, en las Modalidades Ciencias Naturales y Humanidades, y Ciencias Sociales, en el Colegio Santa Bárbara, provincia de Jujuy. El contexto de desarrollo es el espacio curricular Bioética. Esta materia propone a los estudiantes un espacio de discusión multidisciplinar alrededor de problemáticas en las que se pone en juego el valor de la vida humana, su protección y desarrollo, a la vez que se proyecta comunitariamente un servicio planificado como proyecto interdisciplinar, en esta ocasión, entre Bioética, Biología y Formación Ciudadana.

Palabras clave: Aprendizaje - servicio - bioética - solidaridad – interdisciplina

[Resúmenes en inglés y portugués en la página 152]

_______________________________________________________________________

Introducción

El aprendizaje en servicio tiene que ver con propósitos poderosos tales como llevar a los chicos al mundo.

Jean Piaget afirma que la escuela carece de valor a menos que desarrolle en las personas la capacidad de creer que cuando dejan la escuela, van a poder cambiar el mundo.

Si nuestros niños no creen que pueden cambiar el mundo entonces tendríamos que reconocer que nuestra educación no ha sido lo suficientemente poderosa. Vito Perrone.

Este proyecto parte del reconocimiento de una larga tradición solidaria de la Institución que ha estado siempre presente en la comunidad, con acciones complementarias de la formación, aunque en paralelo a la vida académica, como actividad ocasional, que tienden a atender una necesidad puntual.

Se sabe que se aprende más estando en contacto con la realidad que estando aislado o alejado de ella. Por eso esta experiencia se planificó desde el concepto de ABP – aprendizaje basado en proyectos –, y de aprendizaje-servicio, reconociendo y revalorizando, con sustento metodológico y teórico, esas acciones que permitan desplegar todo su potencial pedagógico, desarrollando conocimientos y competencias a través de una práctica de servicio a la comunidad.

Se trata, por lo tanto, de sostener simultáneamente dos intencionalidades: la intención pedagógica de mejorar la calidad de los aprendizajes, y la intención solidaria de ofrecer una respuesta participativa a una necesidad social.

La propuesta permite a los estudiantes aprender contenidos académicos, y a la vez realizar tareas importantes y de responsabilidad en su comunidad y en su escuela: puede considerarse como la intersección entre dos tipos de experiencia. Una, específicamente académica, en la que toman contacto con la disciplina desde una participación comprometida en el proceso de enseñanza-aprendizaje, y por otra parte, el desarrollo de actividades comunitarias y solidarias, fortaleciendo el componente de entrega de un servicio de calidad a la comunidad. Como marco pedagógico experiencial, potencia el pensamiento crítico y la resolución de problemas, y motiva una reflexión formal durante la experiencia.

Se puede afirmar entonces que son tres las características presentes en esta experiencia:

- Su carácter interdisciplinar: intervinieron otros espacios curriculares como Biología, Lengua y Formación Ciudadana

- La búsqueda de la mejora de la calidad de los aprendizajes: se estimuló en los alumnos su creatividad desarrollando respuestas innovadoras

- La articulación con la comunidad: se articuló con el Centro Regional de Hemodonación del Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy

Aportes conceptuales que sustentan la experiencia

Un modelo formativo y de aprendizaje propio de la sociedad de la información debe estar orientado al logro de capacidades y requiere combinar la adquisición de recursos cognitivos y la disponibilidad para movilizarlos en contextos reales.

Uno de los factores clave en el proceso de transformación que está viviendo la escuela secundaria en la Argentina, consiste en orientar los procesos de aprendizaje y expresar los resultados de éste en términos de capacidades. Hacerlo consiste en entenderlas como posibilidades de movilizar recursos cognitivos para abordar situaciones reales y resolverlas satisfactoriamente. Un auténtico modelo formativo orientado al logro de capacidades en la escuela secundaria debe ser un modelo que prepare al estudiante para manejar los contenidos disciplinares abordándolos en situaciones reales de la vida. Los proyectos de aprendizaje-servicio combinan estos dos elementos: aprendizaje de contenidos, es decir, adquisición de recursos, por un lado, y entrenamiento en la disponibilidad por movilizarlos en contextos reales, por otro.

En el informe de la UNESCO Educación de calidad para todos. Un asunto de derechos humanos (2007) se señala que la educación no solo debe promover las competencias básicas tradicionales, sino que también ha de proporcionar los elementos necesarios para ejercer plenamente la ciudadanía, contribuir a una cultura de paz y a la transformación de la sociedad. Por ello, se afirma que enseñar a aprender a aprender, a convivir y a emprender en la escuela del siglo XXI se ha vuelto un imperativo si se pretende dar respuesta a los retos propios de la complejidad de la vida cotidiana y, además, conciliar esta ineludible responsabilidad social con un proyecto personal de vida. Desde esta perspectiva es que se intenta avanzar en el sentido contrario a modelos, aún existentes en nuestras escuelas secundarias, de formación enciclopédica aislada del entorno, del medio y de la comunidad que le es propia. Intenta ser un modelo formativo rico en conocimientos y riguroso en su selección en función de su potencial estratégico en la formación de los estudiantes como ciudadanos responsables y comprometidos con su realidad.

En este escenario, se entiende que una propuesta de ABP como aprendizaje-servicio es una propuesta de trabajo interdisciplinar que, utilizando el lenguaje y los conocimientos de las disciplinas, desarrollan en el estudiante competencias orientadas a una mejor comprensión de la realidad social, económica, medioambiental, mediática, cultural y personal que afectan a los miembros de una comunidad, con voluntad de transformación social y contribuyendo a incrementar el bienestar de las personas y el nivel de inclusión social.

Berman (2006) define el aprendizaje-servicio como la integración de actividades de servicio a la comunidad en el curriculum académico, donde los alumnos utilizan los contenidos y herramientas académicas en atención a necesidades reales de la comunidad. Combina lo académico con el servicio a la comunidad; utiliza la acción, la reflexión crítica y la investigación, y se orienta a los estudiantes para convertirlos en miembros contribuyentes de una sociedad más justa y democrática. Alcanzar los objetivos de un proyecto con estas características supone entonces dinamismo e implica la incorporación de la historicidad y de vivencias tanto individuales como grupales de los alumnos. Brinda una oportunidad para una participación más profunda en la comunidad y los ayuda a desarrollar el sentido de la responsabilidad y solvencia personal. Alienta la autoestima y el liderazgo y, sobre todo, permite que se fortalezca el sentido de creatividad, iniciativa y de habilidades comunicacionales.

Como propuesta innovadora, permite simultáneamente aprender, actuar y abrir espacios de formación. Mejora la calidad del aprendizaje, ofrece una respuesta participativa a una necesidad social y aporta a la transformación de las personas y de la sociedad.

Se caracteriza por la vinculación intencionada de las prácticas solidarias con el contenido curricular, y genera beneficios en tres ámbitos:

Curriculum académico, promoviendo una mayor formación práctica y la reelaboración de los contenidos teóricos para hacerlos más pertinentes al contexto social; favorece el dominio de los contenidos estudiados, habilidades de pensamiento y resolución de problemas. Los contenidos de la disciplina se potencian metodológicamente a través de las actividades de servicio: el estudiante puede contrastar, vivenciar y realizar una actividad de servicio, resaltando una postura ética, solidaria y de compromiso social.

Formación en valores, en aspectos como prosocialidad, la responsabilidad social, la solidaridad, el respeto a la vida, entre otros. En lo vocacional, beneficia actitudes positivas y realistas en torno al trabajo. En lo personal, fortalece la autoestima y capacidades de resiliencia y liderazgo. En lo ético, fortalece valores morales y la habilidad para asumir responsabilidades.

Vinculación con la comunidad, puesto que promueve la relación con una problemática social real; permite adquirir destrezas para trabajar productiva y solidariamente, y fortalece su intención de cuidar de otros. Junto al aprendizaje de contenidos académicos, el alumno se interioriza en cuestiones sociales más amplias, y es partícipe de ellas con un compromiso ético.

El ABP como aprendizaje – servicio constituye un ejercicio de unión de aspectos fundamentales que tradicionalmente están por separado en las instituciones educativas: la teoría con la práctica, el aula con la realidad, la formación con el compromiso y la cognición con la emoción. Como plantea Manzano (2010, cit en Rodriguez Gallego, 2013) para que podamos hablar de aprendizaje – servicio es necesario que coexistan cuatro características sobresalientes: aprendizaje académico, orientación hacia la transformación social, diálogo horizontal con la comunidad y peso presencial de los estudiantes.

Martínez (2007, cit en Rodriguez Gallego, 2013) argumenta que una formación de calidad no puede separarse de la formación ciudadana. Por tanto, debe implicar un aprendizaje riguroso, vinculado simultáneamente a una acción solidaria planificada, procurando impactar de forma positiva en la vida de una comunidad.

Un proyecto de aprendizaje-servicio contribuye al mejoramiento de la calidad de la educación ya que desarrolla capacidades de pensamiento crítico, los alumnos aprenden a reflexionar sobre la propia experiencia, resignificarla, analizarla y elaborar juicios críticos sobre la misma. Involucra las inteligencias múltiples identificadas por Howard Gardner. Las actividades de servicio y su correspondiente reflexión pueden ser organizadas utilizando los múltiples modos de aprender de los alumnos.

Se puede decir que esta propuesta se enmarca dentro de las metodologías activas, centradas en el estudiante, y en la formación en capacidades, ya que facilita el aprendizaje constructivo y no repetitivo. Las metodologías activas son definidas como un proceso interactivo basado en la comunicación profesor-estudiante, estudiante-estudiante, estudiante- material didáctico y estudiante-medio. Se trata de un aprendizaje contextualizado en situaciones reales del mundo actual, lo que favorece la motivación del alumnado. Son entendidas como un marco estratégico para la enseñanza que busca la comprensión profunda y la colaboración, el trabajo con la realidad y están orientadas a la acción. Una de las claves es aprender haciendo, ya que la formación no es solo un proceso de acumulación de conocimientos.

Estas metodologías conciben el aprendizaje como un proceso constructivo y no receptivo. La psicología cognitiva ha mostrado que una de las estructuras más importantes de la memoria es su estructura asociativa: el conocimiento está estructurado en redes de conceptos relacionados que se denominan redes semánticas. La nueva información se acopla a la red ya existente. Dependiendo de cómo se realice esta conexión la nueva información puede ser utilizada o no, para resolver problemas o reconocer situaciones. Esto implica la concepción del aprendizaje como proceso y no únicamente como una recepción y acumulación de información.

Asimismo, se fundamenta en un concepto de enseñanza y aprendizaje como acción integradora. El aprendizaje integrado o el aprendizaje pleno (Perkins, 2010) propicia el trabajo interdisciplinar que conlleva el desafío de superar las visiones fragmentadas y asumir una posición pedagógica que diluya las fronteras entre las disciplinas y las barreras entre la teoría y la práctica. Boix-Mansilla (2017, cit en Secretaría de Innovación y Calidad Educativa, 2017) sostiene que las personas demuestran comprensión interdisciplinaria cuando integran conocimientos y modos de pensar de dos o más disciplinas para crear productos, plantear interrogantes, solucionar problemas y dar explicaciones al mundo que los rodea de un modo que no hubiera sido posible mediante una sola disciplina . La interdisciplinariedad responde a una concepción sociocrítica que prioriza como grandes logros el aprender a ser, conocer, hacer y convivir (Delors, 1996; cit en Secretaría de Innovación y Calidad Educativa, 2017).

El proyecto y su implementación

Parafraseando a Puig Rovira y Palos Rodríguez (2006), al describir la experiencia de ABP como aprendizaje – servicio, todo lo que se relata resulta cercano o conocido, pero algo en ellas es también nuevo. Se trata de una propuesta conocida por la metodología elegida, pero es también original porque enlaza y combina el aprendizaje de conceptos con el servicio comunitario desde un proyecto interdisciplinar e interinstitucional.

Siguiendo la propuesta de “Los cuadrantes del aprendizaje y el servicio” de especialistas de la Universidad de Stanford, este experiencia responde al concepto de “aprendizaje - servicio” por una doble intencionalidad y un doble impacto: en lo pedagógico y en lo social. Se constituyó en un proyecto interdisciplinar, y no en una actividad “extra-programática”, con el objetivo de que los alumnos aprendan más contenidos científicos, desarrollen capacidades y en general, aprendan más y mejor de lo que hubieran aprendido por las vías tradicionales.

La experiencia nació por iniciativa del espacio curricular “Bioética”, espacio de opción institucional y ámbito privilegiado para la implementación de proyectos de aprendizaje-servicio que dentro de la formación que brinda el Colegio Santa Bárbara para los 5° años del Nivel Secundario de las orientaciones en Ciencias Naturales y Humanidades y Ciencias Sociales, se considera fundamental por cuanto constituye un campo de discusiones multidisciplinarias que comparecen en un tema en el que está en juego el valor de la vida humana, su protección y desarrollo. Como experiencia de trabajo por proyectos, se planificó interdisciplinariamente con Biología, Lengua y Formación Ciudadana, integrando áreas del saber y entrenando capacidades.

Luego de abordar en las clases de Bioética y Formación Ciudadana conceptos sobre el hombre como persona, el cuidado de la salud, principios bioéticos, derechos y deberes, lo legal y lo lícito, entre otros, los estudiantes recibieron un taller formativo del equipo técnico profesional del Centro Regional de Hemodonación del Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy, del que recibieron una certificación. En el mismo se desarrollaron conceptos acerca del valor de la vida, la donación de sangre como acto altruista, sangre segura, las condiciones y requisitos para ser donante, mitos alrededor de la donación de sangre. El Centro entregó material a los estudiantes.

Los alumnos profundizaron el estudio en la clase de Biología, y replicaron el taller, integrando los conceptos aprendidos en las distintas materias, en todos los cursos del secundario – 1° a 4° año - , y en 5°, 6° y 7° grado del Nivel Primario.

Al finalizar los talleres, se organizó, en conjunto con el Centro de Hemodonación, una jornada de donación voluntaria de sangre destinada a alumnos, docentes y familias del Colegio, y abierta a la comunidad.

Resultados

Esta experiencia, como ya se explicó, implicó un trabajo interdisciplinar que implicó la vinculación intencionada de las prácticas solidarias con el contenido curricular. La intención fue la de innovar dando cabida en la clase a otros modos de hacer y conocer.

Entre las dificultades se puede mencionar:

- El temor de los docentes por el trabajo interdisciplinar, por cuanto interrumpe el normal desarrollo del contenido curricular programado;

- A los alumnos les costó salir de su zona de confort en la que el profesor explica y ellos repiten, y esta propuesta significa romper con ese proceso;

- La incoherencia entre una propuesta que busca formar en competencias en el nivel secundario y un diseño curricular por objetivos

- Sin embargo muchos son los logros:

- Un cambio en el enfoque de la enseñanza y el aprendizaje;

- Más participación, motivación y autonomía de los alumnos;

- Ambiente de colaboración;

- Cambios en el uso de los espacios del aula y de otros espacios en la escuela;

- Uso transparente de las TIC;

- Favoreció el dominio de los contenidos estudiados al estar en contacto directo con la realidad; junto al aprendizaje de contenidos académicos, el alumno se interiorizó de cuestiones sociales más amplias,

- Permitió ejercitar el trabajo colaborativo, y fortaleció la intención y necesidad de cuidar a otros;

- Planificación de tareas integradoras: integración de conceptos, teorías, métodos y herramientas de cuatro asignaturas, que propiciaron en los estudiantes la activación y relación de los nodos de articulación interdisciplinaria, permitiendo la comprensión y la formación de una estructura de saberes en forma de red, que se hace perdurable al ser activada para aplicarla a nuevas situaciones de aprendizaje, modificarla (enriquecerla o transformarla) o relacionarla con otro nodo de articulación interdisciplinaria.

- Actividades variadas, promoviendo el desarrollo de capacidades cognitivas comunes basadas en métodos de trabajos diversos y no repetitivos.

- Actividades contextualizadas, en el sentido de que están vinculadas con la vida de los estudiantes en el contexto en que viven, reflexionando sobre problemas de la vida que los afectan directamente o que afectan a la comunidad, la región, la provincia o el país en que viven, promoviendo su participación comprometida.

- Actividades potenciadoras, puesto que fueron una ocasión privilegiada para involucrarse en campos de actividad propios de la vida adulta, desarrollando acciones vinculadas a la orientación vocacional.

- Promovió un clima institucional y de convivencia que fortaleció el sentido de pertenencia institucional.

- Generó espacios alternativos de aprendizaje, distintos a los compartimentados de las asignaturas tradicionales, facilitando el intercambio entre pares y la construcción de una comunidad de aprendizaje que operó en espacios distintos al del aula.

Cabe destacar que la experiencia fue premiada por el Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy.

Conclusiones

¿Qué aporta la combinación del ABP y el aprendizaje servicio?

La propuesta pedagógica del aprendizaje-servicio apunta al desarrollo de proyectos educativos institucionales que ofrecen a los estudiantes la posibilidad de ser protagonistas de iniciativas solidarias eficaces al servicio de la comunidad, en las que simultáneamente puedan adquirir y aplicar conocimientos, competencias y valores relevantes para su formación integral.

Las actividades de ABP como aprendizaje servicio tienen la característica del efecto collage: la suma de elementos conocidos hace nacer algo nuevo, con nuevas características y con una dimensión más amplia. Con ello, la definición de aprendizaje servicio es a la vez fácil y difícil. El primer adjetivo, fácil, es consecuencia de que este tipo de actividades tienen elementos muy conocidos por todos, muy familiares. El segundo adjetivo, difícil, reside en captar la idea de que el resultado de la combinación de aprendizaje más servicio es cualitativamente mejor que la simple suma de ambos aspectos. Las experiencias de aprendizaje servicio unen en un único proyecto los contenidos académicos y la acción práctica en forma de servicio a la comunidad de manera que, a la vez que se aprende, se presta un servicio que da también lugar a nuevos aprendizajes que no es posible aprender de otra manera. Los dos pilares, el aprendizaje y el servicio, se alimentan el uno del otro haciendo mejorar ambos y fundiéndose en uno solo.

Este proyecto tiene la característica inherente de la experiencia, del vivir lo que se aprende, de un continuo ir y venir de la teoría a la práctica en la que los procesos reflexivos son determinantes para conseguir que los contenidos curriculares hagan mejorar la práctica que se lleva a cabo; a la vez la práctica hace entender mejor los contenidos curriculares, y finalmente, los aprendizajes devienen funcionales para la comunidad.

La propuesta de ABP como aprendizaje servicio añade una novedad en el proceso de aprendizaje habitual de los estudiantes: el aprendizaje del estudiante se construye en un contexto de necesidades reales del entorno.

Desde una perspectiva docente, la experiencia confirmó un mejoramiento de la calidad en los aprendizajes y una participación activa de los estudiantes en el proceso educativo. El aprendizaje-servicio no es más de lo mismo, no responde a las metodologías habituales. Implica una modificación en la percepción de los jóvenes y una reconceptualización de su rol. El cambio parte de visualizarlos como pasivos y dependientes, a considerarlos capaces de contribuir activamente en su contexto. Se trata de pasar de considerarlos personas por las que debemos preocuparnos, a verlos como socios en importantes proyectos de desarrollo comunitario. Pasan de ser estudiantes pasivos a convertirse en ciudadanos comprometidos con la sociedad, miembros activos de una sociedad democrática.

Desde la perspectiva de los estudiantes, se comprobó un compromiso y una actitud positiva hacia la apreciación de la diversidad y valores fundamentales, como el respeto por la vida, veracidad, honestidad, entre otros. La experiencia les permitió lograr autoeficacia, optimizar su identidad, incrementar habilidades en el trabajo de equipo, mejorar la comunicación y liderazgo, y una clara manifestación de desarrollo y maduración personal.

Desde una perspectiva del compromiso institucional, que implica tanto el apoyo y seguimiento por parte de los directivos, como el involucramiento del conjunto de la comunidad educativa, se fortaleció la identidad institucional, se favoreció la

riqueza del abordaje disciplinar, la constitución de grupos de docentes y alumnos más allá de las divisiones tradicionales (por edad, por curso, por asignatura), el sostenimiento del proyecto a través del tiempo, y la creación de nuevas experiencias derivadas del servicio y del contacto con las necesidades reales de la comunidad. Además se favoreció la creación de redes y alianzas con las organizaciones de la sociedad civil, en este caso con el Centro Regional de Hemodonación del Ministerio de Salud de la provincia de Jujuy, lo que permite la sustentabilidad de los proyectos, el alto grado de involucramiento de los participantes en la experiencia ya que implicó más “hacer-con” que “hacer-para”, el impacto en la vida real de la comunidad , y el impacto en la formación de los estudiantes, en la motivación para aprender y para participar como ciudadanos activos, reflexivos, críticos y solidarios.

Referencias bibliográficas

Berman S.(2006) Service Learning: A Guide to Planning, Implementing and Assessing Student Projects (2nd ed.) Thousand Oaks, CA: Corwin Press.

Ferreyra H.A; Peretti G.C.(2010) Competencias básica. Desarrollo de competencias fundamentales: aprendizaje relevante y educación para toda la vida. Congreso Iberoamericano de educación. Recuperado de: http://www.chubut.edu.ar/descargas/secundaria/congreso/COMPETENCIASBASICAS/RLE3476_Ferreyra.pdf

Perkins, David (2010). Aprendizaje Pleno. Principios de la enseñanza para transformar la educación. Buenos Aires, Paidós

Puig Rovira, J M y Palos Rodríguez, J (2006). Rasgos pedagógicos del aprendizaje-servicio, Cuadernos de Pedagogía, núm 357. Recuperado de: https://roserbatlle.files.wordpress.com/2009/03/rasgos-pedagogicos.pdf

Rodriguez Gallego M. (2013) El Aprendizaje-Servicio como estrategia metodológica en la Universidad. Revista complutense de educación. Vol 25 Recuperado de: https://revistas.ucm.es/index.php/RCED/article/download/41157/41700

Secretaria de Innovación y Calidad Educativa. Ministerio de Educación de la Nación. (2017) Secundaria Federal 2030. Aprendizaje integrado. Recuperado de: https://cdn.educ.ar/repositorio/Download/file?file_id=7af78352-9467-4faa-98ab-6c4cb18a7a5d

Tapia M. N. (s/f) Aprendizaje y servicio solidario: algunos conceptos básicos. Recuperado de: http://www.ucv.ve/uploads/media/Aprendizaje_y_servicio_solidario_M_.Nieves_Tapia.pdf

Tedesco, J.C. (2011) Los desafíos de la educación básica en el siglo XXI. Revista Iberoamericana N° 55, Enero-Abril. Recuperado de: https://rieoei.org/historico/documentos/rie55a01.htm

UNESCO (2007). Educación de calidad para todos: un asunto de derechos humanos. Buenos Aires: Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe. Recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001502/150272s.pdf

Piedra J., Fernández A., Peralta M., Iribarne L. (2016) Aplicación del ABP y aprendizaje-servicio en las asignaturas del grado y máster en Ingeniería

Informática desde la semipresencialidad. Actas del Simposio-Taller XXII Jenui. Almería. Recuperado de: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/89840/T06%20-%20Aplicacio%CC%81n%20del%20ABP%20y%20aprendizaje-servicio%20en%20las%20asignaturas%20del%20grado%20y%20ma%CC%81ster%20en%20Ingenieri%CC%81a%20Informa%CC%81tica%20desde%20la%20semipresencialidad.pdf?sequence=1&isAllowed=y

__________________________________________________

Abstract: The experience that is described was carried out with students of 5th year of Secondary Level, in the Modalities Natural Sciences and Humanities, and Social Sciences, in the Santa Bárbara School, province of Jujuy. The context of development is the Bioethics curriculum space. This subject proposes to the students a multidisciplinary discussion space around problems in which the value of human life, its protection and development is at stake, while a planned service is projected as an interdisciplinary project, on this occasion , between Bioethics, Biology and Citizen Training.

Keywords: Learning - service - bioethical - solidarity - interdiscipline

Resumo: A experiência que se descreve se levou adiante com alunos de 5° ano de Nível Secundário, nas Modalidades Ciências Naturais e Humanidades, e Ciências Sociais, no Colégio Santa Bárbara, província de Jujuy. O contexto de desenvolvimento é o espaço curricular Bioética. Esta matéria propõe aos estudantes um espaço de discussão multidiciplinar ao redor de problemáticas nas que se põe em jogo o valor da vida humana, sua proteção e desenvolvimento, ao mesmo tempo que se projeta comunitariamente um serviço planificado como projeto interdisciplinar, nesta ocasião, entre Bioética, Biologia e Formação Cidadã.

Palavras Chave: Aprendizagem - serviço - bioética - solidariedade - interdisciplina

(*) Alejandra Maccagno. Mgter en “Procesos Educativos Mediados por Tecnologías”. CEA. UNC. Licenciada en Gestión de Instituciones Educativas. UCSE.FLACSO. Especialista en educación y TIC. FLACSO.


El ABP como aprendizaje servicio fue publicado de la página 148 a página153 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL

ver detalle e índice del libro