Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL >
  4. TIC y adolescencia: conocimientos previos e indicadores de apropiación digital

TIC y adolescencia: conocimientos previos e indicadores de apropiación digital

Matozo, Victoria

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL

ISSN: 1668-1673

Interfaces en Palermo VI. Congreso para Docentes, Directivos, Profesionales e Instituciones de nivel Medio y Superior

Año XX. Vol. 40, Noviembre 2019, Buenos Aires, Argentina | 266 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Este trabajo propone una metodología para abordar la relación de los jóvenes estudiantes con las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) a partir del concepto de apropiación digital desglosado en tres dimensiones principales: clase social, consumo mediático y representaciones en torno a la tecnología. Esta metodología es utilizada en un estudio piloto en la segunda parte del paper, poniendo a prueba algunos supuestos y realizando unas primeras inferencias sobre la población de estudio y las TIC en general, y con el Plan Conectar Igualdad (PCI) en particular.

Palabras clave: Juventud – TIC – escuela pública – metodología – entrevista - digital

[Resúmenes en inglés y portugués en la página 177]

_______________________________________________________________________

Introducción

La inclusión educativa de TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) no es un fenómeno nuevo. En Argentina el Plan Conectar Igualdad (PCI) otorgó desde el año 2010 una netbook a cada docente y alumno de escuelas medias y terciarios de gestión estatal, con el fin de modernizar la educación y favorecer prácticas pedagógicas que incluyan a la tecnología en la escuela secundaria.

El Plan Conectar Igualdad fue creado hace 8 años, y pasó por diferentes etapas sintetizadas en los siguientes momentos:

Se crea por el Decreto N° 459/2010 en abril del año 2010, dentro del ANSES (Administración Nacional de Seguro Social), un organismo de seguridad social al cual se le asigna la presidencia del comité Ejecutivo del programa y la responsabilidad de brindar la asistencia financiera para el funcionamiento del mismo. El Ministerio de Educación participaba de la iniciativa pero no lo dirigía.

A partir del año 2017 por el Decreto 1239/2016, el PCI pasa a depender del Ministerio de Educación y Deportes formando parte del PLANIED, el Plan Nacional de Educación Digital. El decreto reconoce que Educ.ar como el “ámbito más propicio” para el PCI y al Ministerio de Educación como “su ámbito natural”.

En mayo de 2018 mediante el Decreto 386/2018 se plantea la creación del Plan Aprender Conectados (PAC), un proyecto pedagógico de alfabetización digital. Dentro del PAC el PCI se redefine como aquel plan que dote a las escuelas del equipamiento tecnológico, reduciendo Conectar Igualdad a la entrega de dispositivos.

Estos cambios también serán rastreados como variables suplementarias en este trabajo que se estructura en dos partes. Un primer apartado en el cual se propone un modelo teórico para analizar la relación entre estudiantes y TIC, focalizando en el PCI; y un segundo apartado en el cual dicho modelo es utilizado para realizar un primer acercamiento al campo y realizar una entrevista grupal que permite reconstruir las dimensiones teóricas en la práctica discursiva de los entrevistados.

Modelo teórico y metodología

Este artículo presenta un modelo teórico para indagar los modos de apropiación digital de los jóvenes estudiantes de educación media. El mismo ha sido puesto a prueba en una entrevista grupal que será presentada con sus resultados en este trabajo.

¿Qué hacen los chicos con las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación)? Parece ser la pregunta teórica que incita los esfuerzos de pedagogos, técnicos y docentes. Dentro de esta pregunta numerosos conceptos son problematizados, y es la traducción de conceptos teóricos en medidas cualitativas la compleja actividad que exige un esfuerzo del analista y muchas veces está cruzado por el sentido común presente en la escuela y la sociedad. Para avanzar científicamente y correrse de este sentido común, este trabajo toma como concepto central la apropiación digital, el cual tiene múltiples definiciones (Winocur, 2013; Morales 2009; Morduchowicz, 2012; Toboso-Martín, 2013; Lago Martínez, Méndez y Gendler, 2017, entre otros) que coinciden en destacar los procesos socioculturales de la apropiación individual de la tecnología. Este concepto se presenta como superador ya que se apoya en un nivel mayor de la brecha digital: el uso significativo de la tecnología (Selwyn, 2004) en donde los individuos “hacen propias” a las TIC, consumen, producen y le otorgan significado a las prácticas y a las TIC en si mismas.

A partir de esta propuesta se hace evidente la multiplicidad de dimensiones presentes en el concepto de apropiación digital, las cuales no pueden ser abordadas en su totalidad. Es tarea del analista centrarse en aquellas que mejor expliquen su problema de investigación, en función de la población que sea objeto de investigación (edad, características particulares, etc.), objetivos de investigación, el recorte temporal y espacial, etc.

Este trabajo se enfoca en la población de jóvenes de entre 13 y 18 años, que concurran a la escuela secundaria. Como nuestro interés está relacionado con la apropiación de las netbooks del Plan Conectar Igualdad (PCI), la muestra de estudiantes serán aquellos que cursen sus estudios secundarios en escuelas medias de gestión estatal, relacionado nuestro objetivo de investigación (las netbooks del PCI) con el universo de la muestra. Si bien el PCI se plantó como un plan integral de inclusión educativa de TIC, “el PCI tiende a ser representado como equivalente a las netbooks, desconociendo sus múltiples aspectos. Este fenómeno de sinécdoque tecnológica es mayor allí donde el PCI funciona peor y menor donde funciona mejor.” (Zukerfeld y Benítez Larghi, 2015:5) Las escuelas a ser consideradas serán de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pudiendo ser los estudiantes habitantes de otros partidos, y tienen que estar actualmente cursando.

Teniendo en cuenta el recorte realizado, las dimensiones escogidas del concepto de apropiación digital serán tres: la clase social, los consumos mediáticos y las percepciones sobre tecnología de los jóvenes. Se indagará qué relevancia tienen estas dimensiones en la trayectoria digital ya que será diferente en los diferentes momentos indagados (infancia, adolescencia, juventud).

En primer lugar la clase social será un primer acercamiento a la relación entre TIC y juventud. La clase podría ser condición de acceso a la tecnología, ya que los bienes tecnológicos están mayormente presentes en el mercado, disponible para aquellos que puedan pagarlos. Pero en este sentido, políticas públicas como Conectar Igualdad trascienden la oferta del mercado y distribuyen gratuitamente netbooks a estudiantes de toda clase social. Este tipo de políticas “equiparadoras” (en relación al mercado) obliga a introducir nuevas dimensiones para analizar el fenómeno propuesto y rechazar una perspectiva economicista que aborde las clases sociales desde el ingreso. En este sentido un primer concepto en relación al estudio de la estructura de clase sería el hábitus, la estructura que moldea prácticas en relación a la posición social del individuo (Bourdieu, 1980). Detrás de este concepto estaría la posibilidad de tipologizar las experiencias y usos de tecnología por clase (Martin Barbero, 1987:240) bajo el paradigma bourdiano de la reproducción de clase. Pero desde las primeras perspectivas funcionalistas (Parsons, 1954) los estudios de clase han virado a perspectivas relacionales (WEBER, 1964) que definen a las clases sociales focalizando en oportunidades y posiciones sociales y concibiendo a las clases relacionalmente como un sistema de mutua dependencia (Pla, 2013: 8). Nuestro análisis tomará esta perspectiva relacional.

El consumo mediático como otra dimensión será analizada desde la perspectiva de los Estudios Culturales, iniciados en la Escuela de Birmingham por Richard Hoggart (1957) en torno a la cultural obrera, hasta los estudios latinoamericanos de la década de 1980. Dentro de los estudios latinoamericanos la definición de consumo de Néstor García Canclini (1995) como “el conjunto de procesos socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productos” (García Canclini, 1995:42) -perspectiva alejada de la Bourdieu (1979) que plantea el consumo como distinción- será central para este trabajo. La afirmación de García Canclini “el consumo sirve para pensar” será una forma de acercarnos a las diferentes apropiaciones de TIC por parte de los jóvenes cuyo interés en la tecnología estaría asociado a otras lógicas grupales y de clase en relación al consumo mediático.

Finalmente las representaciones sociales de los actores involucrados (docentes, familia y estudiantes) son la tercera dimensión a explorar. A partir del modelo desarrollado por Sergei Moscovici (1961) y ampliado por Jodelet (1986) la representación social “designa una forma de pensamiento social”, se trata de procesos “individuales y colectivos, psicológicos y sociales” (Jodelet, 1986: 474). Estas representaciones sociales en relación a la tecnología permean y direccionan las prácticas sociales de apropiación de TIC y serán rastreadas a lo largo de la trayectoria digital del individuo. En este sentido “recuperar los significados de la experiencia de los sujetos es clave para entender en qué universos simbólicos se inscriben las prácticas y representaciones sobre las TIC” (Winocur, 2013: 62).

Dentro de estas dimensiones, hay tres mediadores transversales que serán abordados: la familia, el grupo de pares (amigos y compañeros) y la escuela. A partir de la conceptualización de Jesús Martín Barbero 1987: 154) podemos decir que las mediaciones constituyen la instancia cultural del consumo mediático desde la cual el individuo produce y se apropia de significados y sentidos, creando matrices culturales de lectura que operan para decodificar los discursos mediáticos. El concepto retoma la producción que los individuos realizan al consumir medios de comunicación, apropiándose del medio. Dentro de los distintos tipos de mediadores la familia resulta central ya que actúa como “situación primordial de reconocimiento” (Martín Barbero, 1987:233).

Puesta a prueba: Entrevista grupal a jóvenes

Se realizó una entrevista grupal a estudiantes de 6to año nivel secundario de la Escuela Técnica n°27 DE 18 Eduardo Latzina. El instrumento de medición fue la entrevista en profundidad, la cual por cuestiones relacionadas a la particularidad de trabajar con una población compuesta por adolescentes, algunos menores de edad.

Este apartado tiene como objetivo exponer las conclusiones de este primer estudio exploratorio, que sirva como insumo a la reformulación de hipótesis, la revisión del instrumento metodológico y el avance de la investigación.

En primer lugar los estudiantes entrevistados presentaron similares características de clase. Todos tienen smartphones (teléfonos móviles inteligentes), televisor con cable, Internet en sus hogares, consolas de juegos, acceso a servicios de televisión on demand y viven con por lo menos un familiar tutor responsable que está ocupado. Los primeros encuentros con la tecnología han sido: entre los 8 y 9 años la creación de una cuenta de Facebook, y entre los 9 y 10 años la obtención de un teléfono celular propio.

El consumo mediático es en mayor parte on demand (bajo demanda) ya sea de música (Spotify) o de contenidos multimedia (Netflix). Es poco el consumo de televisión en su formato tradicional y solo recuerdan algunas pocas veces en que miran televisión en familia.

“Tele miro cuando estoy aburrida (…) series o películas que ya vi (…) las engancho solo para hacer tiempo” Julieta (comunicación personal, s/f – 18 años -ET27)

“Alguna que otra película un domingo que no había nada para hacer (…) alguna novela furor que sea para todos, como Los Únicos” Agostina (comunicación personal, s/f– 18 años -ET27)

El consumo parece ser más individual que familiar, aunque puede ser compartido por el grupo de pares: escuchar Spotify en la escuela, mirar alguna película por Netflix con amigos, etc.

En cuanto a las percepciones individuales, los entrevistados resaltan la importancia de la tecnología en la actualidad:

“Es como complicado estar hoy en día sin saber nada de tecnología (…) quedas como aislado sino” Julieta (comunicación personal, s/f – 18 años -ET27)

“Un celular simplifica un montón de electrodomésticos en uno solo” Agostina (comunicación personal, s/f - 18 años- ET 27)

También resaltan el rol de la tecnología en sus tareas escolares: “en toda la secundaria no busqué información en un libro” Agostina (comunicación personal, s/f 18 años- ET 27)

Existe una percepción de género que se presenta como generacional: si bien los entrevistados afirman que no hay ninguna diferencia entre los usos y el manejo de tecnología entre hombres y mujeres, son muy críticos en cuanto al menor conocimiento de TIC por parte de sus madres en relación a sus padres.

Sobre la madre: “le cuesta, está más negada” “sabe pero no le interesa entonces espera que lo haga alguien más” Julieta (comunicación personal, s/f - 18 años- ET 27)

 “Mi papa usa Whatsapp mucho para trabajar porque es comerciante, usa Youtube para el rato libre, Netflix… es como la mama de Julieta” Ulises (comunicación personal, s/f - 18 años- ET 27)

“Mi mama le cuesta más el tema de la tecnología, si tiene que mandar un mail o escanear algo nos pide ayuda a nosotros, o si tiene que poner Netflix en la tele (…) y mi papa era como que lo hacía más él” Agostina (comunicación personal, s/f - 18 años- ET 27)

Hay que puntualizar que en la entrevista grupal la perspectiva masculina no está correctamente representada, ya que de 4 estudiantes solo uno era hombre. Las 3 mujeres del grupo expresaron diferencias en cuanto al uso de redes sociales, mientras que algunas comentaban que tenían varias aplicaciones para editar fotografías en sus celulares por ejemplo, otras comentaron que no tenían ninguna ya que lo usos de dichas aplicaciones no dependen del género sino que “dependen de cada persona” Gala, (comunicación personal, s/f, 17 años -ET 27).

Puntualizando sobre la netbook de Conectar Igualdad, la opinión de los estudiantes es diversa, y pareciera depender del grado de disponibilidad del dispositivo.

“No sé por qué, a nadie le anda pero a mí me anda re rápido (…) miro Netflix todo el tiempo, no pasa nada, no se me bloquea nunca… la cuido, o sea, si me faltara me dolería” Ulises (comunicación personal, s/f 18 años -ET27).

“No la pude usar porque estuvo 2 años en reparación y después andaba mal o lento (…) el procesador es muy lento y la mia particularmente anda mal, se distorsionaba la imagen” Agostina (comunicación personal, s/f, 18 años – ET 27)

Sobre el Plan Conectar Igualdad en general, los estudiantes puntualizan sus críticas en tres cuestiones principales: los bloqueos de la netbook, la inexistencia o mal funcionamiento del piso tecnológico al cual las netbooks se tienen que conectar para, por ejemplo, tener acceso a Internet, y la discontinuidad del programa con el cambio de gestión.

“Para que no se bloquee la compu se tiene que conectar al Piso Tecnológico que no está en los colegios, entonces nosotros no llevamos la compu al colegio porque no tenía sentido, no la podíamos usar Julieta (comunicación personal, s/f, 18 años -ET 27).

“La llevábamos a la escuela para desbloquearla (…) la aproveché en mi casa (…) pero nunca la usé para el colegio” Ulises (comunicación personal, s/f, 18 años- ET 27)

El uso entonces se da principalmente en el hogar, y constituye un dispositivo propio de los alumnos que suelen compartir con pares y hermanos pero no con otros adultos.

“Era mi computadora personal” Gala (comunicación personal, s/f, 17 años – ET 27)

 “Uso la de mis hermanos porque la mía está bloqueada” Agostina (comunicación personal, s/f, 18 años -ET 27)

Los estudiantes que tenían la netbook bloqueada reemplazaban el dispositivo con otras TIC, principalmente el celular. Si bien afirmaron que todas las familias podrían comprar otra computadora en caso de que no la tuvieran disponible, los jóvenes preferirían no invertir en ello.

“Tampoco me interesa mucho una computadora, porque la uso poco y nada, uso más el celular” Gala (comunicación personal, s/f, 17 años -ET 27)

“Podría manejarme con otras cosas, no sería una prioridad comprarme una computadora” Julieta (comunicación personal, s/f)

Una cuarta cuestión menos nombrada por los mismos ha sido la falta de uso en la escuela y la poca capacitación de los docentes para un aprovechamiento pedagógico de las netbooks.

La netbook entonces fue utilizada sobre todo en el hogar, y muchas aplicaciones específicas que venían cargadas en los dispositivos no fueron utilizados por los estudiantes. Al respecto una alumna comenta:

“Hay aplicaciones que ni sabía que tenía, estaba antes de ayer hablando con un profesor de cómo hacer un informe de laboratorio y me dijo que hay una aplicación en la compu de conectar para hacer cadenas orgánicas, que son cosas químicas, y que es algo que ni sabía que tenía la compu y es algo medio copado para saber cuándo haces un informe”. Julieta (comunicación personal, s/f, 18 años -ET27)

Finalmente las preguntas de la entrevista versaron sobre la incidencia del Plan Conectar Igualdad en la desigualdad de los estudiantes. Julieta, en referencia a su primaria y la entrega de netbooks Plan Sarmiento, comenta que dicha desigualdad era evidente en la escuela cuando otros alumnos

Tenían que buscar información o hacer la tarea (…) cuando estuvo mi hermano (4 años mayor), se notaba la diferencia entre quien podía tener una computadora y quien no, y cuando estuve yo como que todo estaba más equilibrado porque todos tenían la chance de tener una compu.

Estas desigualdades no eran evidenciadas en la escuela secundaria ya que todos los estudiantes afirmaron que la mayoría posee alguna computadora en el hogar. Tomando en cuenta la homogeneidad del grupo entrevistado, podría sostenerse como hipótesis que una condición de permanencia de la Escuela Técnica 27 estaría relacionada con la clase social, la posibilidad de realizar tareas de desarrollo personal extracurriculares (deportes, disciplinas artísticas, etc.) y ser estimulados a cursar un secundario técnico por influencia de sus padres u otro familiar. La elección de escuela no ha sido una elección azarosa, por cercanía a la vivienda u otras variables externas a lo académico y disciplinar. Asimismo, las 3 alumnas entrevistadas afirmaron haber concurrido al Club de Cienciaen la escuela primaria, teniendo desde pequeñas un interés en la química y una estimulación familiar orientada en ese sentido.

La conclusión de los estudiantes sobre el PCI ha sido, a pensar de las críticas, que esta política pública podría ser “una buena manera que tengan alcance a toda la tecnología” Julieta (comunicación personal, s/f, 18 años – ET 27), evidenciando nuevamente la existencia de desigualdades sociales en torno a la tecnología, por más que las mismas no sean evidenciadas en su entorno o su escuela.

Conclusión

La puesta a prueba de la metodología dio cuenta de la transversalidad de las dimensiones escogidas en la relación estudiantes y TIC. Los usos de la netbook están relacionados con el esparcimiento, y poco con la actividad escolar, laboral o académica en general. La desigualdad social en relación a la netbook es un aspecto que no ha sido muy desarrollado en las entrevistas por la homogeneidad de los entrevistados, pero no deja de ser un tópico sobre el cuál reflexionan cuando se les pregunta y asocian la entrega de la netbook con la inclusión digital, pero no para ellos sino para otros estudiantes de menor nivel socioeconómico. Finalmente el género para los estudiantes es una dimensión planteada históricamente, estando en el centro de discusión actual en la sociedad argentina las perspectivas de género se dividen en antes/ahora, manteniendo una visión crítica sobre la misma.

La apropiación digital es susceptible de ser abordada por estas dimensiones, sin embargo es menester realizar una definición aún mayor del concepto y continuar con la operacionalización de variables para acercarnos aún más a este concepto muldimensional.

Referencias bibliográficas

Bourdieu, Pierre (1980) El sentido práctico. Buenos Aires: Siglo XXI. 2007.

Bourdieu, Pierre (1979) La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. México: Taurus. 2002.

Decreto 459/10 – EDUCACIÓN – Crea Programa “Conectar Igualdad.Com.Ar” de incorporación de la nueva tecnología para el aprendizaje de alumnos y docentes. Disponible enhttp://www.conectarigualdad.gob.ar/archivos/archivoSeccion/DecretoCreaci%C3%B3nCI.pdf

García Canclini, Néstor (1995), Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización, México, Grijalbo.

Jodelet, D. (1986). La representación social: fenómenos, concepto y teoría”. En: Moscovici, S. (comp.). Psicología social II. Pensamiento y vida social. Psicología social y problemas sociales. Barcelona: Paidós.

Lago Martínez, S; Méndez, A; Gendler, M (2017) Teoría, debates y nuevas perspectivas sobre la apropiación de tecnologías digitales en Contribuciones al estudio de procesos de apropiación de tecnologías. Chubut: Ediciones del Gato Gris.

Martín Barbero, J (1987) De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, Barcelona: Gustavo Gilli

Morales, S (2009), Los jóvenes y las TIC, apropiación y uso en la educación, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba.

Morduchowicz, R (2012), Los adolescentes y las redes sociales, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.

Moscovici, S (1961) “La representación social: un concepto perdido” en El Psicoanálisis, su imagen y su público.Buenos Aires: Ed. Huemul, Buenos Aires, 1979, 2da. edición. Cap. I, pp. 27-44. 

Parsons, T. (1954). Ensayos de teoría sociológica. Buenos Aires: Paidós.

Pla, J (2013). Acerca de las potencialidades del concepto de clase para el campo de estudios de la movilidad social. Aposta: Revista de ciencias sociales, (58), 7–29.

Resolución CFE 123/10. Disponible en http://www.me.gov.ar/consejo/resoluciones/res10/123-10.pdf

Selwyn, N (2004). Reconsidering political and popular understandings of the digital divide en New Media & Society Vol 6 (3) pp 341-362. First Published Jun 1, 2004.

Toboso-Martin, M (2013), Entre el uso y el no uso de la tecnología: un enfoque discursivo de la apropiación tecnológica, Revista Intersticios, Vol. 7, N.° 2, Universidad Complutense de Madrid.

Weber, M. (1964). Economía y sociedad. Madrid: Fondo de Cultura Económica.

Winocur, R. (2013). Una revisión crítica de la apropiación en la evaluación de los programas de inclusión digital, en S. Morales y M. Loyola (comps.), Nuevas perspectivas en los estudios de comunicación. La apropiación tecno-mediática, Buenos aires, Imago Mundi.

Zukerfeld, M; Benítez Larghi, S (2015) Flujos de conocimientos, tecnologías digitales y actores sociales en la educación secundaria. Un análisis socio-técnico de las capas del Programa Conectar Igualdad. Informe final. Código de la propuesta: 01_06_33 CIECTIC

__________________________________________________

Abstract: This work proposes a methodology to address the relationship of young students with ICT (Information and Communication Technologies) from the concept of digital appropriation broken down into three main dimensions: social class, media consumption and representations around technology. This methodology is used in a pilot study in the second part of the paper, testing some assumptions and making some initial inferences about the study population and ICT in general, and with the Connect Equality Plan (PCI) in particular.

Keywords: Youth - ICT - public schools - methodology – interview - digital

Resumo: Este trabalho propõe uma metodologia para abordar a relação dos jovens estudantes com as TIC (Tecnologias da Informação e a Comunicação) a partir do conceito de apropriação digital desmembrado em três dimensões principais: classe social, consumo mediático e representações em torno da tecnologia. Esta metodologia é utilizada em um estudo piloto na segunda parte do paper, pondo a prova alguns supostos e realizando umas primeiras inferências sobre a população de estudo e as TIC em general, e com o Plano Ligar Igualdade (PCI) em particular.

Palavras Chave: Juventude - TIC - escola pública - metodologia - entrevista - digital

(*) Victoria Matozo. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social (UBA), Profesora en Enseñanza Media y Superior en Comunicación Social (UBA). Becaria Doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). 


TIC y adolescencia: conocimientos previos e indicadores de apropiación digital fue publicado de la página 173 a página177 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XL

ver detalle e índice del libro