Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Diseño en el Aula: una Alianza para el aprendizaje

Diseño en el Aula: una Alianza para el aprendizaje

Belmes, Débora

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La Universidad de Palermo propone la creación de una nueva carrera, la Licenciatura en Diseño. Esta carrera vertebra su currícula entre dos ejes básicos: el del Diseñador y el del Director de Proyectos en Diseño. La propuesta busca que los egresados posean las herramientas necesarias para interactuar con la complejidad y variabilidad que los nuevos escenarios del  mundo del trabajo portan.

Revisar y evaluar los contenidos vinculados al Diseño señala el interés de la Universidad de Palermo por sostener su lugar de privilegio no solo en términos comparativos sino también en función de sostener los estándares de calidad e innovación que desde su creación la han caracterizado.

El siglo XXI marca que los cambios epocales han atravesado todos los estamentos sociales y culturales. La tecnología, el mundo digital, la velocidad, la evanescencia de algunos artefactos y conceptos, la globalización y la comunicación, entre otros, transforman de manera permanente nuestro hacer cotidiano. Las prácticas de la enseñanza y del aprendizaje, en este sentido, y como parte del mundo socio-cultural no se encuentran exentas  de revisión y evaluación.

En primer término, pensar una currícula académica implica organizar una serie de contenidos y prácticas en función del logro de ciertos resultados. El paper propone una carrera que permita formar profesionales capacitados desde una perspectiva integral que abarca desde la creación de productos hasta el liderazgo de proyectos.

Contenidos fundamentales, tiempos, docentes y alumnos conforman los elementos necesarios para que estas propuestas puedan convertirse en acciones. Es claro que el modelo planteado busca que los egresados logren construir su propio repertorio de competencias y habilidades.

En segundo lugar, es importante que reflexionemos sobre un segundo punto que, como señalé en otras oportunidades, se encuentra representado por el espacio denominado aula. Desde mi punto de vista, el aula es el lugar privilegiado, donde se cruzan y se visibilizan las variables que conforman las acciones fundamentales del hacer universitario. El aula es el territorio donde los discursos y las prácticas se encuentran y donde los actores (docentes y alumnos) desarrollan sus acciones.

Este espacio de encuentro, se produce dentro de una trama institucional que a su vez modela sus posibilidades, habilitando ciertas propuestas y postergando otras. La pregunta acerca de qué docentes queremos y qué alumno buscamos es constante.

El aula es un espacio de transmisión, qué se transmite y entre quiénes es la cuestión. Vayamos al primer aspecto: espacio de transmisión. Las vías para acceder al conocimiento son múltiples y ya no están restringidas al mundo de las instituciones educativas ni a su formato académico. El sujeto actual necesita nuevas competencias que no se agotan en la extensión y/o profundización de los contenidos. Competencias que les permitan habitar y lidiar con el mundo contemporáneo. No es que el docente haya perdido su lugar pero si exige su revisión y replanteo.

En términos generales podría señalar que la transmisión debe ser pensada como una alianza que permita la construcción y el intercambio de experiencias. Una alianza entre sujetos que desde sus diversas posiciones puedan “saber hacer con el otro”, “producir con otros”, “aprender con otros”.

El aula, además de constituir un lugar físico posee también una carga imaginaria donde se entrecruzan los supuestos que sus partícipes portan. Desde los alumnos ciertas ideas asociadas a recibir algo que no se tenía y que más allá de las motivaciones singulares implicará ciertos movimientos y afectos que podrán variar desde el interés y la curiosidad hasta el aburrimiento y el hastío. Los docentes por su parte, no se encuentran con los alumnos para los cuales fueron formados ni tampoco resultan tan interesados ni dóciles en seguir un aprendizaje lineal e incluso a veces, un poco antiguo. El cruce de expectativas es inevitable, pero a la vez se encuentra complejizado por la velocidad de los ritmos contemporáneos, donde la promesa de satisfacción inmediata choca con los modelos educativos cuyos procesos requieren otros tiempos y cuyos resultados no resultan prontamente visibles. El aula implica un trabajo en presente pero su horizonte es el futuro.

Podría señalar que cuando propongo la idea de alianza pienso en un “aprender haciendo” a partir del encuentro y el trabajo con los otros que componen el aula (docentes y alumnos). Un aula pensada como un espacio que trasciende lo físico. Entendida como un espacio favorecedor de intercambios, donde la curiosidad, la iniciativa y la consideración hacia el semejante se entrecruzan en una trama sostenida en el aval de la institución académica. Trama que no tiene existencia sin la incorporación de nuevos conocimientos cuyos hilos tejen y habilitan el trabajo con lo desconocido, la resolución de problemas y la producción de nuevos sentidos.

Queda un último aspecto a plantear con respecto al planteo vinculado al perfil docente. ¿Qué docente buscamos hoy? ¿Quiénes son docentes hoy? No es esta propuesta el lugar para desplegar tan compleja reflexión pero creo que es inevitable que revisemos estas cuestiones pues los docentes son actores irremplazables en la institución educativa (por lo menos como la pensamos hoy). Una nueva propuesta educativa requiere también un liderazgo áulico acorde que permita plasmar las propuestas académicas en prácticas concretas. En este sentido, creo que la universidad debe sostener acciones vinculadas al apoyo y promoción del trabajo creativo de los docentes y el sostenimiento de la investigación académica con la mirada puesta no solo en la producción de novedades sino también en su participación e implementación de acciones concretas en su entorno social. 


Diseño en el Aula: una Alianza para el aprendizaje fue publicado de la página 25 a página27 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro