Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Licenciatura en Diseño. Dominio de lo técnico y atención a lo comercial para enfrentar los desafíos emergentes

Licenciatura en Diseño. Dominio de lo técnico y atención a lo comercial para enfrentar los desafíos emergentes

Katz, Ariel

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La creación de la carrera de Licenciatura en Diseño por parte de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, tiene el potencial de incorporar un programa que busque formar profesionales como un perfil generalista. Referirse al enfoque general de esa carrera de ninguna forma implica definirla de una manera poco específica. Tiene más que ver con la necesidad de responder a las necesidades de los futuros egresados que seguramente requerirán enfrentar desafíos profesionales complejos, cambiantes, cada vez más globales, y seguramente menos identificados de manera unívoca con una sola orientación específica del diseño.

A partir de su punto de vista multifacético, el Licenciado en Diseño puede constituirse en un agente de innovación, interpretando de manera amplia y tomando partido de las nuevas tendencias del mercado con una mirada técnica multidisciplinaria.

En este punto, es relevante destacar que innovación puede definirse como el producto entre invencion y comercialización. Esta definición fue propuesta por Bill Aulet (2017), conocido referente en temas de innovación y de entrepreneurship. Se desprende entonces que:

Innovacion = Invención x Comercialización

La fórmula utiliza un producto (y no una suma), ya que si existiera invención pero no pudiera comercializarse, no existiría innovación. De manera opuesta, se puede tomar un invento realizado por un tercero y con adecuada comercialización, convertirlo en una innovacion en el mercado. Abundan los ejemplos al respecto, sin embargo, exceden los alcances del presente escrito (p. 8 - 9).

Aulet (2017) señala que “la capacidad de comercializar un invento es necesaria para que haya una autentica innovacion. Por lo tanto, un emprendedor es sobre todo un agente de comercialización” (p. 9). De esa forma, queda explicitada la necesidad de un enfoque práctico que incluya la comprensión de amplia variedad de problemáticas relacionadas no solo con el diseño y la tecnología, sino tambien con el mundo de los negocios y lo respectivo a las nuevas tendencias y problemáticas emergentes globalmente. Comenta tambien que “la innovacion no se limita a la tecnología, ya que puede venir de muchos sitios: de la tecnología, de los procesos, del modelo de negocio, de la forma de posicionarse, entre otros” (p. 9). Es esa multidisciplinareidad que va a caracterizar al Licenciado en Diseño la que pueda darle una mirada técnica en los diferentes campos de diseño, integrando esos conocimientos con las tendencias sociales, de consumo y comercializacion, de cuidado medioambiental y otras, de manera de afianzar a ese profesional en su rol de agente de innovación.

Extendiendo los limites de lo señalado anteriormente, la actuación profesional del Licenciado en Diseño no tiene porqué estar limitada a las iniciativas emprendedoras, sino que su contribución puede también ser trascendente en la vida corporativa. Por un lado, la capacidad de interpretar y actuar sobre el entorno desde un punto de vista amplio, trascendiendo las fronteras disciplinares puede constituir una competencia apreciada en el mundo corporativo. Por otro lado, la capacidad emprendedora es de creciente valor para las empresas, sobre todo para las de base creativa, haciendo que el fenómeno del intrapreneurship sea de creciente reconocimiento y valoración. Mair (2005) afirma que el comportamiento emprendedor es vital para cualquier tipo y tamaño de organización y que en las últimas décadas, muchas empresas tradicionales y de gran tamaño vienen incentivando el intrapreneurship en todos sus niveles jerárquicos (p. 49).

En lo que respecta al rol multidisciplinario y el aporte de los diseñadores en la creación de negocios, Luzardo, A., De Jesús, D. y Pérez Kenderish, M. (2017) indican:

En la actualidad, los creativos rompen los patrones con la aparición de empresas que revolucionan el mundo como Airbnb o Spotify. Estas cuentan con equipos y liderazgos de una naturaleza diferente a la conocida hasta hoy. Uno de los elementos más llamativos es el protagonismo del diseñador como fundador o cofundador de muchas de estas empresas. En Silicon Valley, según el Design in Tech Report, en los últimos 10 años más de 27 empresas cofundadas por diseñadores han sido adquiridas por compañías como Google, Facebook, Adobe, LinkedIn, Dropbox y Yahoo, Accenture, Capital One, BBVA, McKinsey & Co. Estas han originado miles de millones de dólares en valor y han despertado el interés de grandes corporaciones e inversionistas, que ahora ven con otros ojos las capacidades de estos creativos. (p. 13).

En los ejes propuestos para la nueva carrera se proponen al diseño, los negocios y a la tecnología digital. Si bien no existe duda sobre la necesidad de los dos primeros, se plantea que el tercero pudiera ser parte de un grupo de tópicos sobre los cuales los estudiantes pudieran decidir orientar su carrera, visto que cada uno de ellos incluye una cantidad importante de contenidos. La cantidad de tópicos podría ser reducida e incluir grandes temas tales como la tecnología, el cuidado medioambiental, las tendencias de consumo, entre otras. Esta elección podría traer consigo el desafío de una frecuente actualización de contenidos, pero traería como resultado la posibilidad de ofrecer el acceso a un mayor nivel de diferenciación profesional. Es relevante aclarar que tal diferenciación podría no construirse sobre una serie de técnicas profesionales, sino que en base a la atención de una determinada problemática que atraviesa de manera general al ejercicio del diseño.

Tomando por ejemplo un potencial tópico relacionado con el cuidado medioambiental, podemos encontrar una vinculación amplia y directa con el campo del diseño, atravesando los comportamientos disciplinares del mismo. Tal como afirman Sheffi y Blanco (2019), “el diseño e ingeniería que consideren el medio ambiente pueden reducir los impactos del abastecimiento, manufactura, uso y descarte del producto” y, luego comentan que “a partir de finales del siglo XX, muchos diseñadores e ingenieros de producto enfrentaron un desafío más: Mitigar los impactos ambientales reduciendo la huella, emisiones, desperdicios y toxinas de los materiales”. (p. 215). Se plantea entonces que la sustentabilidad es un objetivo que crecientemente se agrega a los tradicionales de toda empresa, pudiendo muchas veces entrar en conflicto con otros objetivos del negocio. Tiene implicancias muy importantes en todas las áreas funcionales, sobre todo en las relacionadas con el diseño.

Como ejemplo adicional, si tomásemos otro potencial tópico que se relacione con las tendencias de consumo, fácilmente se pude recurrir a una muy amplia diversidad de temas que emergen, tal vez más allá de lo netamente coyuntural. A título ilustrativo, se menciona la creciente relevancia de los pequeños formatos comerciales en los países emergentes y en las denominadas megaciudades, realidad que persiste de manera consistente, más allá de la presencia de grandes formatos de venta minorista. La relevancia de esta tendencia es analizada con gran detalle por Fransoo, Blanco y Mejía Argueta (2017). Podrían también señalarse los aspectos relacionados al aumento de la esperanza de vida y los efectos del envejecimiento de la población mundial, los cuales traerán gran cantidad de desafíos y oportunidades en lo que respecta al mundo de los negocios y sin dudas al del diseño. Su relevancia, incluyendo por supuesto a lo que diseño se relaciona, es explicitada por Coughlin (2017).  

Se desprende de los casos mencionados que se pudiera trabajar con tópicos que contengan ejes temáticos que representen problemáticas a muy largo plazo y que puedan estar presentes durante una importante parte de la vida profesional de los futuros graduados, manteniendo además cierto nivel de estabilidad en los contenidos de la carrera.

En definitiva, el Licenciado en Diseño podría ser un profesional que tenga su campo de acción de manera amplia en la denominada economía naranja. Luzardo, A., De Jesús, D. y Pérez Kenderish, M. (2017) resaltan que:

La creatividad como motor de innovación puede contribuir a la diversificación como herramienta necesaria para contar con una economía competitiva a nivel mundial basada en el conocimiento. Una de estas áreas de desarrollo es la denominada economía naranja, es decir, el conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios, y cuyo valor puede estar basado en la propiedad intelectual. (p. 5).

Consecuentemente, un profesional con capacidades en varias disciplinas del diseño, con dominio de los aspectos de negocios y preparado para accionar sobre las tendencias y problemáticas emergentes en tanto en la actualidad como en el futuro, ajustará su desempeño a los retos que la economía naranja plantea, siendo un agente de innovación.

Luego de contar con la debida claridad respecto al perfil profesional al que se apunte y habiendo definido los contenidos y alcances del nuevo programa académico, se planteará la necesidad de encontrar la manera correcta de comunicar la nueva oferta a los potenciales interesados. A este respecto, es importante valerse de conceptos relativos a la diferenciación con los programas de diseño temáticos tradicionales, presentes en la oferta académica de la Institución. Reviste importancia la valorización de los nuevos espectros de actuación profesional y desafíos que un mundo cada vez más globalizado y con menos barreras interdisciplinares plantea.

Referencias

Aulet, B., y Del Pino, R. (2017). La disciplina de emprender: 24 pasos para lanzar una startup exitosa (Tercera). Madrid: LID.

Coughlin, J. F. (2017). The longevity economy: Unlocking the world’s fastest-growing, most misunderstood market (First edition). New York, NY: PublicAffairs.

Fransoo, J., Blanco, E., y Mejía Argueta, C. (2017). Reaching 50 million nanostores: Retail distribution in emerging megacities. CreateSpace Independent Publishing Plattform.

Luzardo, A., De Jesús, D. y Pérez Kenderish, M. (2017). Economía Naranja. Innovaciones que no sabías que eran de América Latina y el Caribe. Banco Interamericano de Desarrollo. Recuperado de https://publications.iadb.org/publications/spanish/document/Economía-naranja-Innovaciones-que-no-sabías-que-eran-de-América-Latina-y-el-Caribe.pdf

Sheffi, Y. y Blanco, E. (2019). Equilibrio Verde, cuando incorporar la sostenibilidad en los negocios (y cuándo no). 1ra. ed revisada. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Temas Grupo Editorial. 


Licenciatura en Diseño. Dominio de lo técnico y atención a lo comercial para enfrentar los desafíos emergentes fue publicado de la página 29 a página31 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro