Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. La conexión es la llave

La conexión es la llave

Spina, María Laura

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

 Considerando las diversas ideas emergentes del Primer Plenario 2019 surge la propuesta de crear una nueva Licenciatura en Diseño, dando lugar así a un nuevo espacio de formación universitaria que responda a las demandas del mundo actual.

Hoy se habla del “mundo VICA” (traducción al castellano del acrónimo inglés VUCA): un mundo Volátil (V), Incierto (I), Complejo (C) y Ambiguo (A). Estas variables, sumadas a la velocidad y aceleración con que se dan los cambios, obligan, al menos, a re-pensar en nuestro caso, el Diseño.

Emerge así la necesidad de un diseño más amplio, abarcativo y generalista.

¿Y cómo debería ser el futuro egresado? Lo imagino, a priori, con mayor orientación al emprendedorismo o hacia una inserción empresaria– institucional.

Este mundo caótico, en donde el cambio constante es el nuevo equilibrio pide a todo profesional el desarrollo de nuevos skills.

Podemos tomar la analogía del surfer quien desarrolla muchas de las habilidades necesarias hoy: es flexible, se adapta a múltiples factores (clima, temperatura del agua, condiciones del mar, otros); maneja la incertidumbre y sus emociones (no sabe cómo vendrá la próxima ola, ni qué hay debajo de su tabla); observa, escucha, procura tener la “gran foto” (el horizonte, el cielo…no solo su metro), a veces surfea solo, otras en grupo.

Dejando la tabla de lado, imagino al nuevo egresado en Diseño como un profesional sociable, curioso, que va hacia las cosas, se lidera, no tiene todas las respuestas, trabaja en equipo, las co-crea con otros de modo colaborativo, es generador de diálogos y sanos debates. Tiene una mirada de posibilidad, aún en la mayor incertidumbre. Tolera y valora el error, lo considera parte del proceso. Domina la tecnología pero esta no lo domina a él ni a sus vínculos. Sus conocimientos deben ser amplios en todo sentido: no solo conocimientos técnicos y académicos, sino de la propia naturaleza humana.

En este mundo loco en donde hay sobredosis de información y avances tecnológicos, la conexión con el otro es la gran llave. Empatía, escucha, un diseño que, de tan centrado en el usuario y su experiencia, se adelante a necesidades latentes. Se necesita gente con la habilidad emocional que ninguna máquina ni sistema pueda superar. Se deberá hacer foco en las habilidades blandas del propio ser humano, las cuales serán un perfecto complemento de los conocimientos académicos adquiridos.

Frente a un contexto tan extraordinariamente dinámico y cambiante, este profesional debe poseer la habilidad individual para reorganizar prioridades, aplicar nuevos conocimientos a las formas de trabajar, ajustar los esfuerzos a las tareas, anticiparse a los obstáculos, tener visión  que tenga sentido para el mundo donde se insertará, pensar de manera local y actuar de manera global, saber manejar situaciones difíciles o turbulentas  y cumplir con los tiempos pautados y esperados.

Este nuevo perfil de diseñadores conoce y domina los procesos de Diseño de cada Diseño (Indumentaria, Gráfico, Industrial, Interiores, etc.) e incorpora conocimientos de otras áreas (Sociología, Psicología, Gestión, Antropología, Economía, Tecnología, Planificación de procesos, etc.).

Considero que este egresado atravesaría una experiencia única si sumara a sus conocimientos específicos del mundo del diseño, otras temáticas orientadas al desarrollo de nuevas habilidades que le permitan no solo sobrevivir en este mundo VICA, sino sobre todo agregar valor desplegando su potencial. Con excepción de la naturaleza, todo, absolutamente todo lo demás está diseñado… Gran desafío el que, todo diseñador,  tiene por delante!

Invito a la reflexión respecto de cómo, nosotros mismos desde el rol de cuerpo docente en conjunto con el Consejo Asesor estamos diseñando el futuro de esta carrera. ¿Para qué mundo estamos preparando a los egresados? ¿Qué estarán en condiciones de saber hacer una vez que les entreguemos su diploma? ¿En dónde y cómo estamos colaborando al desarrollo de habilidades más blandas? ¿Cómo colaborar, como docentes, en la comprensión y entendimiento de los valores personales y ajenos de los egresados? ¿En qué aspectos / ámbitos de la currícula actual vemos el futuro y en cuáles ya no?

Ese es nuestro desafío.


La conexión es la llave fue publicado de la página 34 a página34 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro