Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. ¿Qué traemos al aula?

¿Qué traemos al aula?

Vidal, Sofía Antonella

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: En el siguiente ensayo el tema principal a desarrollar es la crítica y reflexión acerca de lo que un profesor trae al aula al momento dar clases. También se analiza qué cosas suceden dentro del aula y qué repercusiones podrían tener en los alumnos.

Palabras clave: Profesor – aula - alumno - pedagogía - conocimiento - crítica – metodología - educación



Desarrollo

El tema seleccionado para este ensayo se genera a partir de la siguiente pregunta de investigación, tal como lo indica el título ¿Qué traemos al aula siendo docentes? El cuestionamiento surge a partir de una crítica necesaria de repensar que cosas suceden explícitamente e implícitamente cuando un profesor ejerce su profesión en el aula.

Para abordar el tema, primeramente es necesario definir a qué se llama aula comunmente. Para Carina Kaplan (1992) un aula escolar es aquella donde hay un maestro, una serie de alumnos distribuidos en el espacio y donde está sucediendo algo de un modo particular.

Un profesor es una figura institucional, reconocida y autorizada de la práctica pedagógica que posee cierta autoridad frente a su alumnado lo que genera una relación de asimetría en el mundo escolar. Es por esto, que, al ser considerado un emisor legitimado, debe tener muchísima cautela en lo que dice o hace ya que va a tener mucho peso sobre sus alumnos, y en consecuencia la posibilidad de afectarlos tanto para bien como para mal.

Si bien es verdad que un profesor al entrar en un aula trae consigo una mochila de sentimientos, expectativas, incertidumbres e ilusiones con respecto a como será su clase y su alumnado a lo largo de su cursada, también es cierto que entran con él esquemas y concepciones individuales que condicionan al docente acerca de cómo visualizar el mundo escolar y el de los alumnos, interviniendo y modificando las construcciones de representaciones acerca de ellos.

Al ingresar un maestro al aula se halla con una serie de personas a las que no conoce.

El conocimiento, que requerirá de tiempos diferentes con cada uno, es construido en base a sus propios esquemas y apreciaciones personales. Es por esto que cada relación profesor - alumno se verá afectada por esta subjetividad.

Podemos decir entonces que el docente construye representaciones acerca de sus alumnos a partir de las propiedades que `objetivamente´ los caracterizan, pero estas representaciones simbólicas no son una simple constatación de las mismas ya que en la construcción de representaciones interviene la subjetividad del maestro sea, su propio sistema de predisposiciones y esquemas de percepción y valoración que son el resultado de toda su experiencia vital previa. (Kaplan, 1992, p.26)

Las clasificaciones y expectativas que desarrollen los maestros de sus alumnos son eficientes mientras no sean develadas. Hacerlas visibles podría tener un efecto transformador y alterar de algún modo el trato entre ambas partes. Bourdieu (1982) sostiene que “los actos de nombramiento por parte del docente tienen un propósito performativo”, esto quiere decir, que son actos que están fundamentados socialmente haciéndole entender a alguien que tiene tal o cual cualidad, y por ende, tiene que comportarse de acuerdo a ella.

Es importante recordar que los chicos comienzan a formar conceptos de sí mismos y a favorecer la autoestima a través de las expectativas que les transmiten y que creen que sus maestros tienen de ellos.

Retomando la pregunta problema se puede ratificar que al aula ingresan con el docente una cierta cantidad de supuestos. Se cree que por explicar el receptor está capacitado para entender, que la estrategia utilizada en la enseñanza es la correcta, y que si estos objetivos no se logran, en general, se considera que el alumnado es el que no está en condiciones. Erroneamente se considera que dicho problema deriva de contextos externos como condiciones familiares a la que se pertenece, características psicológicas que posee, o capacidades cognitivas, pero responsabilizarlos como la única explicación de los fracasos escolares es no querer ver la realidad y evitar la autocrítica de la enseñanza y sus tácticas.

Si bien es cierto que cada docente representa un conjunto integrador de conocimientos y saberes disciplinares y didácticos determinados que le brinda la capacidad de enseñar, también es innegable que no todos parecieran saber aplicar las estrategias de enseñanza correctas. Para lograr que los alumnos aprendan realmente, es necesario evitar conocimientos rituales, es decir artificiales, de memoria, donde el conocimiento ingresa pero no puede ser evaluado, explicado ni cuestionado. Por lo general lo recuerdan por un tiempo necesario para aprobar los exámenes. El conocimiento debe construirse, no transmitirse. Bain (2007) declara que el desafío que tienen los profesores para que sus alumnos aprendan es estimularlos a que construyan nuevos modelos mentales para lograr aprendizajes profundos.

Por lo general para conseguir esta hazaña los estudiantes deben 1) enfrentarse a una situación en la que su modelo mental no funcionará (es decir, no les ayudara a explicar o hacer alguna cosa); 2) asegurarse de que funciona lo suficientemente mal como para tener que detenerse y necesitar esforzarse con el asunto en cuestión; 3) ser capaces de manejar el trauma emocional que en ocasiones acompaña al desafío de creencias mantenidas en el tiempo. (Bain, 2007 p. 39)

Bain agrega que para que esto suceda es necesario desafiar intelectualmente a los estudiantes, es decir, presentarles una situación en la que sus modelos mentales existentes producirán expectativas fallidas y así ocasionar replantearse que creer en lo que sea que crean puede ocasionarles dificultades.

Lo ideal sería que cada maestro logre crear del aula un lugar constructor de ideas; que en lugar de evitar el error y verlo como algo negativo, se lo promueva como herramienta de aprendizaje. Además, sería muy provechoso, como agrega Bain, que los estudiantes reciban preguntas para facilitar en descubrir cuáles fueron sus errores, en lugar de decirles que están equivocados y brindarles la respuesta correcta. Lograr con ayuda que los estudiantes sean capaces de obtener información, desarrollar su capacidad de comprenderla y aprender a utilizarla para resolver problemas, sería lo óptimo de un aula escolar.

Es muy necesario saber que las preguntas son cruciales para que esto suceda. Bain manifiesta que “las preguntas desempeñan un papel esencial en el proceso de aprendizaje y en la modificación de los modelos mentales. Las preguntas nos ayudan a construir conocimiento” (2007, p.42). Asimismo, los elogios y ánimos pueden estimular el interés y lograr una retroalimentación positiva.

A modo de cierre se puede concluir que cuando un profesor ingresa al aula trae con él muy comunmente expectativas del alumno ideal creado por la sociedad. Si los alumnos no cuadran con dicha caracterización se considera que son ellos los que no están en condiciones de aprender debido a contextos externos, pero no se toma en cuenta que las estrategias de enseñanza elegidas por el profesor no funcionan con todos de la misma manera y es por esto que cada profesor debería replantearse todo el tiempo su modo de enseñar.

Referencias Bibliográficas

Bain, K. (2007) Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Valéncia.

Kaplan, C. (1992) Buenos y malo alumnos. Descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique Didáctica

Bibliografía

Bain, K. (2007) Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Valéncia.

Bruner, J. (1987) La importancia de la educación. Barcelona: Paidós Educador.

Bruner, J. (1997) La educación, puerta de la cultura. Madrid: Aprendizaje Visor.

Kaplan, C. (1992) Buenos y malo alumnos. Descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique Didáctica

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: In the following essay the main subject to be developed is the criticism and reflection about what a teacher brings to the classroom when teaching. It also analyzes what things happen in the classroom and what repercussions they could have on students.

Keywords: Teacher - classroom - student - pedagogy - knowledge - critique - methodology – education

Resumo: No seguinte ensaio o tema principal a desenvolver é a crítica e reflexão a respeito do que um professor traz ao sala de aula ao momento dar classes. Também se analisa que coisas sucedem dentro da sala de aula e que repercussões poderiam ter nos alunos.

Palavras chave: Professor - sala de aula - aluno - pedagogia - conhecimento - crítica - metodologia - educação


Sofía Antonella Vidal. Diseñadora Textil y de Indumentaria (Universidad de Palermo)


¿Qué traemos al aula? fue publicado de la página 95 a página97 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro