Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. La incorporación de las tecnologías en la clase universitaria como motor de los aprendizajes significativos

La incorporación de las tecnologías en la clase universitaria como motor de los aprendizajes significativos

Pérez Rech, Romina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: El valor de incorporar tecnología en el aula, en los espacios universitarios, con el propósito de enriquecer la propuesta pedagógica por parte de las cátedras. Comprender la importancia de su implementación a fin de superar modelos clásicos y bancarizados de educación y como herramienta que permite impulsar el intercambio y aprendizaje significativo en los estudiantes.

Palabras clave: Tecnología – tecnofobia – tecnofilia – aprendizajes significativos – universidad – inclusión genuina

[Resúmenes en inglés y portugués en la página 120]

_______________________________________________________________________

 Fecha de recepción: junio 2019

Fecha de aceptación: agosto 2019

Versión final: octubre 2019

Introducción

Siglo XXI, año dos mil dieciocho, parecería ilógico, incluso utópico, pensar el día a día despojado de la tecnología. Tecnología que rodea a las personas, que las convoca, de la cual dependen para muchas de sus actividades diarias. Las tecnologías forman parte del mundo desde hace mucho tiempo. Ahora bien, ¿Qué se entiende por tecnología? Este ensayo se referirá a las tecnologías de la información y comunicación, o más conocidas como las TIC, las cuales han sido el eje de muchas problemáticas estudiadas por varios autores a lo largo de los últimos tiempos y siguen siendo foco de atención.

Retomando el pensamiento inicial, las TIC por varios motivos aún no se encuentran presentes en todos los espacios de aprendizaje, y en los que sí lo están su inclusión no tiene la misma finalidad. Este ensayo se propone reflexionar sobre la importancia de incluir las TIC de manera genuina en los espacios universitarios. Genuinamente, según el término de Mariana Maggio (2011) es decir con sentido y con una intención superadora. La idea de toda iniciativa pedagógica nueva es que sea enriquecedora, superadora a propuestas anteriores, permitiendo en este caso, utilizar el potencial de una determinada o determinadas TIC a favor de generar estrategias de enseñanza que favorezcan los aprendizajes significativos de los estudiantes.

En la primer parte del ensayo se abordarán algunos aspectos del modelo tradicional de enseñanza así como la concepción tecnófoba de la tecnología. En una segunda parte, en contraste se hará alusión a la concepción tecnófila, rescatando conceptos de varios autores a favor de incorporar la tecnología en los espacios educativos hacia los fines propuestos por el ensayo. Al final se concluirá el ensayo con una reflexión invitando a los docentes a repensar sus prácticas con respecto al uso (o no) que está haciendo de las TIC.

Primera parte: Los modelos tradicionales de enseñanza y la tecnofobia en las aulas

Al pensar en los modelos tradicionales de enseñanza no es extraño que aparezca el ejemplo del profesor de pie dictando o dando un discurso y los estudiantes sentados escuchando con atención, anotando todo lo que su profesor dice, tal como ilustra la película Los cuatrocientos golpes. Si bien esta película ya tiene sus años, parte de lo que se muestra sigue replicándose en algunos espacios educativos.

Estos modelos responden a una visión bancaria de la educación, en donde según Freire, “el conocimiento es impartido por el educador y depositado en la mente de sus educandos, considerando a los primeros como los únicos poseedores del saber” (2008, p.73).

Sin embargo, a lo largo de las últimas décadas se ha percibido en el ámbito educativo algunas tendencias que llevaron a cambiar en algunos entornos, los modelos tradicionales y enciclopedistas de enseñanza por otros menos unilaterales, que permiten un mayor protagonismo del estudiante en la producción de conocimientos, nuevas estrategias que ponen énfasis en la resolución de problemáticas, el trabajo colaborativo y en el aprender haciendo, como el aula - taller, posibilitando con ello aprendizajes significativos.           

Parecería que pese a estos avances en materia didáctica y pedagógica, aún persiste en algunos de dichos entornos características tecnófobas, es decir, un aparente temor hacia la inclusión de nuevas tecnologías. Esto puede acontecer por varios motivos, entre ellos, porque se cree que “las nuevas tecnologías generarán circuitos diferenciados para los que pueden acceder a ella y niegan su incorporación sin entender su carácter privilegiado para la información y la comunicación” (Litwin, 2012, p.2). En respuesta a esto, por un lado es cierto que por temas de conectividad y de recursos no todos los entornos universitarios puedan hacer empleo de la tecnología o de la misma forma. En caso de existir la posibilidad de integrarlas a los proyectos educativos, las tecnologías no deberían percibirse como enemigos dentro del aula, y mucho menos excluirse. Tampoco la idea es emplearlas por el solo deber.

Segunda parte: Entornos tecnófilos vs. Inclusión genuina de la tecnología

En el otro extremo, encontramos entornos universitarios fanáticos del empleo de la tecnología, al punto de volverse tecnófilos, empleando herramientas de información y dispositivos sin justificación alguna, ni brindan siquiera un gran aporte didáctico y superador a los modelos tradicionales de enseñanza. Por ejemplo, incluyendo en la parte explicativa de la clase un Power Point con la misma información que el estudiante apuntaría de haber sido escrita por el profesor en el pizarrón (Litwin, 2012, p.5).

Como se destaca en un principio la idea es incluir la tecnología como una aliada que propicie mejoras en los escenarios de enseñanza-aprendizaje. En este último caso ilustrado no ocurriría. La tecnología debería pensarse no como una herramienta más dentro del combo que se incluye al diseñar nuestras clases, sino como aquella que impulse estrategias de enseñanza enriquecedoras.

En el ejemplo citado la inclusión de la tecnología, aludiendo a los términos de Maggio (2012), lejos de ser genuina, parecería más efectiva. Se utiliza porque existe la herramienta y porque se cree que puede ser una innovación, pero realmente no lo es. Para que la inclusión sea genuina debe existir un valor agregado como resultado de su incorporación, además, debería estar correctamente justificado su empleo. La inclusión genuina también implica que las clases son inconcebibles sin las TIC, dado a que los mismos docentes son los que reconocen que no pueden enseñar sus materias aisladamente de las tecnologías que favorecieron desarrollos en ámbitos no docentes de la profesión enseñada.

Por otro lado, la tecnología debería verse como una gran oportunidad para facilitar la expansión del aula (Maggio, 2012), generar acción y motivación, propiciando la conectividad entre los estudiantes y docentes a fin de generar trabajos colaborativos en línea, que permitan seguir construyendo conocimientos y amplíen sus esquemas mentales, atributos no menores si se piensa en una superación del modelo tradicional de enseñanza. Esta idea de aula expandida es analizada también por Lion (2015) bajo el término aulas porosas haciendo hincapié en que gracias al uso de la tecnología hoy ya no hay un afuera y adentro del aula, sino que debido a su permeabilidad, docentes y estudiantes siguen conectados y realizan actividades, por ejemplo los docentes buscan material didáctico para sus clases, y los estudiantes piensan sobre sus tareas.

A raíz de todo lo expuesto hasta el momento cabe preguntarse ¿Por qué aún se cuestiona el uso de la tecnología en el aula? Teniendo como ejemplo otros ámbitos en donde ya se aplica y resulta beneficiosa, su inclusión en los espacios de aprendizaje debería ser natural, más cuando son los propios estudiantes quienes se valen de ella, por ejemplo a través de los grupos de Facebook o Whatsapp para conectarse con sus compañeros por temas de estudio. Asimismo la tecnología según Lion (2015) es muy propicia para generar estrategias que interpelen los saberes y la cognición de los estudiantes a través de tareas no sencillas, resolución de problemas y casos complejos, lo cual permite, conforme se ha planteado desde un inicio, superar los modelos bancarizados de educación, y lograr un aprendizaje significativo.

Conclusión

Claro está que la tecnología ha de incorporarse en las aulas tarde o temprano. De hecho, ella ya forma parte quiérase o no de los entornos educativos. La mayor parte de los jóvenes cuentan con un celular, y en ciertos casos, dependiendo la materia, hasta con una tablet o notebook. El no incluirla es negar su existencia, lo cual imposibilita ver todo lo bueno que ella puede proveer dentro de las estrategias de enseñanza que tienen los docentes.

Está en cada cual verlas como enemigas o amigas. Ante este panorama en el que la tecnología parecería colarse en todos lados, es preferible tomarlas como aliadas. Incluirlas, pero con un propósito: re-significar las clases, potencializarlas. Si se tienen clases muy tradicionales utilizarlas a favor de que esas clases sean más novedosas, colaborativas y menos unilaterales, y, si las clases ya han superado el modelo enciclopedista, toman al estudiante como centro, favorecen la reflexión y participación en la construcción colectiva del conocimiento, que la tecnología sea ese as bajo la manga que haga la diferencia de la clase respecto a las otras que dadas anteriormente. Que favorezca la mejora continua en las propuestas didácticas del docente.

Asimismo, hay que reconocer que incluir la tecnología implica grandes desafíos tanto para los docentes como para los estudiantes, en este contexto cada cual deberá preguntarse si está dispuesto a tomarlos.

Referencias Bibliográficas

Charlote, G. (productor) y Truffaut, F. (director). (1959). Los cuatrocientos golpes [Cinta cinematográfica]. Francia: Les Films du Carrosse. Sédif Productions.

Freire, P. (2008). La Concepción Bancaria de la Educación y la Concepción problematizadora. En Pedagogía del Oprimido. Buenos Aires. Siglo XXI.

Lion, C. (2015, Noviembre, 17). Hablando de TIC en la educación superior. Entrevista a la Dra. Carina Lion. [Instituto de Educación - Universidad ORT Uruguay]. [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=h2SVn_YWBLg&t=12s.

Litwin, E. (s.d) Las nuevas tecnologías y las prácticas de la enseñanza en la universidad. Recuperado el 28/07/2012 de http://www.litwin.com.ar/site/articulos2.asp.

Maggio, M. (2012, Octubre, 2012). La clase universitaria re-concebida. [CITEP-UBA]. [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=DADwxRXDRR8.

Maggio, M. (2012). La tecnología educativa en perspectiva. En Enriquecer la enseñanza: Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Buenos Aires, Argentina. Editorial Paidós.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.

__________________________________________________

Abstract: The value of incorporating technology in the classroom, in the university spaces, with the purpose of enriching the pedagogical proposal on the part of the chairs. Understand the importance of its implementation in order to overcome classic and banked models of education and as a tool that allows to promote exchange and meaningful learning in students.

Keywords: Technology - technophobia - technophilia - meaningful learning - university - genuine inclusion

Resumo: O valor de incorporar tecnologia na sala de aula, nos espaços universitários, com o propósito de enriquecer a proposta pedagógica por parte das cátedras. Compreender a importância de sua implementação a fim de superar modelos clássicos e bancarizados de educação e como ferramenta que permite impulsionar o intercâmbio e aprendizagem significativa nos estudantes.

Palavras chave: Tecnologia - tecnofobia - tecnofilia - aprendizagem significativa - universidade - inclusão genuína

(*) Romina Pérez Rech. Licenciada en Relaciones Públicas (Universidad Nacional de La Matanza)


La incorporación de las tecnologías en la clase universitaria como motor de los aprendizajes significativos fue publicado de la página 118 a página120 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro