Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Replantearse procesos

Replantearse procesos

Zapata Urán, Claudia Helena

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: A causa de las transformaciones sociales acontecidas en las últimas décadas, se reflexiona sobre la necesidad de re-plantearse los procesos de aprendizaje y enseñanza, postulándose lo integral y multidisciplinar, la articulación de las producciones académicas con una comunidad real o el contexto de la realidad y la utilización genuina de las tecnologías en las áreas de arquitectura y diseño, a fin de dar cuenta que la formación parte del todo; es decir, del sujeto y su contexto, donde se tiene muy en cuenta la actualidad y el papel activo del alumno y el docente, dentro de un escenario tecnológico enriquecido que promueva vínculos significativos entre la sociedad y el conocimiento.

Palabras clave: Contenidos en acción - construcción - práctica - vínculo académico/profesional - entornos - mercado - contexto - inclusión tecnológica - articulación - expansión - inserción laboral 



Introducción

En virtud de las importantes transformaciones sociales sucedidas en las últimas décadas, la generación actual solicita con urgencia de otra perspectiva sobre los procesos de aprendizaje y enseñanza; pues la globalización, se plantea como el marco que lidera todos los ámbitos, y bajo este enfoque, las exigencias, en particular las educacionales, se orientan a la complejidad de la integración, analizadas desde el todo y concebidas aquí como conjuntos integradores de ideas, estrategias y procesos ordenados que potencian cambios en las experiencias educativas, dando como resultado, la transformación de la realidad, y con ello, la de los pensamientos, las condiciones y los métodos.

La complejidad de la integración, en el presente ensayo, gira en torno a lo multidisciplinar; a la articulación funcional, o bien, a la articulación de las producciones académicas con una comunidad real, que dé cuenta sobre una necesidad puntual; es decir, una producción articulada con sentido, respecto de lo que sucede en la realidad, tomando como base, el aula de clase y con la orientación del docente, el análisis de un contenido teórico, reflexionado mediante la práctica en el afuera. Pues en el contexto, se tiene muy en cuenta varios requerimientos: el trabajo colaborativo, la autonomía, la crítica propia y la capacidad de utilización de fuentes y resolución de problemas, en resumen, una formación integral.

Lo integral, respecto de la formación académica articulada con el contexto, en el que se incluye definir algunos encuadres situacionales, sean económicos, políticos, ecológicos y culturales, dentro de otros, se aprehenden aquí como fundamentales en el momento de re-plantearse la educación; pues esta, hoy se halla inmersa dentro de lo global, dentro de eso que no tiene fronteras y que se vincula con lo complejo e introduce lo social y lo cultural; en síntesis, el contexto en el que los profesionales y estudiantes actuales deberán intervenir, teniendo en cuenta la difícil tarea de interrogar el presente, haciendo lecturas diversas sobre la realidad.

Y es justamente en el marco de las producciones académicas, centradas en un contexto relacionado con la necesidad que exige la realidad, que el presente escrito supone reflexionar. Se tendrá en cuenta, bajo la perspectiva de David Ausubel, el aprendizaje significativo y conceptos que indican que este, es construido en su mayor parte por el propio sujeto, y que su naturaleza se caracteriza por la actividad fundamentada con sentido y en un contexto amplio que admita la generalización y lo global.

Asimismo, bajo los lineamientos de Mariana Maggio, Carina Lion y Mariano Palamidessi, entre otros, se enfatizará en la inclusión, o ya, utilización genuina de las tecnologías, particularmente en los campos de diseño y arquitectura, abordándoselas como herramientas fundamentales que permiten la incorporación de tópicos vinculados al ámbito académico y profesional, facilitando, mediante una intervención con sentido real, el desafío de la praxis.

1. Lo multidisciplinario y la integración

La globalización y lo que respeta a lo universal, desde hace ya varias décadas se posicionan como eje central en importantes discusiones en el mundo, impactando de manera determinante diferentes ámbitos: sociales, personales, profesionales y académicos, dentro de otros. El nuevo contexto, da paso a significativas transformaciones en general, y en las educacionales, exige el replanteo de la manera en que se analiza, proyecta y articula las técnicas de aprendizaje-enseñanza.

En los procesos de formación educativa, los conceptos sobre lo multidisciplinar e integral, se condicionan por el cambio, en el que se incluyen indudablemente componentes clave, relacionados con factores ideológicos, éticos, cognitivos y afectivos, que acuden a la subjetividad de las personas y al desarrollo de su individualidad; aspectos que se razonan aquí, como propios de cualquier evento educativo y los que se deberán considerar en el momento del abordaje educacional.

Lo integral y multidisciplinario se afronta en el presente escrito, como un factor fundamental en la educación, pues su característica principal tiene que ver con el desarrollo completo del sujeto, donde se considera las múltiples posibilidades, tanto de reflexión, como de práctica para su inserción en el mundo laboral. Es por ello que los docentes-orientadores deberán preocuparse por la incorporación de ciertos contenidos, que permitan prácticas integrales en sus espacios.

Trabajar en conjunto con otras comunidades disciplinares, o bien, con miembros de otros campos profesionales, es uno de los requerimientos de la realidad actual, del actual mundo globalizado; fomentar dicha acción en los estudiantes le concierne a la institución en general, y en particular, al docente-orientador, que deberá transformar el aula y priorizar en los conceptos de interacción, comunicación y contenidos amplios, que den lugar a experiencias que provoquen una nueva forma de aprender. Respecto de lo amplio, Palamidessi, da cuenta:

…En una gran cantidad de espacios de análisis y debate se plantea la necesidad de que las escuelas preparen a las futuras generaciones en un conjunto más amplio, diverso y complejo de capacidades, entre las que se destacan las de utilizar tecnologías y entornos digitales, construir conocimiento en un mundo de superabundancia de fuentes de información y comunicarse y trabajar en red. (2006, pág. 9)

Los conceptos de amplitud, diversidad y complejidad, así como lo determinante respecto a la abundancia de fuentes de información, son indubitablemente las bases de una educación integral, pues esta, prioriza el aprendizaje, no solamente de los contenidos teóricos y su reflexión, sino también, el desarrollo de actitudes que implican la construcción de un conocimiento para distintos sectores y que corresponden a la evolución individual y al desempeño profesional y su competencia.

La educación actual, debe enfatizar en lo integral flexible, debe preocuparse por fomentar en el sujeto pensamiento crítico y creativo, debe implementar procesos donde se tenga en cuenta habilidades y desarrollos. Bajo ninguna circunstancia puede fragmentar. Deberá tener en cuenta la transferencia de los conocimientos y enfatizar el hacer; el aprender haciendo.

En lo multidisciplinar e integral, se reconoce el mundo globalizado en constante cambio y sus exigencias respecto a profesionales competentes, capaces de trabajar de forma colaborativa, respondiendo a las demandas actuales y reflexionando sobre las futuras. Gira en torno a la articulación entre actitudes (ser), habilidades (hacer), conocimientos (saber), permitiendo que en conjunto, el sujeto se desarrolle en su realidad individual, social y profesional. Respecto a la totalidad de lo integral, García Hoz sostiene:

…Dicha educación no consiste en una construcción del hombre acumulando distintos elementos, sino más bien en una construcción que arranca de la raíz misma de la unidad del hombre, es decir, de la personalidad. El hombre íntegro, entero, no es un conglomerado de actividades diversas, sino un ser capaz de poner su propio sello personal en las diferentes manifestaciones de su vida. Educación integral es aquella educación capaz de poner unidad en todos los posibles aspectos de la vida de un hombre. (1988, pág. 26)

En este sentido, lo integral se refiere al desarrollo humano que desde lo educativo, aquí se analiza mediante una escuela transformadora, contextualizada en la realidad; que implemente técnicas, construcción de conocimiento, prácticas o producciones de saberes, y dé paso a una nueva forma de hacer, bajo los lineamientos de un proceso de formación integral-global y pertinente.

Deberá reconsiderar los ritmos individuales y enfatizar en contextos que proporcionen construcciones de pensamientos múltiples, facilitando así, nuevos modelos mentales que se caractericen por la creatividad, la reflexión y la crítica; proponiendo de manera objetiva, nuevas competencias que den lugar al desarrollo individual y por defecto, a la transformación social y cultural.

1.1 El proceso de producción potenciado por las tecnologías

En este apartado se intenta hacer especial referencia, no solo a los alcances de la tecnología con respecto a las producciones académicas pertenecientes a los campos del diseño y la arquitectura, sino también, a las cualidades de esta, con relación a su complejidad y su vigor en el momento en que el estudiante se inserta en el ámbito laboral real o en el mercado actual.

El uso de la tecnología en áreas académicas es muy diverso, pues se analizan las experiencias o inclusiones “efectivas” y la inclusión “genuina” que es la que aquí interesa por responder a las reflexiones y producciones en el ámbito de la arquitectura y el diseño, y la que los docentes-orientadores deberían reconocer como indispensable en el momento de llevar a cabo las prácticas de la enseñanza. De acuerdo con esto, Mariana Maggio, sostiene:

En los casos de inclusión genuina, los docentes son expertos en los temas que enseñan, ya sea como profesionales y/o investigadores, y reconocen que las prácticas que desarrollan en ámbitos no docentes se transformaron de modo tal por las nuevas tecnologías que necesitan expresar dicho reconocimiento en propuesta de enseñanza. La inclusión genuina alcanza los propósitos de la enseñanza y sus contenidos, pero adquiere su mejor expresión en la propuesta didáctica cuando emula en este plano de la práctica el entramado de los desarrollos tecnológicos en los procesos de producción del conocimiento en el campo al que esté refiriendo. (2012, P. S/D)

La incorporación de la tecnología con base en lo genuino, da cuenta entonces, sobre el entramado de la construcción del conocimiento de forma puntual y por área disciplinar en la contemporaneidad, esta, que se refiere a algo más global y generalizado, que cuenta con una generación para la que la utilización de la tecnología es algo sencillo y natural; hecho determinante que el docente-orientador debe reconocer y así forjar prácticas de enseñanza que promuevan aprendizajes profundos y perdurables.

Los docentes actuales, deben pues, reconocer la inclusión genuina de la tecnología como facilitadora en procesos específicos que construyen conocimiento, y al tiempo, comprender que los jóvenes de hoy experimentan con las tecnologías en su cotidianeidad; es decir, tener muy en cuenta el sentido epistemológico y cultural, ya que ello favorecerá de manera importante, el escenario actual educacional. Con relación a esto, Maggio sostiene:

Las tecnologías marcan desde una perspectiva cognitiva a los sujetos culturales que son nuestros alumnos y desde una perspectiva epistemológica, a las disciplinas que enseñamos. Si estas marcas no son recuperadas y dan lugar a las prácticas de las enseñanza revisadas, diferentes y recreadas, entonces seguramente estaremos generando una didáctica de escaso valor […] Si, por el contrario, como docentes somos capaces de reconocer que vivimos en la era de la información, la prácticas de la enseñanza ya no pueden ser lo que fueron y podríamos abocarnos a su recreación y, por lo tanto, a la reinvención del campo de la tecnología educativa. (2012, P. S/D)

Se concibe como fundamental aprehender la perspectiva de que la generación actual por naturaleza se halla inmersa en el periodo de la información, y destacar el reconocimiento epistemológico en las áreas de Diseño de interiores y Arquitectura, ya que por defecto, estas, las incorpora de manera genuina; pues el uso de los sistemas de dibujo asistidos por computadora, son una herramienta fundamental en el momento de proyectar espacios, y en algunos casos, ciertas morfologías y su estructuración, se llevan a cabo solo con el uso de dispositivos tecnológicos y los programas correspondientes.

A lo largo de la historia se registran importantes cambios en las producciones arquitectónicas, dentro de estos, se resaltan los del transcurso del siglo XX y las manifestaciones de la arquitectura contemporánea de ése período, caracterizadas por la ausencia de ornamentos, por la renuncia a las composiciones clásicas y por la intención de proponer otros principios estéticos, basados en el empleo consecuente de las nuevas técnicas, de los materiales industriales y de la aplicación de tecnologías asociadas.

Respecto al uso del conjunto de técnicas aplicadas; en el presente Ensayo se subraya la importancia de tal acontecimiento y sus influjos en la arquitectura, que cambiaron la manera de construir los espacios para la vida cotidiana y la actividad de las personas; replanteándose, no solo un estilo como lo fue el purismo racionalista de los primeros tiempos, sino también, una nueva forma de aprender a proyectar regida por programas digitales.

De tal modo, el nuevo paradigma con relación al uso de las herramientas de computación en las prácticas educacionales, se sitúa en la actualidad como fundamental para los procesos de diseño en las producciones del campo arquitectónico y otras disciplinas artísticas. CAD (Computer Aided design) o en español, Diseño Asistido por Computadora, no consiste solamente en una aplicación, se trata más bien, de un conjunto de herramientas que permite la realización de dibujos bi y tridimensional de forma digital, acelerando el proceso e incentivando la reflexión.

Frederick Giesecke, sostiene que durante muchos años, dibujantes, diseñadores e ingenieros, utilizaron la computadora para llevar a cabo sus respectivas tareas, pero que hace muy poco tiempo que la computadora ha sido aceptada como una herramienta necesaria en la preparación de dibujos técnicos. “Ahora la computadora se emplea para producir, modificar, almacenar, enviar y transmitir dibujos originales. Este método para producir dibujos se llama diseño asistido por computadora (CAD)”. (2006, P. 24)

Además de la producción, la herramienta permite también cálculos de estructuras y operaciones de torsión, inclinación y curvaturas de planos, así como la ejecución de composiciones volumétricas distorsionadas. Al sistema CAD utilizado se le puede agregar nuevas aplicaciones, como por ejemplo, la opción tridimensional y algún motor de rendering que tenga cierta compatibilidad con el programa en uso.

Modeling and rendering, hace referencia a (modelado y presentación). El primero se orienta al armado de un objeto o espacio en tres dimensiones, y el segundo, a su presentación final con simulación realista de materiales, texturas y luces, entre otros; es decir, el rendering tiene como finalidad simular y mostrar el realismo de determinado objeto o espacio, dando como resultante, una puesta en acción, sostenida, no solo por reflexiones profundas, sino también, potenciada por los alcances de la tecnología.

Los sistemas CAD, a rasgos generales son complejos respecto a su manejo, y al no ser automatizados ni intuitivos, para obtener excelentes resultados, requieren de un aprendizaje y gran habilidad por parte de los usuarios. Sin embargo, el hecho de utilizar tales sistemas en el ámbito académico, como herramienta fundamental, facilita indiscutiblemente el proceso proyectual, y por defecto, proporciona una respuesta completa a las necesidades de los profesionales del diseño y sus clientes potenciales.

Conclusiones

En este escrito se intentó reflexionar sobre la inclusión y los alcances de la tecnología en los campos académicos, haciéndose especial referencia en las áreas del diseño y la arquitectura. Se ha tenido muy en cuenta las producciones académicas centradas en el contexto de la realidad y la orientación del docente, respecto de la articulación de los alumnos con su entorno, a fin de que las elaboraciones se enmarquen dentro de la complejidad y el conocimiento significativo perdurable.

Se han destacado conceptos acordes a un contexto amplio que admita la generalización y lo global, como también la importancia de instruir-construir bajo lineamientos integrales y multidisciplinares, teniendo en cuenta diversas estrategias ordenadas que permitan promover cambios en las experiencias educativas instauradas; trabajándose entonces, en un proceso que modifique la realidad de todas las partes involucradas; es decir, una transformación efectuada en todos los departamentos de la institución, a fin de que su aplicación y desarrollo sea productivo.

También se indicó sobre la importancia de los modelos mentales y que los paradigmas que los alumnos traen consigo a las instituciones educativas, hacen parte de lo integral, ya que la formación parte del todo: del sujeto y su contexto, de la relación del ser con el saber y el saber hacer, del desarrollo de capacidades vinculadas con el pensar, el actuar y el sentir, insertas en una realidad que considera la relación de la vocación con la ocupación y la profesión.

Y por último, se le dio especial atención al uso de la tecnología genuina en las áreas de diseño y arquitectura, resaltándose que el desarrollo tecnológico en general, y el avance de la informática en particular, desempeñan un papel importante, ya que a partir de estos, se puede producir volumetrías e imágenes alternativas que permiten no solo calcular estructuras y jugar con la creatividad a la hora del diseño y su proceso, sino que además, dan paso a la exploración de infinitas ideas que construyen un conocimiento perdurable.

Referencias Bibliográficas

Ander-Egg, E. (1991). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Ed. Magisterio del Río de la plata: Buenos Aires.

Ausubel. Novak. Hanesian. (1983). Psicología Educativa: Un punto de vista cognoscitivo. 2° Ed. Trillas: México.

Ausubel, D. (2002). Adquisición y retención del conocimiento. Una perspectiva cognitiva. Ed. Paidós: Barcelona.

García H, V. (1988). Educación personalizada. Ed. Rialp: Madrid. (Pág: 26)

Gentil, C. (2011). Innovación Tecnológica. Ideas básicas. Ed. Cotec: Madrid

Giesecke, F. (2006). Dibujo y comunicación gráfica 3ª ed. Ed. Pearson Educación: Ciudad de México: (Pág: 24)

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Ed. Paidós Ibérica: Barcelona (Pág: S/D)

Navarro, J. (2006). Diseño Asistido por ordenador con Autocad. Ed. Universidad politécnica de Valencia: Valencia.

Palamidessi, M. (2006). La escuela en la sociedad de redes. Una introducción a las tecnologías de la informática y la comunicación en la educación. Ed. Fondo de cultura económica: Buenos Aires (Pág: 9)

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: Because of the social transformations that have taken place in the last decades, we reflect on the need to rethink the processes of learning and teaching, postulating the integral and multidisciplinary, the articulation of academic productions with a real community or the context of reality. and the genuine use of technologies in the areas of architecture and design, in order to account for the fact that training is part of the whole; that is, of the subject and its context, where the present and the active role of the student and the teacher are taken into account, within an enriched technological scenario that promotes significant links between society and knowledge.

Keywords: Contents in action - construction - practice - academic / professional link - environments - market - context - technological inclusion - articulation - expansion - labor insertion

Resumo: Por causa das transformações sociais acontecidas nas últimas décadas, reflexiona-se sobre a necessidade de re-propor-se os processos de aprendizagem e ensino, correndo o integral e multidiciplinar, a articulação das produções acadêmicas com uma comunidade real ou o contexto da realidade e a utilização genuina das tecnologias nas áreas de arquitectura e design, a fim de dar conta que a formação parte do tudo; isto é, do sujeito e seu contexto, onde se tem muito em conta a atualidade e o papel ativo do aluno e o professor, dentro de um cenário tecnológico enriquecido que promova vínculos significativos entre a sociedade e o conhecimento.

Palavras chave: Conteúdos em ação - construção - prática - vínculo acadêmico / profissional - ambientes - mercado - contexto - inclusão tecnológica - articulação - expansão - inserção laboral


Claudia Helena Zapata Urán. Diseñadora de Interiores (Universidad de Palermo). Profesora de la Universidad de Palermo en el Área de Diseño de Espacios de la Facultad de Diseño y Comunicación. 


Replantearse procesos fue publicado de la página 120 a página124 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro