Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. El examen, ¿final?

El examen, ¿final?

Kunze, Lucila Lara

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: El objetivo de este trabajo es reconocer la importancia de la instancia del examen final oral en la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, donde el proceso de aprendizaje parece acabar en la última corrección del trabajo final.

Palabras clave: Evaluación - criterios de evaluación – retroalimentación - aprendizaje significativo



El examen, ¿final?

El objetivo de este trabajo es reconocer la importancia de la instancia del examen final oral en la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, donde el proceso de aprendizaje parece acabar en la última corrección del trabajo final.

Esta instancia de evaluación es vista por parte de los alumnos, al menos en un porcentaje elevado, solo como una acción burocrática; una instancia más que se desprende de una cursada o un trabajo final exitoso.

Este trabajo busca poder responder a las preguntas sobre el ¿por qué los alumnos no pueden ver al examen final más que como un mero instrumento certificador, totalmente separado del proceso de aprendizaje? y ¿cómo es posible lograr que esta evaluación sea vista como lo que realmente es? Una herramienta más de conocimiento. Se busca correr a la evaluación certificadora del papel absoluto de comprobación o constatación de contenidos para integrarla en el proceso de aprendizaje.

Como evidencia Susana Celman, Juan Manuel Álvarez Méndez (1996) ubica a la evaluación en el marco de un proceso, sostenido que:

La evaluación no es ni puede ser un apéndice de la enseñanza ni del aprendizaje; es parte de la enseñanza y del aprendizaje. En la medida en que un sujeto aprende simultáneamente evalúa, discrimina, valora, critica, opina, razona, fundamenta, decide, enjuicia, opta entre lo que considera que tiene un valor en sí y aquello que carece de él. Esta actitud evaluadora, que se aprende, es parte del proceso educativo que, como tal es continuamente formativo (Celman, 1996, p.37).

Por su parte Edith Litwin, también ubica a la evaluación en este lugar, al considerar que: “la evaluación es parte del proceso didáctico e implica para los estudiantes una toma de conciencia de los aprendizajes adquiridos y, para los docentes, una interpretación de las implicancias de la enseñanza en esos aprendizajes” (1998, p.16)

En este sentido la evaluación final en la Universidad de Palermo está planteada como una resolución de casos reales; la resolución de problemáticas concretas que pueden o podrán darse en el campo de la disciplina a evaluar. Un espacio donde los alumnos puedan ser conscientes de lo que aprendieron, por medio de la aplicación de los contenidos vistos en la materia a un caso particular o a una situación propia del mercado laboral.

Un claro ejemplo de esto es el trabajo final de la materia Publicidad II, en donde la consigna del Trabajo Práctico Final, gira en torno a la elaboración de un plan de medios para un producto o servicio real.

Pero ¿Qué sucede luego de las instancias de corrección?; es decir, ¿Qué sucede en el examen oral? ¿Qué hace, o qué no hace el docente para que el examen oral no se convierta en la mera defensa de un trabajo? ¿Qué sucede que los alumnos ven al examen final como una instancia totalmente asilada del proceso de aprendizaje?

Es probable que el principal problema resida en la no especificación de los criterios con los que se evalúan esta instancia final.

Es importante mencionar en este sentido, la función que cumplen los criterios de evaluación. Para Edith Litwin “los criterios de evaluación facilitan los juicos y permiten el mejoramiento de las practicas que nos hayamos propuesto” (1998, p.17). En otras palabras los criterios de evaluación transparentan los criterios con los evaluaremos o seremos evaluados.

Si bien en este sentido, la Universidad implementó desde el año 2016 el uso de una grilla de evaluación, como una matriz de evaluación de carácter obligatorio en los exámenes finales, esta puede ser vista como un requisito más de presentación, vacío de contenido o como un simple instrumento burocrático sino es trabajada con anterioridad por el docente frente a los alumnos. Es decir, si estos criterios no son realmente visibles y comprendidos por los alumnos, la grilla podría convertirse en una herramienta que carece de valor para estos últimos, convirtiéndose así en una mera herramienta para el docente, cuando en verdad debería ser un instrumento para ambos.

Los criterios son recursos muy potentes para evaluar las producciones de los estudiantes, pero son elaborados a partir de las experiencias y, por tanto, no son infalibles ni deberían cristalizarse. Son instrumentos que nos ayudan a reconocer el valor de las actividades (Litwin, 1998, p.17).

Entendiendo lo planteado por Litwin y considerando que una buena evaluación es la que de antemano formula los criterios de evaluación, deberíamos como docentes dedicarle un espacio en el aula a la explicitación, en concreto para nuestra materia, con los alumnos. De esta forma estos también podrían reconocer el valor de las actividades con anticipación, y podrían evidenciar que el examen final en esta facultad no es una instancia burocrática.

En este sentido es importante traer al plano también la importancia de la retroalimentación en el proceso de aprendizaje, mencionando que cuando no existe una retroalimentación entre docente y alumno, evidenciamos lo que Litwin llama los dos aspectos ficcionales de la comunicación educativa:

El primero consiste en que el o la docente entabla el dialogo con los alumnos para indagar lo que estos desconocen e intentan ocultar. El segundo se refiere al carácter ficcional de la pregunta que hace el docente, en tanto solo la efectúa cuando sabe la respuesta. Evidentemente, en una auténtica conversación no se pregunta lo que se sabe ni se indaga para descubrir el desconocimiento. Animarse a preguntar por parte de los alumnos, también implica atreverse a descubrir lo que se ignora. (Litwin, 1998, p.23).

La retroalimentación es el tipo de información que genera algún impacto en el otro y siguiendo a Rebeca Anijovich, esta retroalimentación debe cumplir ciertas características como por ejemplo y en sus propias palabras: “Utilizar un lenguaje verbal y no verbal adecuado para el receptor, y crear un contexto físico y emocional apropiado para que el mensaje impacte en la dirección deseada” (Anijovich, 2010, p.136).

Por otra parte, debe contemplarse los tiempos de consolidación de los verdaderos aprendizajes como plantea Litwin:

Los aprendizajes significativos necesitan tiempos de consolidación en los que los temas o problemas enseñados puedan ser relacionados con otros y que, probablemente, el verdadero aprendizaje tenga lugar cuando el alumno o la alumna se encuentren fuera del sistema o de la clase en donde se planteó la situación de enseñanza (Litwin, 1998, p.14).

Es por esto que los docentes no deberían ver a la evaluación final como un cierre del acto pedagógico. Si bien es el fin de la relación pedagógica entre el docente y esos alumnos, no se debe olvidar que el acto de aprender, construir y deconstruir conocimientos debería ser una premisa constante en la vida de cualquier individuo, ya que el verdadero aprendizaje es un proceso que se sabe dónde comienza, pero no donde termina.

A modo de conclusión, y como se revela en el presente ensayo, para promover un cambio en la visión respecto del concepto que los alumnos le atribuyen al examen final oral en la Universidad de Palermo, se le debe dar un lugar fundamental al explicitación de los criterios con los que se evalúa y habilitar un espacio de intercambio entre docentes titulares, adjuntos y alumnos.

Así mismo, se debe seguir reflexionando sobre la evaluación en el ámbito universitario, para que esta no sea vista como una instancia separada del proceso de aprendizaje. Seguramente exista una infinidad de posibilidades para lograr que esta instancia, llamada final, pueda ser vista también como un proceso que continúa en el transcurso de la formación como futuros profesionales. Quizás debemos preguntarnos si ¿es necesario el análisis más profundo del plan de estudios de cada carrera, para evaluar la posibilidad de integrar diferentes materias troncales, de manera tal que sea posible retomar trabajos finales para reelaborarlos en una instancia más avanzada de la formación universitaria?

Bibliografía

Camilloni, A. R. W. de., & Anijovich, R. (2010). La Evaluación Significativa. Buenos Aires: Ed. Paidós

Mastache, A., Miguez, D., Nantes, L., Cedrato, L., Orlando, Ma. y Kurlat, M (2009). Formar Personas Competentes. Buenos Aires/Mexico: Noveduc.

Camilloni, A., Celman, S., Litwin, E. y Palou, M. (1998). La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo Buenos Aires Barcelona México: Paidos

Referencias Bibliográficas

Agadia, K. (s/f.). La construcción del saber didáctico de los docentes de la Universidad de Palermo. Buenos Aires

Camilloni, A (1995). Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior. Primeras Jornadas Trasandinas sobre Pedagogía Universitaria. Chile: Universidad Católica de Valparaíso.

Jackson, P. (1986). Práctica de la enseñanza. Buenos Aires: Amorrortu.

Litwin, E. (1998). La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Ed. Paidós.

Cappelletti, G. (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Ed. Paidós

Steiman J., Misirilis, G.y Montero Mónica (2004). Didáctica general. Didácticas específicas y contextos sociohistóricos en las aulas de la Argentina. Buenos Aires: Universidad Nacional de San Martín.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: The objective of this work is to recognize the importance of the oral final exam in the Faculty of Design and Communication of the University of Palermo, where the learning process seems to end in the last correction of the final work.

Keywords: Evaluation - evaluation criteria - feedback - meaningful learning

Resumo: O objetivo deste trabalho é reconhecer a importância da instância do exame final oral na Faculdade de Design e Comunicação da Universidade de Palermo, onde o processo de aprendizagem parece acabar na última correção do trabalho final.

Palavras chave: Avaliação - critérios de avaliação – retroalimentação - aprendizagem significativa


Lucila Lara Kunze. Licenciada en Publicidad (Universidad de Palermo).


El examen, ¿final? fue publicado de la página 135 a página137 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro