Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Didáctica del sentido común vs. Didáctica científica: el desafío del docente universitario

Didáctica del sentido común vs. Didáctica científica: el desafío del docente universitario

Cocuzza, Leticia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Este ensayo toma como punto de partida el cambio de paradigma que supone el pasaje de centralidad del profesor, únicamente como transmisor de contenidos, a ocupar el rol de guía al servicio del alumno, para que logre aplicar lo aprendido a su práctica profesional. En este sentido, el docente de nivel superior debe formarse y capacitarse para dar una buena enseñanza, que sea auténtica, planificada e interesante para los estudiantes. No obstante, no resulta fácil implementar una didáctica crítica y fundamentada, alejada de las creencias e ideas comunes, las cuales impiden que la enseñanza sea poderosa (Maggio, 2012). Por lo tanto, en este ensayo se reflexionará sobre el peligro que implica la Didáctica del sentido común (Camilloni, 1995), la cual debe ser reemplazada por una teoría abalada por la ciencia. Cabe preguntarse entonces: ¿De qué modo es posible superar los mitos existentes? ¿Cómo hacer para que el proceso de la enseñanza se base en la Didáctica científica?

Palabras clave: aprendizaje – didáctica – enseñanza – sentido común – universidad


Introducción

Las trasformaciones en el ámbito sociocultural, tecnológico, político y económico del siglo XXI, sumado a las exigencias en el mercado laboral, son elementos determinantes y condicionantes del sistema educativo actual.

La educación superior tiene como uno de sus principales objetivos, la formación integral del individuo, lo cual implica cultivar el aspecto físico, intelectual y moral del sujeto. No obstante, dicho propósito ha estado relegado en los últimos años. Por lo tanto, en el presente, se pretende recuperar esta finalidad: que los estudiantes adquieran conocimientos y desarrollen capacidades, habilidades, actitudes y valores, que les permitan responder y resolver de forma efectiva, todo tipo de problemas que les surja en su campo profesional, teniendo en cuenta el dinamismo y los diversos procesos sociales.

Cabe destacar, que la Didáctica para la Educación Superior incluye las didácticas de todas las disciplinas, es decir, “comparte con las otras un carácter extremadamente complejo, en razón de los múltiples aportes que debe integrar para resolver apropiadamente la problemática de la docencia superior” (Camilloni, 1995, p.4).

Tomando en consideración que la función del docente no es únicamente transmitir conocimientos, es importante que sea consciente y responsable de su práctica, y que asimismo sus clases no estén basadas en pre-conceptos, ni en prejuicios, ni en el sentido común, ni tampoco en la improvisación.

La enseñanza es de calidad cuando favorece comprensiones y perdura en el tiempo, es decir, cuando transciende la escuela y tiene fuerza epistemología y moral. Por lo tanto, en este ensayo se reflexionará sobre la didáctica que favorece y contribuye al buen aprendizaje. En principio, se analizará el contexto sociocultural del siglo XXI, para luego comprender las distintas prácticas y finalmente explicitar la didáctica adecuada para que los docentes implementen en las instituciones universitarias.

Acerca de la didáctica universitaria en el siglo XXI

De Vincenzi (2011) analiza las transformaciones estructurales y sociales del escenario universitario de las últimas décadas, las cuales exigen fortalecer y mejorar la práctica docente. Por un lado, se encuentra el fenómeno de la globalización que, sumado a la internacionalización de los estudios, ha fomentado la creación de diversos acuerdos y normas entre los países, sobre la evaluación y acreditación de carreras y programas de estudio. También, influyen profundamente las innovaciones tecnológicas, ya que permiten la creación y la expansión de un modelo educativo a distancia, desplazando a la universidad como único espacio de estudio. Finalmente, la autora señala que la función de la universidad no debe ser únicamente la de transmitir los conocimientos científicos, sino que además tiene que dar respuestas y soluciones a las necesidades específicas de ese medio.

Hace ya varios años que la educación superior dejó de ser un privilegio para unos pocos para pasar a ser masiva: cada vez más personas tratan de acceder a carreras de grado, especializaciones, posgrados, doctorados, etc. Esto tiene que ver con las condiciones socioculturales, políticas y económicas que contribuyen a que se acrecienten las exigencias del mercado laboral. El temor a quedar excluido del sistema es uno de los factores que empuja a que las personas decidan estudiar. De esta manera, se crearon diversas instituciones universitarias (públicas y privadas), lo que dio lugar a la heterogeneidad de los grupos de estudiantes, al aumento del plantel docente con diferentes capacidades, formación y condiciones laborales y por consiguiente, a un mayor control del Estado sobre dichas casas de estudio.

Por lo anteriormente mencionado, es preciso pensar en una Didáctica de nivel superior que se adapte a todos los cambios descriptos y que atienda las problemáticas actuales. Cabe preguntarse entonces, ¿cuál es la didáctica que debe aplicarse y en qué consiste? Camilloni (1995) reconoce que en este nivel muchos docentes utilizan la Didáctica del sentido común, la cual incluye ideas tales como: que enseñar en la universidad no supone obstáculos internos para el docente y que las decisiones que hay que adoptar cuando se enseña no son materia de dificultad.

Asociada con esta idea, está la noción del alumno como un sujeto joven, con capacidad ilimitada de aprendizaje, y a la vez maduro, porque debe demostrar los productos de su aprendizaje como individuo adulto. De ahí se deriva la creencia de un tipo ideal de alumno que pueda registrar, procesar y aprender todo; un sujeto que es dependiente cuando lo quiere el docente, e independiente cuando debe demostrar que es capaz de pensar o actuar con autonomía.

Dentro de esta didáctica también se incluye el mito del filtro social, que supone que el estudiante que ingresa a la institución debe hacerlo asumiendo todos los riesgos de un posible fracaso. En este sentido, el docente colabora en la selección de los mejores, de manera arbitraria. Asimismo, rige la idea de que el profesores un modelo, un referente, un ejemplo que tiene que seguir el alumno.

El problema de la Didáctica del sentido común radica en que es mitificada, conformista y dogmática. Esto trae como consecuencia la falta de compromiso metodológico y .la negación del carácter problemático de la enseñanza, o sea, del objeto de estudio de la didáctica. Por ende, el peligro está en que es incuestionable y carece de posibilidades de cambio, de corrección y de revisión de sus supuestos y de sus conclusiones en virtud de nuevos hallazgos basados en la ciencia ¿Cómo debería ser entonces, la didáctica del nivel superior, si se quiere lograr una buena enseñanza?

Rumbo a una didáctica crítica

Zabalza (2011) afirma que la Didáctica universitaria plantea que el compromiso fundamental del docente son sus alumnos, más allá de su disciplina y de sus conocimientos como profesional. Es a través del estudio de la práctica, del contraste de los resultados obtenidos, del análisis de las concepciones y supuestos desde los que se ha llevado a cabo, etc., como se va construyendo el conocimiento didáctico. Eso explicita que, la mejor manera de formarse como docente (considerando que dichos conocimientos servirán de base previa al ejercicio), es el análisis y revisión de la práctica real.

Por lo tanto, la capacitación pedagógica se torna necesaria para construir herramientas que permitan que la enseñanza sea poderosa, es decir que implique una práctica docente aggiornada, compleja, reflexiva y que genere aprendizajes valiosos y perdurables, debido a la creación de “una propuesta original que nos transforma como sujetos y cuyas huellas permanecen” (Maggio, 2012, p. 46).

En este sentido, la enseñanza poderosa da cuenta del estado del arte, del carácter abierto, inacabado y provisional del conocimiento. Además, permite tomar conciencia epistemológica, es decir, pensar los marcos epistemológicos y metodológicos de las disciplinas. Asimismo, mira en perspectiva, es decir, ofrece diversos puntos de vista sobre un determinado suceso o cuestión.

También está formulada en tiempo presente, es un acto de creación por parte del docente donde la planificación tiene un valor relevante. Siguiendo esta línea de pensamiento, Bain sostiene que “los mejores profesores planifican hacia atrás; comienzan con los resultados que esperan fomentar” (2007, p.63), de hecho, tienen en claro los objetivos y propósitos para armar sus clases.

¿Qué requiere un programa de investigación científica para la Didáctica de la Educación superior? Camiloni (1995) dice que es necesario, no solo el estudio de las creencias de los docentes del nivel, sino también la propuesta del trabajo a realizar para lograr la transformación del pensamiento pre-científico acerca de la enseñanza superior, al científico, o sea al crítico. De otro modo, “la Didáctica científica quedaría separada de la práctica docente y fallaría su destino epistemológico” (Camilloni, 1995, p.8).

Conclusión

Si bien, los profesores universitarios tienen un dominio sobre la disciplina en la que se formaron, no es suficiente: se requiere la capacitación pedagógica que les permita disponer de recursos y estrategias adecuadas para trabajar con sus alumnos. En consecuencia, se precisa de una reflexión, hacia la práctica educativa en la universidad, que invite a reflexionar sobre la labor del docente, con el fin de mejorar la calidad educativa actual en el nivel superior.

Correrse de la Didáctica del sentido común, es un gran desafío. Para ello es preciso que el profesor pueda iniciar un proceso formativo que haga posible revisar sus matrices, ideas, preconceptos y construir un saber didáctico. Pero también es necesario que: diseñe las clases y use recursos pedagógicos; le brinde información al alumno acerca del texto y la bibliografía que debe leer; no muestre superioridad frente a sus alumnos; se centre en el aprendizaje de los estudiantes; y que genere espacios formativos, enriquecedores e integrales. Finalmente, se concluye resaltando la importancia de la Didáctica universitaria en la formación docente del profesorado de la Educación Superior.

Referencias Bibliográficas

Camilloni, A. (1995). Primeras Jornadas Trasandinas sobre Planeamiento, Gestión y Evaluación Didáctica de Nivel Superior Universitaria. Chile: Universidad Católica de Valparaíso.

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de València.

De Vincenzi, A. (2011). La formación pedagógica del profesor universitario. Un desafío para la reflexión y revisión de la práctica docente en el nivel superior. Revista Aula (en línea). Disponible en: http://revistas.usal.es/index.php/0214-3402/article/view/8875

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. Buenos Aires: Paidos.

Zabalza Beraza, M. (2011). Nuevos enfoques para la didáctica universitaria actual. Florianópolis: Perspectiva.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Karina Agadía en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.


Abstract: This essay takes as its starting point the change of paradigm that involves the passage of centrality of the teacher, only as a transmitter of content, to occupy the role of guide in the service of the student, so that he manages to apply what he has learned to his professional practice. In this sense, the higher level teacher must be trained and trained to give a good teaching, which is authentic, planned and interesting for students. However, it is not easy to implement a critical and well-founded teaching, far from common beliefs and ideas, which prevent teaching from being powerful (Maggio, 2012). Therefore, in this essay we will reflect on the danger implied by the Didactics of common sense (Camilloni, 1995), which must be replaced by a theory backed by science. It is worth asking then: How is it possible to overcome existing myths? How to make the teaching process based on scientific teaching?

Keywords: Learning - teaching - teaching - common sense - university

Resumo: Este ensaio toma como ponto de partida a mudança de paradigma que supõe a passagem da centralidade do professor, unicamente como transmissor de conteúdos, a ocupar o papel de guia ao serviço do aluno, para que consiga aplicar o aprendido a sua prática profissional. Neste sentido, o professor de nível superior deve ser formado e capacitar-se para dar um bom ensino, que seja autêntica, planificada e interessante para os estudantes. Não obstante, não resulta fácil implementar uma didática crítica e fundamentada, afastada das crenças e ideias comuns, as quais impedem que o ensino seja poderoso (Maggio, 2012). Portanto, neste ensaio refletiremos sobre o perigo que implica a Didática do sentido comum (Camilloni, 1995), a qual deve ser substituída por uma teoria abalada pela ciência. Cabe perguntar-se então: ¿De que modo é possível superar os mitos existentes? ¿Como fazer para que o processo do ensino se base na Didática cientista?

Palavras chave: aprendizagem - didática - ensino - senso comum - universidade


Leticia Cocuzza. Licenciada en Comunicación Social (UNLaM, 2001). Magíster en Comunicación, Cultura y Discursos Mediáticos (UNLaM, 2017). Cursa el Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica (UP). Profesora de la Universidad de Palermo en el Área Audiovisual de la Facultad de Diseño y Comunicación.


Didáctica del sentido común vs. Didáctica científica: el desafío del docente universitario fue publicado de la página 159 a página161 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro