Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Las creencias de los profesores sobre los alumnos

Las creencias de los profesores sobre los alumnos

Lombard, Claudia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: La propuesta de este ensayo es analizar algunas afirmaciones y comentarios de un grupo de profesores universitarios que sin lugar a dudas está lleno de creencias erróneas que entorpecen el procedimiento educativo. El objetivo es ver que concepción tienen algunos docentes del proceso de enseñanza y aprendizaje y dejar al descubierto el entramado de creencias, ponerlas bajo la lupa de ciertos autores, filósofos, pedagogos, sociólogos que se ocuparon de reflexionar sobre la educación y ver cuál es la mejor manera de capacitar a los docentes despojándolos de sus prejuicios sobre el alumnado.

Palabras clave: Metodología de la enseñanza - didáctica - estrategias de enseñanza - proceso de enseñanza - proceso de aprendizaje - educación – creencias –motivación - capacitación docente


Jorge, es un profesor de diseño gráfico en la universidad, que se reúne una vez por semana para charlar de diversos temas, con otros docentes en un bar. En general, dialogan sobre sus experiencias en las aulas. Las charlas generalmente comienzan con la misma frase: “Mis alumnos son un desastre, no leen los textos que les doy, no prestan atención, viven conectados con el celular porque no les interesa absolutamente nada”.

Esta frase reiterativa entre el grupo de docentes nos hace pensar en la película Entre los muros, allí se ve con absoluta transparencia el mundo escolar y del docente, allí se muestra la violencia simbólica, un concepto acuñado por Bourdieu en la década de 70 y se utiliza para describir una relación social donde el «dominador» ejerce un modo de violencia indirecta y no físicamente directa en contra de los «dominados», los cuales no la evidencian y/o son inconscientes de dichas prácticas en su contra, por lo cual son «cómplices de la dominación a la que están sometidos», esa relación asimétrica que se produce entre docente y alumno se debe dar, pero también debe darse que el emisor debe estar autorizado y el receptor predispuesto para que así se produzca una comunicación enriquecedora donde surja el conocimiento. En el film claramente puede verse la diversidad del alumnado, la diferente realidad con la que cada uno de ellos convive y que el docente no tomo en cuenta. Es natural vivirla en el aula el tema es que algunos docentes siguen creyendo que en el aula el derecho, la autoridad y el poder lo tienen solo ellos y no consideran las situaciones, familiares, culturales y biológicas de cada alumno.

Es interesante hacer un paréntesis para considerar cual es la opinión de los alumnos sobre el rendimiento de los docentes, Apelar a la frase de Pennac es un gran aporte para reflexionar, el autor dice “los buenos profesores nunca consideraban nuestros fracasos como una injuria personal”, y allí es donde nace la pregunta ¿será que algunos docentes no ven aún el error como vía de aprendizaje?

Por otro lado el autor explica que de quienes se aprende más es de esos docentes que jamás reducen a sus alumnos a una masa común, afirma que el trabajo de los buenos profesores es ver al individuo, a ese que tiene una manera personal y única de aprender.

La mesa de docentes sigue alborotada una docente cuenta por qué se había decidido a enseñar, “tenía poco trabajos particulares de diseño y me propusieron dar clase en la universidad, pensé que era un ingreso fijo e interesante”, por lo visto muchos profesionales creen que con solo tener la experiencia en diseño le bastaba para poder dedicarse a la enseñanza, jamás reflexionó si necesitaba conocimientos pedagógicos para transmitir la información, no le pasó por la cabeza ocuparse de conocer cómo se aprende y qué necesita un individuo para transformarse. Tal vez vio que la docencia era un trabajo mal pago pero seguro y qué no necesitaba ningún requisito especial para enfrentarse al alumnado.

Por lo visto, no leyó nada sobre pedagogía, no tuvo en cuenta que la estrategia, la planificación y la evaluación como herramientas esenciales a la hora de enseñar. No se preguntó por qué sus alumnos no formulan interrogantes, no se miró a sí mismo, solo hecho culpas externas y en verdad, sin estrategia, difícilmente los alumnos puedan aprender. El sociólogo y catedrático Fernández Enguita, explica claramente qué estrategia es una acción consciente deliberada y encaminada a que el aprendizaje siga ciertas pautas y almacenamientos objetivos – sin ella no van a preguntarse jamás ¿Cómo se debe enseñar y como enseñan ellos? ¿Cómo cree que aprenden los estudiantes? ¿Les sirve los contenidos y las actividades que les brindan de la manera que están enseñando su materia?

Vivimos inundados de ofertas para capacitarnos, es la era de los cursos, talleres y capacitaciones, se brindan en empresas, universidades y asociaciones, ¿quiénes están a cargo de ellos? ¿Docentes capacitados?, o sencillamente las personas que por oficio o profesión desarrollan la materia ¿Por qué se cree que cualquiera puede enseñar?

¿Tener experiencia sobre la materia nos hace docentes?, una herramienta que es la base de la pedagogía está basada en el concepto de Chevallard (Chevallard, 2005, p. 45) La Transposición didáctica es el proceso por el cual se modifica un contenido de saber para adaptarlo a su enseñanza. De esta manera, el saber sabio es transformado en saber enseñado, adecuado al nivel del estudiante. Parece ser que gran cantidad de profesionales de diversas materias considera que tiene esta herramienta para poder enfrentarse al alumnado y brindar sus clases, la realidad demuestra que no cualquiera puede hacer este proceso para que los alumnos puedan aprender.

El bar se asemeja a una sala de profesores, muchos demuestran su enojo, su frustración, su fastidio cuando hablan de sus clases y esto está relacionado con la expectativa que tienen hacia sus alumnos. Expectativas masivas, iguales para todos, de todos se espera lo mismo y si ellos no actúan como lo esperado, brota la frustración, pero jamás haciendo una mirada reflexiva y critica sobre su rol docente, sino poniendo afuera todas las exigencias, en pocas palabras los docentes se victimizan.

En la película La lengua de las mariposas se ve claramente cómo un maestro puede enseñar a través de interrogantes que surgen de los alumnos, las preguntas no son impuestas por el docente. Entender los miedos del aprendiz es clave para que el profesor no se frustre, saber qué piensan, con qué realidades sociales cuentan, en qué familia está inmersos, es esencial, antes de que el profesor le ponga expectativas que tal vez jamás puedan cumplir, o al revés, le ponga pocas expectativas sin darle la oportunidad al alumno que las supere ampliamente.

Algunos docentes solo llenan mentes con datos, informaciones y contenidos inertes, ellos están seguros de que los alumnos aprenden solamente teniendo la “sabiduría” que él puede brindarles, de esta manera difícilmente surgirá el saber del alumno, entendiendo por saber el concepto del filósofo y epistemólogo Bachelard (1981), “conocimiento producto de la actividad del sujeto y no reproducción de las cosas, el sujeto es un constructor del mismo”.

Tanto profesores como alumnos temen desprenderse de lo conocido y esto podríamos decir que es un obstáculo epistemológico del que habla Bachelard (1981) “es el que sabe y como ya sabe genera una inercia que dificulta el proceso de construcción, de saber algo nuevo, que es lo que construye el acto de saber”, y aquí más que demostrado que muchos docentes no preparados mantienen este obstáculo, se creen que con saber la materia alcanza para educar, y esto dificulta el proceso de conocimiento.

Muchas historias personales que cuentan los educadores se basan en su historia escolar, Yo tenía un profesor que mandaba a leer algo y nosotros éramos responsables y leíamos, los trabajos los entregábamos en tiempo y forma, ahora todo es un horror, nadie respeta las reglas.

Imaginar estas clases basadas en una historia pasada, en donde una persona construye de manera subjetiva la anécdota personal con afirmaciones y realidades sin interrogantes, sin dudas, sin intervención de los alumnos es lo que no debería ocurrir en el sistema educativo.

No dar lugar a la duda, afirmar, ser categóricos es parte del discurso de los profesores que no tienen una formación docente, y es preocupante que estando al frente de la enseñanza no logren desarrollar un pensamiento de duda que niega lo seguro y que busca encontrar nuevos caminos.

Si no se acepta que no se sabe, el aprendizaje no puede ocurrir y no se producirá la apertura necesaria para hacer posible una mejor enseñanza, continua y enriquecedora.

Esto de aprender involucra tanto a profesores como a alumnos, si esperamos que el estudiante se transforme es fundamental que el docente deba hacerlo sino estamos ante un laberinto sin salida. Deseamos que el estudiante aprenda motivado, cuando algunos docentes no muestran la mínima intención de ampliar sus conocimientos. No preparar sus clases, no tener estrategias, no actualizar su bibliografía, es prueba contundente de lo que venimos afirmando, algunos docentes no se comprometen con la enseñanza por diversos motivos, creen que ya saben lo que necesitan, no tienen tiempo, no tienen ganas o no les interesa educar, la idea es que se pueda revertir esta situación y motivarlos a una transformación nutritiva.

Una tarea ardua será lograr la transformación del modelo mental de ambos (profesor-alumno) que deberá comenzar por motivar a docentes que están a cargo de cátedras, sin saber o sin querer saber, que necesitan mucho más que cumplir con un programa lleno de teorías y trabajos que no tienen un sentido claro. Claros ejemplos son hacer leer por leer a un autor, realizar trabajos prácticos que no focalizan en lo que se desea que el alumno aprenda, dar trabajos cerrados sin aportes del alumnado.

La autora Kaplan (1992) en su libro sostiene que “los maestros no reconocen el impacto que ejerce su propio desempeño en los resultados que alcanzan sus alumnos” Los docentes siempre buscan una explicación a los éxitos y a los fracasos de los alumnos para evitar la auto-responsabilización, Kaplan dice los docentes construyen etiquetas para los alumnos de su clase y para los grupos que conducen, a veces son prejuiciosos y comunican de forma sutil a sus alumnos sus expectativas, tanto positivas como negativas.

Los que son considerados mejores profesores proporcionan a los estudiantes un lugar seguro donde construir sus ideas, colocan a los estudiantes en situaciones donde sus modelos mentales no funcionaran, escuchan las suposiciones de sus alumnos antes de desafiarlas y en lugar de marcarles a ellos el error y proporcionarles la respuesta correcta, hacen preguntas para ayudar a los estudiantes a ver sus equivocaciones esto es lo que dice Bain (2007)afirma que lo importante no es que hacen sino que comprenden y cómo piensan sobre lo que hacen, algo que los docentes pocas veces realizan.

Escuchar a los educadores vociferando preconceptos es rutina en el bar mis alumnos no entienden nada, explico una y otra vez y cometen el mismo error, no escuchar, ni tratar de entender a cada alumno hace que utilicen un método mecánico y masivo que no les da buenos resultados. La imposición, la no reflexión, la falta de interrogantes hace que el saber no sea construido, muy al contrario, sea destruido.

Nada los motiva a estos chicos se escucha esta frase de manera permanente, y en el texto de Bain (2007), encontramos las respuestas necesarias para afirmar que un docente debe generar más preguntas que respuestas “la gente aprende mejor cuando responde a una pregunta importante que realmente tiene interés de responder o cuando persigue un objetivo que quiere alcanzar”, si no se generan interrogantes, el alumno no tiene interés y no intentará reconciliar, explicar ,modificar o integrar el conocimiento nuevo con el antiguo.

Bain (2007), se interroga sobre que esperan los docentes de sus estudiantes y ellos esperan más, pero esto no quiere decir que memoricen más o lean más, no, se trata de que el docente aprecie el valor individual del estudiante, alguna habilidad que puedan demostrar y cierra con una palabra esencial, estos docentes tienen fe en que los estudiantes podrán conseguir lo que se propongan.

Una de las modalidades que tienen algunos docentes sin capacitación pedagógica es la de no preparar las clases, otro ingrediente al listado de reglas para convertirse en un “mal profesor” la improvisación, el dar clases que no tienen sentido, ni ilación y no cuentan con todo lo necesario para que se produzca el saber.

¿Cómo preparan las clases los mejores profesores? Bain (2007) dice que “enseñar es atraer a los estudiantes diseñando cuidadosamente un entorno en el que ellos aprendan” y destaca que los buenos docentes planifican hacia atrás, comienzan con los resultados que esperan fomentar, se plantean que preguntas deberían aprender a responder sin recurrir a la memoria, hacen un listado de preguntas que necesitarían explorar. Nada es azar, la planificación está delineada, la estrategia y el objetivo de lo que se desea conseguir en cada clase.

No solo habrá que trabajar con la motivación de los alumnos para que se interesen en desarrollar un pensamiento crítico, crear, proyectar, analizar o reflexionar, es sustancial empezar a hacer foco en los docentes de hoy, haciendo tal vez foros de debate, para que se generen interrogantes y surjan abiertamente estas falsas creencias que paralizan e infectan al sistema educativo. Evidenciar, no solo lo qué le pasa a sus alumnos en el aula, sino también que les pasa a ellos cuando enseñan. La motivación del docente es clave para una política educativa de calidad. Un plantel de educadores bien formados y motivados, hará la diferencia.

Encontrar que las capacitaciones sean atractivas será un gran desafío, que no solo por puntaje o por obligatoriedad hagan cursos, sino que se geste un interés genuino para transformarlos en docentes pensantes, creativos, críticos y reflexivos y así lograr las mismas cualidades en sus alumnos.

Referencias Bibliográficas

Bachelard, G. (1981) El nuevo espíritu científico. México: Editorial Nueva Imagen

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. España: Universidad de Valencia

Bourdieu, P. y Passeron, J.C. (2001) Fundamentos de la teoría de la violencia simbólica España: Editorial popular.

Cantet, L (2008) Entre los muros.

Chevallard, Y. (2005) La trasposición didáctica: del saber sabio al saber enseñado. Buenos Aires: Aique

Cuerda, J. L. (1999) La lengua de las mariposas.

Fernández Enguita, M. (1997). La educación en una sociedad en cambio. Ágora

Kaplan, C. (1992) Buenos y malos alumnos. Buenos Aires: Aique

Pennac, D. (2008) Mal de escuela, Barcelona: Literatura Random house

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.


Abstract: The proposal of this essay is to analyze some affirmations and comments of a group of university professors that undoubtedly is full of erroneous beliefs that hinder the educational procedure. The objective is to see what conception some teachers have of the teaching and learning process and expose the belief network, place them under the magnifying glass of certain authors, philosophers, pedagogues, sociologists who took care to reflect on education and see what the better way to train teachers by stripping them of their prejudices about students is.

Keywords: Teaching methodology – teaching - teaching strategies - teaching process - learning process - education – beliefs – motivation - teacher training

Resumo: A proposta deste ensaio é analisar algumas afirmações e comentários de um grupo de professores universitários que sem lugar a dúvidas está cheio de crenças errôneas que atrapalha o procedimento educativo. O objetivo é ver que concepção têm alguns docentes do processo de ensino e aprendizagem e deixar ao descoberto a malha de crenças, as pôr baixo a lupa de certos autores, filósofos, pedagogos, sociólogos que se ocuparam de reflexionar sobre a educação e ver qual é a melhor maneira de capacitar aos docentes despojando de seus preconceitos sobre o alumnado.

Palavras chave: Metodologia do ensino - didática - estratégias de ensino - processo de ensino - processo de aprendizagem - educação - crenças - motivação - formação de professores


Claudia Lombardi. Técnica en Comunicación Social, especializada en Medios de comunicación orales y escritos (1989). Profesora de la Facultad de Diseño y Comunicación en el Área de Moda y Tendencias de la Universidad de Palermo.


Las creencias de los profesores sobre los alumnos fue publicado de la página 184 a página186 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro