Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Tecnología educativa: rediseñando el proceso pedagógico

Tecnología educativa: rediseñando el proceso pedagógico

Nóbrega, Bernardo A.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Producción reflexiva sobre el uso de tecnologías avanzadas para el enriquecimiento de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Se propone explorar la aplicación de herramientas tecnológicas en una clase como estrategia didáctica nutriendo el proceso de aprendizaje. No obstante, se busca entender la incorporación tecnológica genuina como impulsor de nuevas prácticas pedagógicas nutritivas para la enseñanza. Concretamente, se pretende recapacitar y valorar la importancia que tienen las tecnologías aplicadas en ámbitos educativos fomentando la mejora constante del proceso de aprendizaje y construcción del saber. En fin, se plantea una abstracción consciente sobre la aplicación de herramientas tecnológicas al proceso educativo.

Palabras clave: Tecnología - innovación pedagógica – enseñanza – estrategias – aprendizaje



“Es verdad que la pluma es más fuerte que la espada, la educación asusta a aquellos que usan el terror.”

Malala Yousafzai [1]

Introducción

Los dispositivos tecnológicos, el acceso a la información y los procesos innovadores están sólidamente insertos en los espacios de aprendizaje y enseñanza. En algunas ocasiones la incorporación de dispositivos tecnológicos logra entorpecer el proceso educativo repercutiendo directamente en el aprendizaje de cada estudiante. La adaptación injustificada de dispositivos avanzados tanto digitales como analógicos no garantiza la innovación pedagógica. En numerosos casos suele trascender solo a nivel de escala social o publicitaria.

La tecnología educativa aplicada conscientemente potencia el aprendizaje. En donde se establece una relación o acuerdo pedagógico entre la educación y el aprendizaje. En el emplazamiento formativo el contenido define el rol de la tecnología. En algunos casos la tecnología es un facilitador de información y en otros casos es un contenido pedagógico en sí mismo. Por ende, la tecnología es el tema de estudio propiamente dicho. Esto determina que el sistema educativo no debe ser improvisado, pero si flexible.

En el ámbito pedagógico es clave destacar que la prioridad es favorecer y enriquecer el desarrollo del estudiante. Es de fuerte responsabilidad desde los roles pedagógicos promulgar ese enfoque. El desarrollo del conocimiento genera un gran avance personal en cada estudiante y brinda herramientas para el desarrollo social. Se puede teorizar sobre tres exigencias a la hora de educar. Concretamente Meirieu (2013) establece:

Estas tres exigencias son: primero, se trata de transmitir saberes emancipadores, no cualquier saber; luego la segunda exigencia es que tenemos que compartir valores, y los valores que son fundadores de la democracia; y el tercer elemento, formar a nuestros niños y a los ciudadanos para el ejercicio de la democracia a lo largo de sus vidas. (p.7)

El uso de la tecnología para garantizar las condiciones ideales a la hora de educar es una excelente estrategia. Las prácticas con tecnología son antiguas en la tarea docente. Por ejemplo, desde la implementación del pizarrón o un ábaco ya se puede apreciar la intención de aplicar dispositivos tecnológicos como facilitadores pedagógicos. Lo importante es reflexionar sobre el uso de las más tradicionales herramientas para el proceso de enseñanza. No se debe ser fatalista por la mera necesidad de seguir a un mercado de incorporación tecnológica que no merma. Lo inteligente es reconocer que es bueno, apropiado y sostenible de lo ya utilizado para combinarlo con nuevas didácticas o estrategias tecnológicas. Siempre el foco debe ser garantizar, mejorar o nutrir todo proceso educativo. La tecnología está hace siglos en la educación. Apareció para quedarse. Por ende, el docente debe asumir el compromiso para la correcta y consciente inscripción de tecnologías en el proceso pedagógico.

Tecnologías en el proceso pedagógico

Toda instancia pedagógica cuenta de personas que asumen diferentes roles y se rigen bajo un contrato acordado a la hora de enseñar y aprender. Las tecnologías llegan para impulsar el proceso pedagógico haciéndolo más nutritivo, eficiente y abarcativo. Es así que cada integrante, del contrato socialmente construido, debe asumir una gran responsabilidad. Las tecnologías no reemplazan al docente y mucho menos al estudiante. El correcto uso de dispositivos tecnológicos puede favorecer como entorpecer el proceso pedagógico. En ciertos casos puede excluir a docentes o estudiantes, del sistema educativo, si la tecnología no es incorporada o utilizada conscientemente. Lo nutritivo en estas incorporaciones es generar un espacio de exploración y manifestación rico de conocimiento y herramientas facilitadoras de aprendizaje. Cada integrante puede despertar su conocimiento previo planteando nuevos vínculos y relaciones para generar nuevos saberes. Básicamente, la tecnología debe ser utilizada como extensión de saberes y expansión del conocimiento.

En una clase existen múltiples variables que pueden definir ese recinto como un espacio de aprendizaje. Puede tomar múltiples dimensiones, formas y hasta variadas temporalidades. Es de alta importancia reflexionar y planificar cuales son las herramientas tecnológicas que pueden sumar al desarrollo sustancial en el aprendizaje colectivo como personal. Todo espacio de aprendizaje contemporáneo es permeable al contacto o uso de dispositivos tecnológicos. En algunas oportunidades puede ser incluido con la intención de facilitar el dictado de la clase y en otras oportunidades puede ser un facilitador de contenido pedagógico.

La introducción de las nuevas tecnologías en las aulas no concierne solo a los maestros o los currículum; las tecnologías han entrado en las aulas porque allí se encuentran tanto niños como jóvenes que frecuentan locutorios para usar computadoras o navegar por Internet, así como antes la televisión, por su fuerte presencia en la vida de las jóvenes generaciones, se había incorporado al salón de clase. (Litwin, 2005, p.9)

Con el desarrollo tecnológico genuino se puede lograr intercambio colectivo de experiencias o conocimientos ya adquiridos nutriendo el proceso aprendizaje. Por ende, para determinar que se trata de inclusión genuina Maggio (2013) determina “…el conocimiento se construye en la actualidad en sus versiones, disciplinares y no disciplinares, la idea de inclusión genuina reconoce todos esos atravesamientos, busca entenderlos y recuperarlos a la hora de concebir las propuesta didácticas.” (p. 21). Es así que no se debe luchar en contra de la tecnología. Se tiene que analizar, guiar e implementar aquellas que nutran el proceso de construcción del saber. Es altamente probable que aparezcan casos en el ingreso de la tecnología al espacio de aprendizaje no sea ideal para el avance de la clase. En esos casos de se debe analizar un plan de ejecución para incorporarla o para motivar el mejor uso de la tecnología propuesta.

La incorporación de materiales tecnológicos por parte del docente o la utilización de dispositivos para la enseñanza llevan una gran capacidad de análisis cognitivo. Demanda mucho tiempo, gran cantidad de energía para su producción y capacitación previa para su implementación. Estas etapas previas a la utilización de la tecnología como facilitador del conocimiento deben ser tenidas en cuenta a la hora de planificar una clase o programa. Implica reconocer e identificar todo lo que se necesita previo a la implementación o desarrollo de la clase. De esa forma, se contempla en la elaboración de una clase, en la planificación y en su organización racionalizando cada recurso pedagógico y tecnológico. Esto hace esencial la variedad pedagógica, tecnología y didáctica a desarrollar, logrando apartar al docente y los estudiantes de la monotonía y el automatismo. Pero, por sobre todas las cosas, adaptarse a las facilidades y dificultades de cada estudiante.

Conclusión

La incorporación genuina de la tecnología en el ámbito pedagógico desarrolla el conocimiento. Siendo de esta forma pilar para la reflexión, la construcción del saber y sobre todo la puesta en marcha del pensamiento crítico. El conocimiento no es la suma cuantitativa de información. Hoy se puede construir que el conocimiento es la capacidad reflexiva de selección, combinación y reconstrucción personal como colectiva de nuevos conceptos. La tecnología ayuda a vincular fuentes de información de diversos orígenes con diferentes usos y aplicaciones fomentando la revalorización de la instancia de aprendizaje.

Lo rico de rediseñar el proceso pedagógico, es que la tecnología puede abrir puertas que antes no se podían. Es capaz de darles acceso a personas que antes no tenían. Es posible facilitar la transposición didáctica de conocimientos que antes no. En los ámbitos de enseñanza o instancias pedagógicas el objetivo siempre debe ser en fomentar, mejorar y garantizar el aprendizaje del estudiante.

La tecnología, los docentes y los estudiantes están en la etapa formativa. Se deben tener en cuenta estos integrantes para rediseñar el proceso pedagógico mejorando las condiciones para todas las partes. La tecnología emancipa a las personas que tiene las herramientas para decidir y razonar libremente, pero por otro lado limita a las personas que no tienen la posibilidad de elegir. Por ende, es responsabilidad del docente promover las buenas prácticas para fomentar la libre expresión, la enseñanza democrática y, sobre todo la ramificación del proceso pedagógico.

En conclusión, con la incorporación de tecnologías en el proceso pedagógico aprendemos con otros y de otros. Las tecnologías facilitan ciertos métodos y dan acceso a determinados saberes. Es fundamental utilizar las tecnologías sin perder el foco o el objetivo. Por ende, la inclusión de tecnologías debe ser realmente justificada para cumplir con la meta del aprendizaje y generación de saberes individuales. No es cuestión de eliminar el pizarrón, ni eliminar Internet. Es cuestión de pensar antes de hacer. De tomar lo nutritivo existente y potenciarlo con nuevos elementos. Así se logra rediseñar el proceso pedagógico para lograr una sociedad de aprendizaje más equitativa, más llena de saberes y sobre todo formando personas más independientes.

Referencias Bibliográficas

Folegotto, I. (2005). Las TIC y los nuevos paradigmas para la educación. Universidad Nacional de La Plata.

Litwin, E. (2005a). Estrategias didácticas en tiempos de Internet: El pizarrón y la pantalla. Universidad de Buenos Aires, 31. Recuperado de

http://repositoriouba.sisbi.uba.ar

Litwin, E. (2005b). Tecnologías educativas en tiempos de Internet. Buenos aires: Amorrortu Editores.

Maggio M. (2013) Enriquecer la enseñanza. Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Biblioteca fundamental de la Educación. Editorial Paidós

Meirieu, P. (2013). La opción de educar y la responsabilidad pedagógica. 32. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la República Argentina.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: Reflective production on the use of advanced technologies for the enrichment of teaching and learning processes. It is proposed to explore the application of technological tools in a class as a teaching strategy, nurturing the learning process. However, it seeks to understand the genuine technological incorporation as a driver of new nutritional pedagogical practices for teaching. Specifically, it is intended to reconsider and assess the importance of technologies applied in educational fields by promoting the constant improvement of the learning process and knowledge building. In short, there is a conscious abstraction about the application of technological tools to the educational process.

Keywords: Technology - pedagogical innovation - teaching - learning strategies

Resumo: Produção reflexiva sobre o uso de tecnologias avançadas para o enriquecimento dos processos de ensino e aprendizagem. Propõe-se explorar a aplicação de ferramentas tecnológicas em uma sala de aula como estratégia de ensino nutrindo o processo de aprendizagem. Não obstante, procura-se entender a incorporação tecnológica genuina como impulsor de novas práticas pedagógicas nutritivas para o ensino. Concretamente, pretende-se reconsiderar e valorizar a importância que têm as tecnologias aplicadas em âmbitos educativos fomentando a melhora constante do processo de aprendizagem e construção do saber. Em fim, propõe-se uma abstração consciente sobre o aplicativo de ferramentas tecnológicas ao processo educativo.

Palavras chave: Tecnologia - inovação pedagógica - ensino - estratégias - aprendizagem


Bernardo A. Nóbrega. Diseñador Industrial e integrante del Departamento de Ingeniería en Equaphon Sistemas de Sonido


Tecnología educativa: rediseñando el proceso pedagógico fue publicado de la página 222 a página225 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro