Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. De brechas a oportunidades digitales

De brechas a oportunidades digitales

Rodríguez Soifer, Solange

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Hoy la educación atraviesa numerosos desafíos. Lo curioso es que uno de los más grandes tiene que ver con un elemento que no es ajeno a la comunidad educativa, sino que atraviesa la vida cotidiana y todas las ramas de conocimiento: la tecnología. Convivir con dispositivos y redes sociales produce nuevos hábitos y conocimientos que se modifican ante su presencia. Sin embargo, persiste una brecha que es más que digital, es cultural. Cómo incorporar esta transformación al contexto de la enseñanza y el aprendizaje es el reto que necesita ser objeto de reflexión y de estudio, para tender los puentes clave en esta nueva Sociedad del Conocimiento.

Palabras clave: Tecnología - transformación digital - práctica docente - aprendizaje - habilidades digitales



“Si existiera algo que quisiéramos cambiar en los chicos, en primer lugar deberíamos examinarlo y observar si no es algo que podría ser mejor cambiar en nosotros mismos.” (C. Jung)

Más allá del equipamiento con el que pueda contar una institución, la educación se encuentra inmersa en un contexto de fuerte heterogeneidad respecto al dominio de las tecnologías, tanto por parte de los docentes como de los alumnos, aun cuando se caracterice a los estudiantes de nativos digitales. Esto produce diferente tipo de brechas que no solo están relacionadas con el aspecto tecnológico, sino fundamentalmente con el capital cultural y las habilidades digitales.

Como señala Capeletti (2010), para que el aprendizaje pueda producirse, los estudiantes deben aprender en un contexto que sea pertinente. Según un estudio de Deloitte, el 11% de los argentinos mira su celular más de 200 veces al día, lo que significa que mientras los dispositivos son accedidos por docentes y estudiantes de forma cotidiana, este comportamiento ocurre fuera del contexto de enseñanza y aprendizaje. De hecho, en el ámbito del aula, se omiten los parámetros que rigen dicha conducta, volviéndola ajena al mundo vital de sus participantes.

El entorno que rodea el aula, por otro lado, cambia a una velocidad que nos obliga a acelerar nuestros ciclos de adaptación. En un año se aprende y desaprende el uso de la app o el juego que está de moda, tal como ocurrió con Pokemon Go, Snapchat, entre otros. Redes sociales se crean, otras cambian el foco y en ese proceso se transforma el modo de vinculación y de uso. Estos recursos se suman a la disputa por la atención de los alumnos; la escuela pensada como un medio más, brega entre el mar de estímulos por esos escasos momentos de atención por parte de los estudiantes. Jean-Michel Blanquer, Ministro de Educación en Francia, tomó al respecto una medida que calificó de salud pública y prohibió el uso del celular no solo en el aula, sino también en el recreo. En ese sentido, frases como “es la mayor desgracia que le trajo a la educación” de Benjamin Disraeli, o “la juventud se pierde en el ocio y la distracción, dejando de hacer cosas provechosas” pueden atribuirse al uso del celular. Sin embargo, fueron pronunciadas siete siglos antes con la creación de la imprenta.

¿Será que se le está asignando a la tecnología un atributo de fin y no de medio? Si se piensa que es un fin en sí mismo, se corre el riesgo de creer que deben aplicarse los recursos tecnológicos a como dé lugar (en aulas digitales, gabinetes de computación, con drones). Pero el rol del educador no debe confundirse con el de un experto en sistemas o un profesional de infraestructura. Su función es de ser guía y facilitador, dar sentido a lo que se aprende, fomentar aprendices reflexivos, ir en la búsqueda permanente de la buena enseñanza. Sin embargo, si bien no se espera que el docente sea un tecnólogo, así como en un entrenamiento el instructor debe conocer las mejores prácticas para evitar lesiones en los entrenados, resulta difícil pensar que se puede enseñar un uso adecuado de lo que se desconoce. Por tal motivo para eso le será preciso comenzar a adquirir habilidades digitales que le permitan enriquecer sus clases, imprimiéndole un sentido pedagógico a los medios que utilice; ese es el camino para resignificar las herramientas tecnológicas y convertirlas en instrumentos para el aprendizaje. Maggio (2012) indica que en la labor como docentes se puede enriquecer la enseñanza para que sea más poderosa, amplia, perdurable y profunda. En ese sentido, un buen punto de partida es investigar en su campo de enseñanza qué es lo que ya otros educadores e investigadores están utilizando, para tomar referencias tanto de contenidos como de implementaciones. En ese orden de ideas, así como Vygotsky resaltó la importancia de la zona de desarrollo próximo en el aprendizaje, se puede pensar que a la interacción con la tecnología también se le aplica este concepto, donde su correcto uso representa la distancia entre el nivel de desarrollo efectivo, respecto del potencial que se puede alcanzar con una buena utilización. Una zona de desarrollo próximo que está a una búsqueda en Google de distancia, pero que puede elevar el aprendizaje a una altura hasta ese momento desconocida.

Bruner (1997) señala que una de las tareas de las nuevas generaciones es aprender a vivir en el amplio mundo de una tecnología cambiante y de un flujo continuo de información, pero este desafío es preciso pensarlo no solo desde los alumnos, sino también desde los docentes. Maggio (2012) afirma que los entornos tecnológicos configuran oportunidades únicas para enriquecer la enseñanza. Así como cuesta recordar cómo era la comunicación antes de WhatsApp, lo mismo se puede pensar para el ámbito del aula. Llegar a un punto donde ya no se recuerde cómo era que se daba la clase sin el aporte de los recursos que la tecnología habilita. Para eso se requiere salir de la zona de confort, explorar qué es lo que ya se está utilizando y con qué de ese universo de posibilidades el docente se sentiría cómodo en avanzar.

Siguiendo con la línea de pensamiento de Bruner (1987), es en el contexto académico donde el estudiante debería poder permitirse probar, arriesgarse, fallar e iterar, sintiendo que hay un contexto que lo acompaña. Y esas condiciones las puede generar el docente, arrojándose él mismo, probando, midiendo y continuando la búsqueda de las mejores prácticas que vuelvan el aula en un espacio donde se celebra el conocimiento.

Referencias Bibliográficas

Anijovich R. y Capeletti, G. (2010) La evaluación significativa. Buenos Aires: Editorial Paidos.

Bruner, J. S. (1997). La educación, puerta de la cultura. Colección Aprendizaje nº 125. Madrid: Ed. Visor.

Bruner, J. S. (1987). La importancia de la educación. Barcelona: Paidós.

Deloitte (2016). Consumo móvil en Argentina. Buenos Aires. Disponible en: https://www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/ar/Documents/technology-media-telecommunications/Mobile%20Consumer%20Trends%20Argentina.pdf

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. España: Grupo Planeta Spain.

Vygotsky, L. S. (1966). Pensamiento y Lenguaje. La Habana: Edit. Revolucionaria.

Vygotsky, L. S. (1978). Mind in society. Cambridge, MA: Harvard University Press

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: Today education is going through numerous challenges. The funny thing is that one of the biggest has to do with an element that is not alien to the educational community, but that goes through everyday life and all branches of knowledge: technology. Living with social devices and networks produces new habits and knowledge that are modified before their presence. However, a gap persists that is more than digital, it is cultural. How to incorporate this transformation into the context of teaching and learning is the challenge that needs to be the object of reflection and study, to build the key bridges in this new Knowledge Society.

Keywords: Technology - digital transformation - teaching practice - learning - digital skills

Resumo: Hoje a educação atravessa numerosos desafios. O curioso é que um dos maiores tem que ver com um elemento que não é alheio à comunidade educativa, sina que atravessa a vida quotidiana e todos os ramos de conhecimento: a tecnologia. Conviver com dispositivos e redes sociais produz novos hábitos e conhecimentos que se modificam ante sua presença. No entanto, persiste uma brecha que é mais que digital, é cultural. Como incorporar esta transformação ao contexto do ensino e a aprendizagem é o repto que precisa ser objeto de reflexão e de estudo, para tender as pontes finque nesta nova Sociedade do Conhecimento.

Palavras chave: Tecnologia - transformação digital - prática de ensino - aprendizagem - habilidades digitais


Solange Rodríguez Soifer. Docente de Marketing y Emprendimiento en la Universidad de Ciencias Económicas de Buenos Aires (UBA). Productora de transmedia.


De brechas a oportunidades digitales fue publicado de la página 232 a página234 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro