Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. El desafío hacia una buena enseñanza

El desafío hacia una buena enseñanza

Chaparro, María Belén

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: En este ensayo se reflexiona sobre aquellas prácticas llevadas a cabo por los docentes que provocan acciones en los estudiantes, los motivan, atienden sus necesidades, promueven el pensamiento crítico, los estimulan y construyen un camino hacia una buena enseñanza.

Palabras clave: buena enseñanza - práctica - construcción - crítico – motivación



La buena enseñanza, según Fenstermacher, forma alumnos moralmente buenos, con valores como la honestidad e integridad. Procura que adquieran conocimientos que les permitan desarrollar pensamientos reflexivos y críticos: “La palabra buena tiene tanto fuerza moral como epistemológica” (Fenstermacher, 1989). ¿Cuáles son las acciones que llevan a una buena enseñanza? ¿Qué es una buena enseñanza?

El proceso de enseñanza aprendizaje no es solo la transmisión de conocimientos del docente al alumno, es una ardua tarea que conlleva una serie de acciones basadas en teorías, enfoques, herramientas, además de un diagnóstico de las características del grupo y el contexto social. Para lograr la construcción del conocimiento y que el estudiante pueda aplicarlo, se abre una serie de posibilidades, estrategias, recortes de contenido, decisiones didácticas, diferentes corrientes de enseñanza-aprendizaje, para el alcance de los objetivos propuestos. Si el docente despliega todas las estrategias posibles para lograr la construcción del conocimiento, vence los obstáculos que se le presentan, como la falta de interés por la asignatura; logra un ambiente propicio para el aprendizaje; se generan buenas propuestas de trabajo; se evidencia su intención de lograr una buena enseñanza y una enseñanza comprensiva. Los conocimientos adquiridos, además de ser comprendidos, se analizan y se aplican a nuevas situaciones. Cuando se entrelaza la buena enseñanza, con la enseñanza comprensiva, además de alentar los valores morales, se promueven procesos de reflexión, se construye el conocimiento, se favorecen el proceso cognitivo. Esta transformación se puede lograr con una buena clase.

¿Qué es una buena clase? Tal como dice Camilloni, una buena clase presenta una secuencia de actividades donde el docente orienta a los alumnos para lograr buenos aprendizajes, la planificación de la clase o mejor dicho de la unidad didáctica es la estrategia fundamental para un excelente resultado, donde se evidencian los conocimientos de didáctica del docente. Contenidos, objetivos, propósitos, actividades, instrumentos de evaluación: todas las estrategias necesarias para la construcción del aprendizaje y el contexto socio-cultural e histórico. Además la importancia que se le otorga al tiempo para la enseñanza de un contenido, las actividades que se llevan a cabo, la participación del docente, el espacio cedido a los alumnos, la reciprocidad que se establece, todo en un contexto de integración, diversidad de opinión, consideración por los tiempos de aprendizaje de cada estudiante, en un ambiente ameno, de cortesía y respeto recíproco. Una actitud no conveniente del profesor puede ser percibida y dificultar el aprendizaje.

En el proceso para lograr los objetivos curriculares (llamado alineamiento constructivo, basado en el constructivismo, proceso de construcción que se produce por interacción con el medio) se generan andamiajes que permiten crear herramientas para resolver una situación problemática o la comprensión de un conocimiento nuevo, asociado al pensamiento de Jean Piaget (1896-1990). La información no se acumula, se reestructuran los esquemas de pensamiento, se trabaja a través de las ideas previas: “La construcción de significados implica al alumno en su totalidad y no solo en sus conocimientos previos y su capacidad para establecer relaciones sustantivas entre estos y el nuevo material de aprendizaje o entre las diferentes partes del material de aprendizaje” (Coll, p. 138).

En el largo y complejo camino hacia el proceso de enseñanza, en alguna instancia de la labor docente se reflexiona sobre la forma de enseñar. Según John Bigg se logra una enseñanza eficaz cuando se estimula a los alumnos para un enfoque profundo, el aprender una determinada tarea, en forma adecuada y significativa. Bigg clasifica los enfoques en profundo y superficial (lograr los objetivos con el mínimo esfuerzo). Marton agrega un tercer enfoque, el estratégico, donde el alumno pretende lograr los mejores resultados: “Los conceptos de los enfoques superficial y profundo del aprendizaje son muy útiles para concebir formas de mejorar la enseñanza” (Bigg, 1987a).

Una enseñanza eficaz logra un aprendizaje significativo, la nueva información se incorpora a los conocimientos ya existentes en la estructura cognitiva, que también se logra en el aprendizaje memorístico, pero de otra manera. ¿Por qué es más eficaz el significativo? Porque crea estructuras cognitivas, se retiene más fácilmente por un período más largo. “Hay aprendizaje significativo cuando la nueva información puede relacionarse, de modo no arbitrario y sustancial con lo que el alumno ya sabe”. (Ausubel, p. 37).

Una buena y eficaz enseñanza tiene en cuenta un elemento fundamental para un aprendizaje exitoso: la motivación, el interés por un determinado contenido o actividad posibilita la participación continua del alumno en clase. Estimular la curiosidad, sembrar en los alumnos el interés en actividades enriquecedoras, tener en cuenta los conocimientos previos, evaluar en forma permanente, aprender de los errores, favorecer el trabajo en equipo colaborativo, todos factores que generen un ambiente de trabajo positivo dirigen a una buena enseñanza que le brinde al estudiante confianza en lo que aprende.

A partir de lo expuesto se retoma la pregunta: ¿qué es una buena enseñanza? De acuerdo con lo expresado en este ensayo se concluye: no existe una única fórmula hacia la buena enseñanza o hacia la buena clase, ya que los obstáculos son diversos: los tiempos de aprendizaje, la falta de interés en la asignatura, el contexto socio- cultural, entre otros. Pero a través de la didáctica, mediante sus métodos, técnicas de aprendizaje, diagnósticos, programación de una unidad didáctica, selección de los contenidos, elección de las actividades adecuadas y estimular el interés, se puede crear un ambiente propicio para llevar a cabo el proceso hacia una buena enseñanza, que permita en los estudiantes construir el conocimiento significativo, el desarrollo personal, profesional y las ansias de seguir aprendiendo. ”Buena enseñanza es aquella que deja en el docente y en los alumnos un deseo de continuar enseñando y aprendiendo, a la vez que la incorporación y el dominio de nuevos conocimientos”. (Souto, 1996).

Referencias Bibliográficas

Litwin, E. (1998). Las corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires, Paidós.

Camilloni, A. (1995). Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la educación superior. Primeras Jornadas Trasandinas sobre Pedagogía Universitaria. Chile: Universidad Católica de Valparaíso.

Ontoria y otros. (1997). “Mapas conceptuales” Una técnica para aprender. Madrid: Ed. Narcea.

Perkins, D. (1995). La escuela inteligente. Barcelona: Gedisa.

Souto, M. (1993). Hacia una didáctica de lo grupal. Buenos Aires: Miño y Davila.

Astolfi, J.P. (1997). Aprender en la escuela. Chile: Dolmen Ediciones.

Bigg, J. (2006). Calidad del aprendizaje Universitario. Madrid: Ed. Narcea.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Silvia Meza en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: This essay reflects on those practices carried out by teachers that provoke actions in students, motivate them, meet their needs, promote critical thinking, stimulate them, and build a path to good teaching.

Keywords: Good teaching - practice - construction - critical - motivation

Resumo: Neste ensaio reflexiona-se sobre aquelas práticas levadas a cabo pelos profesores que provocam ações nos estudantes, os motivam, atendem suas necessidades, promovem o pensamento crítico, os estimulam e constroem um caminho para um caminho para um bom ensino.

Palavras chave: bom ensino - prática - construção - crítica - motivação


María Belén Chaparro. Licenciada en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires)


El desafío hacia una buena enseñanza fue publicado de la página 234 a página235 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro