Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. Evaluación continua: estadios claves en la instancia pedagógica

Evaluación continua: estadios claves en la instancia pedagógica

Nóbrega, Bernardo A.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: La educación contemporánea requiere múltiples enfoques sobre el proceso de evaluación en la etapa de aprendizaje. Se reflexionan las bases, los roles, los fundamentos y los cuestionamientos de las instancias de evaluación. Primordialmente, se analiza la mejora constante de la interacción que se lleva a cabo entre docente y estudiante. Se enfoca en los procesos de evaluación reiterada favoreciendo un proceso pedagógico constructivo. Concretamente, se propone la retroalimentación constante como mediador y regulador del proceso de enseñanza durante el aprendizaje. La evaluación constante fomenta el empoderamiento individual y la reflexión sobre el conocimiento aprendido. Este ensayo propone desarrollar el pensamiento para comprender la responsabilidad de los docentes de garantizar la libertad del conocimiento.

Palabras clave: Evaluación - aprendizaje colectivo - saber propio – pedagogía -  enseñanza 



“A los niños se les debe enseñar
a pensar, no en que pensar.”

Margaret Mead

Introducción

En múltiples ámbitos y épocas de la historia del aprendizaje y el conocimiento se valoraba la capacidad de recordar, retener y repetir. Se privilegiaba la cantidad de conocimiento por sobre la capacidad cognitiva de reflexión. El conocimiento está atravesado por múltiples elementos como la abstracción, la construcción y el pensamiento constante. ¿Qué cambio de paradigma modificó esa concepción? ¿Qué se valora en el aprendizaje?, ¿Cómo se mide el aprendizaje?, ¿qué demuestra la evaluación? Estas preguntas son disparadores a la reflexión. Es así que, Souto (2009) reflexiona “Un análisis de las relaciones existentes entre la enseñanza y la evaluación, mostrará cuál es su potencialidad didáctica y cuáles son las barreras que pueden estorbar su pleno desenvolvimiento.” (p.1).

La evaluación se determina como proceso reflexivo en el que se mide o visualiza un resultado de variadas instancias de aprendizaje. Permite entender y apreciar conscientemente al estudiante. Se logra tener mejor noción del grupo, del individuo y de la posibilidad de aplicar lo planeado a la clase. De otro modo, intenta establecer que tan amplia o estrecha es la brecha entre lo planteado y lo que realmente tiene el estudiante a la hora de aprender.

Es relevante la noción de emplazamiento educativo para comprender que todo espacio, tanto físico como virtual son potenciales espacios de aprendizaje y, por ende, de evaluación. Lograr complementar la enseñanza con evaluación permite reflexionar sobre las herramientas utilizadas, las técnicas implementadas y los resultados obtenidos. Fundamentalmente, se debe ser consciente que el objetivo es lograr el aprendizaje significativo en el estudiante para la construcción de un saber individual.

Por supuesto que todo esto siempre vino acompañado de definir los criterios, hacerlos transparentes, hacerlos públicos; ya sean construidos con los alumnos o presentados a los alumnos con anterioridad. En realidad, nosotros tratamos que los docentes presenten los criterios de evaluación cuando presentan la planificación de la unidad que van a enseñar. (Anijovich, 2009, p.52)

Toda instancia evaluativa debe ser tomada con suma importancia para recabar y ahondar en el objetivo de mejorar y fortalecer el aprendizaje en el estudiante. Es así como la educación puede ser buena cuando se tiene en cuenta la evaluación cualitativa y cuantitativa conjuntamente. En concreto, cruzar todo tipo de proceso evaluativo durante la enseñanza pretende mejorar el aprendizaje. En contraparte, una mala educación es aquella que toma solo una variable absoluta como parámetro evaluativo. Por ende, el rol docente es importante porque debe desarrollar la capacidad reflexiva para implementar herramientas objetivas y constructivas a la hora de evaluar. ¿Evaluar garantiza el aprendizaje? ¿Ser evaluador es garantía de conocimiento?

Las funciones de la evaluación

A la hora de evaluar es importante contemplar la instancia grupal como ámbito de evaluación potencial. El desarrollo de grupo es fundamental porque permite conocer y ayudar tanto al docente como al alumno a la hora de evaluar. Souto (2009) afirma:

Grupal se refiere también a una modalidad de trabajo pedagógico. Es una acepción de índole instrumental. Se trata de una concepción didáctica que, a partir de considerar a la clase como campo grupal, plantea la creación de dispositivos grupales con estrategias y técnicas tendientes a fomentar la grupalidad y el logro de aprendizajes de distinto tipo: sociales, cognitivos, afectivos, corporales en su integración. (p.6)

La evaluación sirve para ayudar al docente a conocer el estado inicial de los alumnos como diagnóstico. A su vez, visualizar el progreso realizado por cada estudiante y por el grupo respecto a los objetivos planteados inicialmente. Por otro lado, detectar las dificultades que cada alumno tiene, para así aplicar nuevas estrategias que proponga un mejor aprendizaje. En cuanto al alumno, la evaluación le sirve para conocer su avance en relación a dicho objetivo planteado inicialmente. Puede focalizar sus deficiencias y entender las dificultades para poder superarlas. Pero, sobre todo comprender el potencial de su elección individual en la construcción del conocimiento.

Las decisiones operativas que reflexiona el docente junto a la evaluación hacen positivo y nutritivo el proceso cognitivo durante el aprendizaje. De este modo la evaluación ayuda a prevenir y proponer mejoras constantemente. Por consiguiente, evaluar sirve para poner en cuestionamiento y a prueba todo lo preestablecido. Los objetivos, las herramientas, los recursos, el alumno, el docente, el espacio y todo aquello que involucre el proceso pedagógico.

Evaluar el resultado es un gran nutriente para el proceso de aprendizaje. Es fundamental darle el protagonismo justo para poder observar el bagaje personal, estrategias utilizadas y por, sobre todo, poder detectar sus múltiples resultados. Existen disciplinas en las que el resultado tiene diferente peso, significado e importancia. Desde la perspectiva docente se debe tener en cuenta y analizar el resultado obtenido para poder ejecutar una evaluación objetiva.

Otros aspectos de las ventajas de evaluar constantemente son las competencias del estudiante. Cada estudiante relaciona el nuevo contenido adquirido con saberes previos instaurados. Analizar las competencias permite divisar la capacidad resolutiva, el abordaje técnico y la implementación de saberes previos en cada alumno. El objetivo principal de esta evaluación es que cada estudiante pueda analizar lo aprendido, relacionarlo, reformularlo y construir un conocimiento propio.

Luego de abordar diferentes tipos de evaluación podemos determinar que la evaluación final es una instancia clave. Se entiende así porque es un campo de aporte al conocimiento y formación tanto individual como colectiva. Culmina con el análisis del proceso de aprendizaje. Por ende, la evaluación final debe ser planteada de forma que manifieste y exteriorice los matices de aprendizaje. Específicamente, generar un diálogo permitiendo extraer elementos utilizados, resultados obtenidos, competencias desarrolladas, reflexiones construidas y saberes adquiridos.

Conclusión

Luego de analizar algunas variables del recorrido evaluativo en el ámbito del aprendizaje se puede reconocer el alto significado de las instancias evaluativas. Es un área que permite mucha innovación logrando enriquecer al estudiante y su desarrollo personal. Los objetivos de evaluar deben poner foco en promover la evolución del estudiante. Es así que el rol docente debe tener claro qué quiere evaluar para proponer metodologías y estrategias efectivas.

Los docentes tienen la responsabilidad de comunicar con claridad los objetivos para que los alumnos entiendan lo que hacen y por qué lo hacen. Así es que entra la retroalimentación como aspecto fundamental que los docentes deben construir en conjunto con los estudiantes. Deben lograr criterios que manifiesten qué es importante mirar o tener en cuenta. Estos criterios deben ser transparentes y participativos. A su vez, deben ser desarrollados en conjunto permitiendo tener claro cuáles son las expectativas de aprendizaje favoreciendo el proceso cognitivo. Para que el o la docente pueda colaborar y mejorar el aprendizaje de cada estudiante. De ese modo responde a por qué es bueno evaluar constantemente.

En conclusión, la evaluación constante es un estadio fundamental en todo espacio e instancia de enseñanza. Permite conducir el proceso de aprendizaje con la evaluación determinando cuál es el objetivo deseado. El enfoque propuesto tiene impacto en múltiples perspectivas procurando mejorar el aprendizaje. Al mismo tiempo, impacta en la docencia porque pone el foco en formar estudiantes autónomos. La evaluación manifiesta el grado de aprendizaje. El aprendizaje logra conocimiento. El conocimiento permite la reflexión. La reflexión permite la elección consciente y la construcción del saber. El saber da crecimiento personal. Por ende, evaluar enseña a pensar y ser libre.

Referencias Bibliográficas

Anijovich, R. (2009). Nuevas miradas sobre la evaluación de los aprendizajes. Entrevista a Rebeca Anijovich. Archivos de Ciencias de la Educación (4a. época).  Recuperado de: http://www.fuentesmemoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.4081/p r.4081.pdf

Camilloni, A. (s. f.). Las funciones de la evaluación. PFDC-Curso en Docencia Universitaria Módulo 4: Programas de Enseñanza y Evaluación de aprendizajes.

Camilloni, A. R. W. de, & Anijovich, R. (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Oliver Six. (2017). Las funciones sobre evaluación. Camilloni. Educación. Recuperado de https://es.slideshare.net/AliceCainz/la-funciones-sobre-evaluacin-camilloni

Souto, M. (2009). Los sentidos de lo grupal en el campo pedagógico en la actualidad. Revista de psicoanálisis y psicología social, 1(1), 7.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: Contemporary education requires multiple approaches to the evaluation process in the learning stage. The bases, roles, fundamentals and questions of the evaluation bodies are reflected. Primarily, the constant improvement of the interaction between teacher and student is analyzed. It focuses on repeated evaluation processes favoring a constructive pedagogical process. Specifically, constant feedback is proposed as a mediator and regulator of the teaching process during learning. Constant evaluation encourages individual empowerment and reflection on the knowledge learned. This essay proposes to develop thinking to understand the responsibility of teachers to guarantee freedom of knowledge.

Keywords: Evaluation - collective learning - own knowledge - pedagogy - teaching

Resumo: A educação contemporânea requer múltiplos enfoques sobre o processo de avaliação na etapa de aprendizagem. Reflexionam-se as bases, os papéis, os fundamentos e os questionamentos das instâncias de avaliação. Primordialmente, analisa-se a melhora constante da interação que se leva a cabo entre professor e estudante. Foca-se nos processos de avaliação reiterada favorecendo um processo pedagógico construtivo. Concretamente, propõe-se a retroalimentação constante como mediador e regulador do processo de ensino durante a aprendizagem. A avaliação constante fomenta o empoderamento individual e a reflexão sobre o conhecimento aprendido. Este ensaio propõe desenvolver o pensamento para compreender a responsabilidade dos professores de garantir a liberdade do conhecimento.

Palavras chave: Avaliação - aprendizagem coletiva - conhecimento próprio - pedagogia - ensino


Bernardo A. Nóbrega. Diseñador Industrial e integrante del Departamento de Ingeniería en Equaphon Sistemas de Sonido


Evaluación continua: estadios claves en la instancia pedagógica fue publicado de la página 271 a página273 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro