Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. La evaluación en el contexto emprendedor

La evaluación en el contexto emprendedor

Rodriguez Soifer, Solange

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Cuando se habla de evaluación, el abordaje suele discurrir por las consecuencias que una inadecuada evaluación conlleva, la estigmatización del alumno, la brecha entre un docente que ejerce el poder y un alumno que debe subyugarse a él, la jerarquización entre evaluaciones científicas y otras que pretenden un abordaje más holístico o abstracto, entre otras reflexiones. En ese sentido, este ensayo pretende centrarse en los desafíos que encierra el proceso evaluatorio en un determinado campo de estudio como lo es la formación emprendedora. Si afirmamos que a emprender se aprende emprendiendo, ¿qué se debe enseñar y cómo se debe medir ese aprendizaje?  El desafío de la materia Emprendedor21 de la FCE UBA, consiste en trasladar a un ámbito académico, no solo una transposición de contenidos, sino también en adecuar las mejores prácticas de evaluación al contexto del aula, para generar aprendices y emprendedores reflexivos, que puedan aprender a aprender, y aprender a hacer, en un contexto donde el cambio es la única constante.

Palabras clave: Evaluación - emprendedurismo - transposición - docencia - contexto significativo 



“La retroalimentación es el
desayuno de los campeones.”

K. Blanchard

Fuera del contexto académico, en el ámbito de las start up las evaluaciones son constantes; el emprendedor y su proyecto se miden ante los inversores, los clientes, los proveedores, incluso ante ellos mismos. El mercado evalúa su performance y también se analiza en comparación a los otros emprendedores. Para que esto ocurra, los emprendedores y los inversores se valen de diferentes herramientas de medición, como los tableros de comando, o métricas que dan cuenta sobre la salud de un proyecto ¿Pero qué hay sobre los valores del emprendedor, sobre las habilidades que adquirió, sobre cómo evolucionó él y el proyecto? Ese detrás de bambalinas no se mide, sino que se pretende que acontezca durante el proceso de aprendizaje. Esto mismo ocurre con los procesos evaluatorios; se espera que ocurran como una externalidad positiva, que pareciera no tiene relación con el proceso en sí. En ese sentido,  Celman (1998) indica que la evaluación no puede ser un apéndice de la enseñanza y el aprendizaje. Debería estar integrado al proceso formativo representado como un desafío cognitivo, que ayude al estudiante a reflexionar sobre su propio aprendizaje, que plantee interrogantes y que se arroje en la construcción de un pensamiento propio. Camilloni (1998) refuerza esta afirmación indicando que “no es posible hablar de la evaluación de los aprendizajes al margen de los procesos de enseñanza y aprendizaje que los han generado.”

En ese sentido, si hablamos del contexto emprendedor como de cualquier otro campo disciplinar, el proceso evaluatorio debería ser representativo y consistente con el proceso que atraviesa el alumno. Partiendo de esta premisa, una de las habilidades que se espera que un emprendedor alcance durante su aprendizaje sea la resiliencia, la capacidad de poder reponerse ante circunstancias adversas. Pero para eso, es preciso que se arroje, que pruebe, que se entrene en intentar aunque no siempre lo logre.

Bruner en el texto de Linaza (1996), plantea la institución educativa como una especie de área de seguridad que le permite al estudiante ser más atrevido, construir hipótesis o ponerlas en práctica. Es en ese recorrido donde los docentes asumiendo el rol de guía y facilitador, estimulan que el estudiante se proponga probar, intentar, poner en juego sus supuestos y los que les aporte la cursada. Se interpreta el error no como un fracaso, sino como una parte del proceso, y se deja de pensar la evaluación como una vara que clasifica a la sociedad entre buenos y malos performantes en función de sus métricas. Tal como indica Perrenoud (2008), de otro modo lo que ocurre es que se terminan por fabricar pequeñas jerarquías de excelencia. Esto a fin de cuentas provoca el efecto contrario; una actitud cautelosa por parte de los estudiantes que atenta contra la zona de desarrollo próximo que denomina Vigotsky, dado que en vez del aprendizaje propio y a partir de los otros, la educación se convierte en una especie de carrera donde la premisa es sálvese quien pueda. Si pensamos que éxito proviene del latín y significa salida, con suerte una con final feliz, como tal la evaluación representa solo un segmento del camino transitado. Es por esto que las nuevas propuestas evaluatorias plantean redireccionar el foco al recorrido que atraviesa el estudiante, antes que a la foto de la llegada.

Siguiendo con la línea de pensamiento de Bruner, para lo que refiere a materias donde la práctica tiene un rol prioritario como lo es Emprendedor21 de la FCE UBA, es en el contexto académico donde el estudiante debería poder permitirse probar, arriesgarse, fallar e iterar, sintiendo que hay un entorno que lo acompaña. Para que en el aprender haciendo, la evaluación se transforme en una serie de hitos que le permitan forjar un pensamiento crítico y reflexivo sobre los saberes adquiridos, así como también aquellos que hace falta reforzar. Haciendo referencia a este enfoque, Anijovich (2010), indica que “si la retroalimentación permite detectar fortalezas y debilidades, obtener orientaciones y generar espacios sistemáticos para el intercambio de percepciones, experiencias y saberes, contribuirá a re diseñar cursos de acción, desarrollar aprendizajes más profundos y desempeños más eficaces.”

En el caso de materias que evalúan el proceso emprendedor, existe un gran limitante que es el tiempo de la cursada, dado que en cuatro meses se deben trabajar los conocimientos más relevantes tanto sobre el individuo como emprendedor, sus fortalezas y debilidades, sus actitudes y aptitudes, como en su ámbito, su industria, con un equipo de trabajo, así como también el emprendedor en acción a través de su proyecto. Estas dimensiones son relevantes porque como indica Capeletti (2010), los estudiantes deben aprender en un contexto que sea pertinente. Entonces no solo hablamos de saberes y de aprendizaje significativo, sino que tal como ocurre con una planta que necesita Sol y agua para desarrollarse, el emprendedor en tanto estudiante, necesita que las condiciones sean propicias para poder crecer. El desafío es entonces recrear un entorno similar al que el estudiante planea desarrollarse, para que acontezca como lo describe Díaz Barriga (2003), un contexto significativo.

Para eso la propuesta se trata de establecer dinámicas de clase y evaluaciones que equilibren la teoría y el aprender haciendo, aun tratándose de una materia con una carga práctica importante. Newton acuñó la frase “si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes”; es por esto que hay que generar tanto en el proceso de aprendizaje como en la evaluación, espacios reflexivos, que representen desafíos cognitivos, y para eso la teoría es fundamental. En cuanto a la práctica, es más evidente su fin en este campo disciplinar; es preciso aplicar los conocimientos adquiridos mediante estudio de casos, el desarrollo de un emprendimiento desde la idea, pasando por la planificación, hasta su implementación, y el aporte que no solo puedan proveer los docentes, sino también el resto de alumnos, para que tanto emprendedor como emprendimiento evolucionen a partir de la inteligencia colaborativa.

Si se considera la evaluación como un proceso y no como un suceso, el abordaje de distintos métodos evaluatorios puede dar lugar a elaboraciones distintas tal como indica Litwin (1998), que permitan más allá de constatar la aplicación de conceptos, llevar a la reflexión y a la adquisición de saberes significativos. Ese es el camino planteado para resignificar la evaluación y transformarla en un auténtico motor de construcción del conocimiento.

Referencias Bibliográficas

Camilloni, A., Celman, S. Litwin, E., Palou de Maté, M. del C. (1998). La evaluación de losaprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Editorial Paidós.

Linaza, J. (1996) Jerome S. Bruner. La pasión por el conocimiento. Cuadernos de Pedagogía, N° 243.

Perrenoud, P. (2008). La evaluación de los alumnos. De la producción de la excelencia a laregulación de los aprendizajes. Francia: Ediciones Colihue.

Anijovich R. y Capeletti, G. (2010) La evaluación significativa. Buenos Aires: Editorial Paidós.

Diaz Barriga, F. (2003) Cognición situada y estrategias para el aprendizaje significativo. RevistaElectrónica de investigación. Disponible en: https://redie.uabc.mx/redie/article/view/85

Vigotsky, L.S. (1966). Pensamiento y Lenguaje. La Habana: Edit. Revolucionaria.

Vygotsky, L. S. (1978). Mind in society. Cambridge, MA: Harvard University Press

Bruner, J. S. (1987). La importancia de la educación. Barcelona: Paidós.

Bruner, J. S. (1997). La educación, puerta de la cultura. Colección Aprendizaje nº 125. Madrid: Ed. Visor.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: When talking about evaluation, the approach usually runs through the consequences that an inadequate evaluation entails, the stigmatization of the student, the gap between a teacher who exercises power and a student who must subjugate him, the ranking between scientific evaluations and others that they seek a more holistic or abstract approach, among other reflections. In that sense, this essay aims to focus on the challenges of the evaluation process in a given field of study such as entrepreneurial training. If we affirm that entrepreneurship is learned by entrepreneurship, what should be taught and how should that learning be measured? The challenge of the Entrepreneurial Matter21 of the FCE UBA, is to transfer to an academic field, not only a transposition of contents, but also to adapt the best evaluation practices to the classroom context, to generate apprentices and reflective entrepreneurs, who can learn to learn, and learn to do, in a context where change is the only constant.

Keywords: Evaluation - entrepreneurship - transposition - teaching - meaningful context

Resumo: Quando se fala de avaliação, a abordagem costuma discurrir pelas consequências que uma inadequada avaliação implica, a estigmatização do aluno, a brecha entre um professor que exerce o poder e um aluno que deve subyugarse a ele, a hierarquização entre avaliações científicas e outras que pretendem uma abordagem mais holístico ou abstração, entre outras reflexões. Nesse sentido, este ensaio pretende centrar nos desafios que encerra o processo avaliativo em um determinado campo de estudo como o é a formação empreendedora. Se afirmamos que a empreender se aprende empreendendo, ¿que deve ser ensinado e como deve ser medido essa aprendizagem? O desafio da matéria Empreendedor21 da FCE UBA, consiste em transladar a um âmbito acadêmico, não só uma transposição de conteúdos, sina também em adequar as melhores práticas de avaliação ao contexto da sala de aula, para gerar aprendices e empreendedores reflexivos, que possam aprender a aprender, e aprender a fazer, em um contexto onde a mudança é a única constante.

Palavras chave: Avaliação - empreendedorismo - transposição - ensino - contexto significativo


Solange Rodriguez Soifer. Docente de Marketing y Emprendimiento en la Universidad de Ciencias Económicas de Buenos Aires (Universidad de Buenos Aires). Productora de transmedia.


La evaluación en el contexto emprendedor fue publicado de la página 275 a página277 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro