Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI >
  4. ¿Por qué es importante evaluar?

¿Por qué es importante evaluar?

Vidal, Antonella

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ISSN: 1668-1673

XXVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XXI. Vol. 41, Febrero 2020, Buenos Aires, Argentina | 284 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: En el siguiente ensayo el tema principal está enfocado en la instancia de evaluación educativa que realiza el profesor dentro de un curso, reflexionando sobre su significado y utilidad y haciendo mayor hincapié en que se debería tener en cuenta en el momento de evaluar en materias como diseño.

Palabras clave: Diseño –  alumnos – docente – evaluación – pedagogía – educación



Desarrollo

Entendemos comúnmente por evaluación a la instancia que ejerce el profesor para comprobar el alcance de ciertos conocimientos otorgados en la clase sobre el alumnado.

La Evaluación es un proceso que comienza con una búsqueda de información válida y confiable, para formular juicios de valor que inciden en la toma de decisiones, comunicando los resultados a los evaluados con el propósito de ayudar a quienes intervienen en esta actividad. (Cejas, Álvarez, 2006, p. 149)

Cejas Claudia y Álvarez Pilar en su artículo Evaluación de los resultados del aprendizaje (2006) también agregan que en dicha instancia el profesor encuentra un espacio para la autocrítica donde revisa su propia evaluación como planificador, enseñante y también evaluador. Ciertamente ese sería el ideal, pero la verdad es que no siempre ocurre.

La educación es el soporte de la cultura,  por lo que cuando se evalúa se realiza sobre estudiantes con un bagaje real, es decir, una historia, un origen, un posición social y un entorno académico que influencian de manera directa la manera de aprender.

Cada disciplina tiene sus objetivos específicos para evaluar. La metodología de enseñanza que se implementa en carreras como diseño de indumentaria, por ejemplo, se orientan a proyectar simulacros de experimentación de relación entre el material textil y los límites o contornos corporales, como expresa Doria Patricia (2014) en su ensayo Sobre la Enseñanza del Diseño de Indumentaria. A su vez sienta las bases para que el alumno desarrolle a lo largo de su carrera un pensamiento crítico y reflexivo que lo impulse a la creación de ideas de diseño que aporten soluciones a problemas diarios que enfrente el ser humano que no han sido planteados como tales. Resolverlos mejora la calidad de vida.

En este modelo de carreras proyectuales la evaluación está ligada al tipo de enseñanza aula – taller, dejando de lado las metodologías tradicionales de memorización de contenidos como multiple choice, entre otros. La vida en el aula - taller para Ezequiel Ander-Egg (1999) se caracteriza principalmente por ser un método de enseñanza y aprendizaje donde se aprende haciendo en grupo. Esto quiere decir que se está refiriendo a una práctica educativa donde los protagonistas del proceso de dicho método son tanto los docentes como los alumnos, logrando así, la superación de relaciones jerárquicas y competencias entre alumnos.

Los docentes a cargo de materias afines al diseño se encuentran constantemente en una posición de evaluación de los trabajos de sus alumnos ya que su proceso de desarrollo es continuo. Hasta el alcance de la etapa final cada proyecto transcurre por diferentes etapas concatenadas.

Es muy común que en estas carreras se generen espacios de revisión y corrección del proceso de producción mediante exhibiciones o enchichadas en la pared de los trabajos de los alumnos. “En estos espacios se evidencia la estructura social de participación la que supone, en primer término, que el alumno presente su trabajo y describa las dificultades con las que se ha encontrado y las decisiones que asumió al respecto” (Vicenzi, 2009.p.44). En estas instancias, dejando de lado el protagonismo del rol docente para la devolución se genera un espacio de coevaluación grupal donde el resto de los estudiantes desde sus vivencias y conocimientos aporta propuestas, asesora, propone soluciones y da a conocer sus críticas hacia el alumno evaluado a modo de mejorar su trabajo. Este tipo de ejercicio de constatación de hipótesis es percibido favorablemente por los alumnos y favorece el desarrollo cognitivo y la habilidad de análisis.

Evaluar es un componente de mucha utilidad pero más importante y fructuoso es cuando decidimos que hacer con esos resultados.

Una buena evaluación debería no solo marcar los errores sino también incentivar los logros y tener en cuenta todos los procesos de aprendizaje y no anclarse solo en la instancia final.

Desde el pensamiento educativo se entiende que la instancia de evaluación debe regirse sobre la base de los contenidos trabajados en el aula, desde el aprendizaje de conceptos hasta su racionalización posterior. Si bien se tiene en cuenta las instancias de comprensión, internalización y desarrollo de pensamiento crítico, la constatación de los mismos se lleva a cabo a través de los trabajos prácticos. Podría decirse entonces, que la expresión de las ideas en el conocimiento del tema, la capacidad de relación, síntesis, nuevas propuestas y reflexión personal son algunos de los componentes que generan el final de la etapa de evaluación.

Como se expresó anteriormente, los resultados obtenidos, reflexionados, repensados y reincoporados de los distintos tipos de evaluaciones, son los que hacen posible que esta tenga un significado educativo.

Rebeca Anijovich en su escrito La evaluación significativa (2010) considera a las prácticas de retroalimentación un eje fundamental de la evaluación formativa, entendiendo a esta última como un proceso donde la evaluación se considera como un trabajo cotidiano del aula y en base a la cual se puede mejorar la enseñanza y aprendizaje de los estudiantes. Por su parte, el concepto de retroalimentación es referido por Anijovich como un intercambio oral o escrito entre un docente y un estudiante o un grupo de estudiantes.

Es importante comprender que para que los estudiantes se conviertan en aprendices autónomos, necesitan conocer su modos de pensar, sus estrategias  para abordar diferentes tareas, sus fortalezas y debilidades, y como convivir con  ellas para progresar en su formación. Pero no es posible avanzar en esta línea si  no se conocen estándares o niveles de desempeños esperables, posibles, si no se desarrolla la capacidad de autoevaluación y si no se genera un modo de trabajar basado en el dialogo entre pares y con los docentes sobre estos aspectos. (Anijovich, 2010.p 133)

Por lo tanto esto quiere decir que no se debería tomar como un acto aislado al proceso de evaluación, sino como un hecho diario formando parte de las estrategias del educador.  A su vez, al tener el alumno un rol activo y por lo tanto la capacidad de autoevaluarse, sus objetivos por alcanzar y su apreciación en su formación académica, serán más claros, ayudándose a elevar su confianza.

A modo de conclusión, debería considerarse tanto en materias de diseño, como en general, a la revisión en forma de evaluación de conceptos vistos la clase anterior como estrategia, generando de esta forma mayor seguridad al alumno sobre su conocimiento. Considerar a la evaluación como cotidiana rompe con su temor por lo que permite su rendimiento óptimo.

Referencias Bibliográficas

Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires:  Magisterio del Rio de La Plata.

Anijovich, R. (2010) La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós

Cejas, C., Alvarez, P. (2006)  Evaluación de los resultados del aprendizaje. Revista  Argentina de Radiología, vol. 70, núm. 2. Buenos Aires: Sociedad Argentina deRadiología.

Doria, P. y otros. (2014) Cuadernos del Centro de Estudios en Diseño y Comunicación. Nº 48. Disponible en: https://fido.palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/archivos/462_libro.pdf

Litwin E., y otros. La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Paidós Educador. Argentina, 1998

Vicenzi, A. (2009). La práctica educativa en el marco del aula taller. Revista de educación  y desarrollo.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.



Abstract: In the following essay, the main topic is focused on the educational evaluation instance that the teacher carries out within a course, reflecting on its meaning and usefulness and emphasizing that it should be taken into account when evaluating subjects such as design.

Keywords: Design - students - teacher - evaluation - pedagogy - education

Resumo: No seguinte ensaio o tema principal está focado na instância de avaliação educativa que realiza o professor dentro de um curso, refletindo sobre seu significado e utilidade e fazendo maior finca-pé em que deveria ser tido em conta no momento de avaliar em matérias como design.

Palavras chave: Design - alunos - professor - avaliação - pedagogia - educação


Antonella Vidal.  Diseñadora Textil y de Indumentaria (Universidad de Palermo)


¿Por qué es importante evaluar? fue publicado de la página 279 a página281 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Nº XLI

ver detalle e índice del libro